3 pasos para ordenar tus finanzas

  • Compartidos
 en Finanzas

Es cierto que los primeros meses del año el entorno económico fue complejo y la incertidumbre impactó en el tipo de cambio, la inflación, y el crecimiento económico. Y es cierto que todo esto pudo generar afectaciones en el bolsillo de los consumidores, dice Carlos González analista de IXE. Aunque, mayo ya pintó mejor, hay que seguir al pendiente.

“La recuperación de la confianza podría favorecer un crecimiento estable del consumo. No obstante, aún existen riesgos al crecimiento que se podrían materializar en la segunda mitad del año”, dice Joan Domene, analista económico de Invex.

Más allá del escenario macroeconómico, Juan Pablo Zorrilla, codirector de Resuelve tu Deuda, sugiere algunos indicadores de tus finanzas que, si te suceden, es señal de buscar orden:

• Abusas de las compras a meses sin intereses.
• Pagas con créditos los regalos y fiestas de la temporada.
• Arrastras deudas de años previos que en lugar de disminuir han crecido.
• Destinas poco o nada de tu ingreso al ahorro.

Hay tres enfoques que ayudarán a que veas cómo andan tus finanzas y a iniciar un plan para ordenarlas: desde el ingreso­-gasto (cuánto ganas y a qué lo destinas), desde el manejo de deuda y finalmente, el ahorro. Un análisis desde estos tres puntos te dará los pasos para ordenar el manejo de tu dinero:

1.- Ingreso-­gasto El primer paso es organizar con anticipación un presupuesto y planear los rubros a los que destinarás tus gastos. Considera que el alza en precios es mayor que en años previos. Datos del Banco de México revelan que hasta abril la inflación anual se ubicó en 5.8%, la más alta desde 2009.

a) Haz una lista de tus gastos mensuales, pero actualízalos: utiliza tickets de compra recientes que te muestren realmente lo que destinas a la compra de alimentos.

b) Hazlo por escrito. De los adultos en México que lleva un registro de sus gastos (37%), 64% hace el ejercicio mentalmente, según datos de Principal Financial Group. Un esfuerzo mental pocas veces funciona.

c) Existen múltiples aplicaciones móviles que ayudan a delinear presupuestos, establecer metas y fijar alarmas para tener un mayor control de los gastos.

d) Ya que tengas una lista de tus gastos reales, súmalos y compáralos con tus ingresos. El resultado podrá ser duro si es que te das cuenta que gastas más de lo que ganas al mes.

Una de las metas al hacer esta lista de gastos o egresos es hacerlo con frecuencia, porque solo así conocerás en qué gastas y luego podrás decidir cómo usar tu dinero. Además de detectar tus gastos hormiga, esos que no contabilizas, pero afectan.

2.- Deudas

La falta de planeación resulta en deudas que afectan tu situación económica. No dejes que el problema te abrume, lo primero es determinar el tamaño de la situación, recomienda Resuelve Tu Deuda, una empresa dedicada a la gestión de deudas.

a) Junta todos tus estados de cuenta y suma tus deudas para determinar de qué tamaño es el problema. Recuerda: una compra a meses sin intereses también es una deuda.

b) Define tu capacidad de pago a través de la creación de un presupuesto basado en un cuánto tienes ahorrado, súmale los ingresos que esperas recibir y resta tus gastos corrientes (que ya tienes del paso 1). El resultado es tu capacidad de pago y esa es la cantidad de dinero que tendrás para pagar tus deudas.

No trates de liquidar todas tus deudas al mismo tiempo. Liquídalas de forma inteligente. Define qué deuda es la más cara (la que te cobrará mayores intereses) y liquídala cuanto antes, pagando solo los mínimos en las deudas más “baratas”.

3.- Ahorro

Tienes que fijar una parte de tus ingresos al ahorro. Para ello, Principal Financial Group recomienda distribuir el monto en dos o tres metas; una de ellas debe ser el ahorro para el retiro.

El objetivo es que el ahorro crezca y por eso se recomienda invertirlo. Cuando se trata de ahorrar vía algún instrumento de inversión, es importante buscar un asesor financiero que brinde orientación respecto a las distintos opciones. La idea es poner a trabajar esos ahorros y, que además de mantener su valor en el tiempo, generen buenos rendimientos por encima de la inflación. Dos opciones son los fondos de inversión con un horizonte de inversión de mediano y largo plazo o las Sociedades de Inversión que operan las Afore.

Fuente: www.milenio.com

Publicaciones recomendadas