El 2016 podría ser el año más caluroso de la historia

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

El año comenzó con una ola de calor extremo en el sur de África, que se vio agravada por la sequía reinante. En muchas estaciones se registraron niveles máximos sin precedentes.

Según los datos provisionales sobre el estado global del clima, hay 95% de posibilidades de que el 2016 cierre como el más caluroso de la historia, “éste ostentará un nuevo récord histórico de temperaturas”, así lo dio a conocer Petteri Taalas, secretario ejecutivo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El año comenzó con una ola de calor extremo en el sur de África, que se vio agravada por la sequía reinante. En muchas estaciones se registraron niveles máximos sin precedentes.

Entre los picos de calor nunca alcanzados hasta esa fecha el informe cita los de Pretoria, Sudáfrica (42.7 grados), Tailandia (44.6), Phalodi, India (51), Basora, Irak (53.9) o Mitribah, Kuwait (54), también el extremo calor de El Niño ha dado paso al calor del calentamiento global, pero los resultados finales serán presentados hasta enero del 2017.

La OMM mide mes a mes la temperatura mundial y la compara con el mismo periodo de años anteriores, y, por lo que se prevé, el 2016 podría llegar a ser el año más caluroso de la historia, por lo menos desde que existen registros, desde el siglo XIX, a menos que diciembre sea inusualmente frío, lo que es altamente improbable. También ha recordado que de los 17 años más calurosos, 16 pertenecen al siglo XXI.

De enero a septiembre del 2016 las temperaturas fueron 1.2 ºC más elevadas que las de la era preindustrial y 0.88 ºC que la media de 1961-1990. Durante los primeros meses del año se batieron récords en febrero (1.12 ºC más elevadas) y en marzo (1.09 ºC).

En general las temperaturas estuvieron por encima de la media de 1961-1990 en la mayoría de las zonas terrestres. En 90% de las tierras del hemisferio norte experimentaron temperaturas por encima de 1 ºC. En el ártico ruso, por ejemplo, fueron 6 ºC superiores, y en Alaska y el noroeste de Canadá, al menos 3 ºC más.

Consecuencias

El cambio climático, consecuencia de los gases de efecto invernadero que provocan el proceso natural de las elevadas temperaturas, “se convirtió en el principal problema de este siglo”, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en el Acuerdo de París.

“Debido al cambio climático, la frecuencia y el impacto de los fenómenos extremos ha aumentado. En una misma generación, las olas de calor y las inundaciones se han vuelto más regulares”, dijo Taalas. La única región del mundo con temperaturas por debajo de la media ha sido una parte de Sudamérica subtropical.

A las temperaturas elevadas se asocia un aumento del nivel del mar, de 15 milímetros, de noviembre del 2014 a febrero del 2016, y el deshielo ártico, cuya extensión ha estado por debajo de los valores normales este año. Octubre registró la menor extensión de hielo marino para esta época del año. En cuanto a la cobertura de nieve, ha tenido su mínimo histórico en marzo.

El calor en las latitudes altas está siendo especialmente destructivo; una de las siete maravillas naturales del mundo, la Gran Barrera de Coral, frente a la costa de Queensland, Australia, más grande que la Gran Muralla China y el único ecosistema visible desde el espacio, rico en especies marinas, compuesto de 3,000 sistemas individuales diferentes de arrecifes y cayos de coral, está desapareciendo.

La mitad de este arrecife ya no existe debido a tres décadas de agua oceánica cada vez más cálida, contaminación, desarrollo inmobiliario en las costas y la aparición de especies invasivas y agresivas. Lo mismo ocurre en la Antártida con el pingüino adelaida o en el Ártico, donde en septiembre se alcanzó la extensión mínima de superficie helada, con 4.14 millones de kilómetros cuadrados, según el Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve de Estados Unidos.

Nelly Toche

El Economista

Recent Posts