Suscribirme

5 lecciones financieras después del sismo

Estar prevenido es algo que siempre se dice, pero pocas veces se lleva a la práctica.

octubre 6, 2017

Tras los recientes sismos que tuvieron lugar en el mes de septiembre en diferentes partes del país, las personas han aprendido, y de mejor forma los jóvenes, que nadie sabe a ciencia cierta cuándo sucederá algún incidente en el que se puede perder todo el patrimonio, por mucho o poco que éste sea.

Las acciones para prevenir o resguardar nuestro patrimonio muchas veces se piensan o se llevan a cabo después de que sucedió la catástrofe. Estar prevenido es algo que siempre se dice, pero pocas veces se lleva a la práctica. Entre las lecciones que hemos aprendido son:

1. Tener un seguro es realmente necesario

Ya sea un seguro de auto, de gastos médicos, para la casa o por robo o asalto, no es un gasto innecesario sino una inversión en tranquilidad, si algo negativo pudiera suceder. Ante cualquier incidente, un seguro puede ser la diferencia entre recuperar lo que se ha perdido o quedarse sin nada.

Quizá cuando contrates el servicio tengas que desembolsar una cantidad de dinero importante o que podrías ocupar en otra cosa, pero este monto será insignificante a comparación de afrontar los gastos que se pudieran llegar a generar en una emergencia. Bien dicen por ahí, “más vale prevenir que lamentar”.

2. El efectivo siempre es bienvenido

Aunque realizar pagos a través de transferencias electrónicas o con la tarjeta de crédito es algo muy cómodo, en una emergencia es difícil encontrar lugares que acepten estos pagos debido a que no hay internet o la red de los bancos se cae, por ello, siempre es importante tener efectivo contigo. No una gran cantidad sino aquella que te permita llegar a tu casa, comprar comida y tener una reserva para ciertos días en caso de que no puedas salir.

Esto lo puedes calcular a través de tu gasto diario y ajustar la cantidad para 3 a 5 días, que, por lo regular, son los días que tardan los bancos en reiniciar sus actividades.

3. Los pagos no perdonan

Así sea día festivo o no tengas posibilidad de acudir al banco a realizar el pago de la mensualidad de algún crédito o tarjeta que poseas, el banco generará intereses por la cuota no cubierta.

Lo ideal, es que cuando conozcas la fecha de pago, la anotes en tu calendario o pongas un recordatorio en tu celular, así como la cantidad correspondiente y número de cuenta al que se debe realizar el pago, así evitaras recargos y pagos de más.

4. Los papeles no son eternos

Los contratos del banco, estados de cuenta de las tarjetas o pólizas de los seguros contratados por lo general terminan guardados en un folder o arrumbados, sin embargo, son papeles que demuestran la titularidad de la cuenta y brindan los detalles de ella, lo ideal es que les tomes una foto o escanees y los guardes en una plataforma de almacenamiento para que puedas acceder a ellos en todo momento y cuando más los necesites.

5. Las compras no deben ser de pánico

Quizá ante algún incidente, la primera reacción que se tiene es la de comprar artículos para salvaguardarse, sin embargo, muchas veces estos artículos quedan nuevos o sin usarse por lo que terminan arrumbados o en la basura.

Para que no sea una pérdida de dinero puedes donarlos a personas que lo necesiten o venderlos a amigos a un precio menor, así tendrás un dinero extra que creías perdido.

En los incidentes, no siempre podemos actuar de forma rápida ni cubrir cada detalle, pero sí podemos tomar acciones para prevenir y evitar malos rato y problemas futuros.

Fuente: www.dineroenimagen.com

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones