10 formas en que tu cuerpo manifiesta la fibromialgia

  • Compartidos
 en Salud

La fibromialgia es un síndrome que se caracteriza por el incremento de la respuesta del cuerpo ante los dolores musculares y articulares.

Viene acompañada con fuertes episodios de fatiga, además de problemas digestivos, continuos dolores de cabeza y sensación de hormigueo en las extremidades.

Su causa exacta no está definida, pero los expertos en salud lo relacionan con factores genéticos, sedentarismo y algunas enfermedades.

Si bien se desarrolla de diversas formas en cada caso, a nivel general los pacientes presentan un incremento en los niveles de inflamación que, a su vez, desencadena otras reacciones.

El problema es que muchos tienden a confundirlo con otras afecciones comunes y, dado que no le brindan un tratamiento oportuno, tienden a presentar complicaciones.

Por esta razón es importante conocer cómo se manifiesta y qué signos permiten sospechar de su desarrollo. ¡Descúbrelo!

1. Rigidez del cuerpo

Uno de los problemas más frecuentes de las personas afectadas por esta enfermedad es la rigidez corporal que experimentan sobre todo en las primeras horas después de despertar.

Es una sensación similar a la que sufren los pacientes diagnosticados con artritis, dado que puede dificultar el movimiento.

2. Dificultades de concentración

Este síntoma, conocido como “fibroneblina”o “niebla cerebral”, se manifiesta con problemas de concentración y memoria en los afectados por esta afección.

La persona no consigue enfocarse por completo en sus actividades y, algunas veces, experimenta pérdida de la memoria a corto plazo.

3. Sensación de agotamiento

La fatiga crónica o el agotamiento físico y mental es otro de los síntomas comunes de aquellos que están desarrollando este síndrome.

La sensación de pesadez en todo el cuerpo, sumado al estrés mental, impide realizar con normalidad las actividades cotidianas y, por esto, genera una sensación de cansancio, incluso al despertar o al llevar a cabo tareas simples.

4. Dolor en todo el cuerpo

Los pacientes diagnosticados con fibromialgia suelen experimentar una sensación de dolor, leve o intensa, que va desde los pies hasta la cabeza.

Este puede empezar con poca intensidad e intermitente, pero tiende a volverse “profundo, agudo y palpitante”.

Afecta los ligamentos, músculos y tendones y, por desgracia, no suele responder con facilidad a los efectos de los analgésicos de venta libre que distribuyen para reducir el dolor.

5. Mala calidad de sueño

Debido a los síntomas físicos y mentales, las personas con esta condición tienen dificultades para alcanzar un sueño de buena calidad.

Los neurotransmisores cerebrales presentan alteraciones en su funcionamiento y, dado que tardan más en estimular el cerebro, afectan el periodo de descanso.

Por otro lado, el malestar corporal causado por el dolor puede empeorar con las posturas al dormir y, a su vez, provocar interrupciones en el sueño.

6. Entumecimiento y hormigueo

Una fuerte sensación de entumecimiento en las extremidades, así como el molesto hormigueo, puede alertar de la fibromialgia desde sus etapas iniciales.

Se trata de una sensación de “pinchazos” en las manos y las piernas que, aunque algunas veces duran solo unos minutos, pueden ser consistentes.

Estos síntomas suelen incrementar en la noche, durante el periodo de descanso, o bien cuando se mantiene una misma postura por mucho tiempo.

7. Problemas digestivos

Los desbalances en los procesos inflamatorios del organismo causados por la fibromialgia pueden venir de la mano con síntomas digestivos similares a los que provoca el síndrome del intestino irritable.

Asimismo, gran parte de los pacientes presentan dolores abdominales recurrentes, además de acumulación de gases y reflujo gastroesofágico.

8. Sensibilidad medioambiental

A menudo, los afectados con este trastorno presentan sensibilidad y reacciones alérgicas ante factores medioambientales como el ruido y la contaminación.

El cuerpo experimenta síntomas similares a los de las migrañas, ya que reacciona de forma negativa ante el exceso de luz, los ruidos fuertes o los químicos de algunos productos.

9. Sensibilidad a la temperatura

Por los cambios continuos que experimenta el organismo debido a los desequilibrios inflamatorios, los pacientes con fibromialgia tienen dificultades para regular su temperatura corporal.

Este síntoma impide que, algunas veces, descansen de forma adecuada por el exceso de frío o calor que sienten al estar en reposo.

Además, los cambios bruscos de temperatura suelen generar un mayor impacto, dado que la sensibilidad a estos es mucho más fuerte en comparación con una persona saludable.

10. Depresión

Algo muy difícil de ignorar en los enfermos de fibromialgia son los continuos episodios de depresión que atraviesan debido al desarrollo de los síntomas.

Por desgracia, esta enfermedad tiene un impacto notorio en la calidad de vida y, debido a las limitaciones, la persona presenta cambios emocionales como estados profundos de tristeza.

Entender el desarrollo de la fibromialgia no es simple y requiere apoyo médico, psicológico y familiar.

Es fundamental tener en cuenta todos sus síntomas para, en caso de sospecha, recibir un diagnóstico lo antes posible.

Fuente: mejorconsalud.com

Publicaciones recomendadas