Suscribirme

5 síntomas de que tienes parásitos intestinales

¡Podrías tener lombrices y no saberlo! Los síntomas son más frecuentes de lo que te imaginas y pueden afectar a cualquier persona

septiembre 12, 2017

Muchas personas pueden tener parásitos y no saberlo, por ello, te decimos los principales síntomas que podrían indicar que tienes parásitos intestinales.

Lo primero que debes saber es que los parásitos son organismos que viven y se alimentan a partir de otro organismo.

Los parásitos intestinales son organismos que sobreviven gracias a la nutrición y salud del cuerpo humano.

Estos parásitos pueden comenzar a habitar tu cuerpo de varias maneras. La forma más común en que puedes ser infectado es a través de la ingesta.

Las larvas pueden camuflarse fácilmente en alimentos crudos como la carne de res y de cerdo. También es posible infectarnos con agua contaminada, así como con fruta o vegetales sin cocinar.

Existen muchos tipos de lombrices intestinales, las cuales son conocidas por distintos nombres coloquiales y científicos.

Cada tipo puede presentar diferentes tamaños y formas y por lo tanto, provocar diferentes síntomas en el cuerpo.

Síntomas que indican presencia de parásitos intestinales

Ojo, si presentas más de dos de estos síntomas, debes acudir con el médico para que te indique el mejor tratamiento que te ayude a eliminar el problema.

1. Diarrea

La diarrea es un síntoma muy común en los casos de parásitos intestinales unicelulares. Este tipo de parásitos a veces son llamados lombrices, aunque son imperceptibles a simple vista.

En el caso de las lombrices de gran tamaño, la diarrea sólo aparece cuando hay una superpoblación en el intestino. En este caso, es posible llegar a observar las lombrices en las heces.

2. Dolor abdominal

Muchos pacientes confunden este dolor con calambres, ya que puede presentarse de manera intermitente y bastante fuerte.

Algunas mujeres ignoran este síntoma por su parecido con fuertes dolores menstruales.

El dolor abdominal causado por lombrices afecta la parte baja del torso, la que está más cerca de la entrepierna que del estómago.

Este dolor indica la presencia de lombrices largas que se alimentan directamente de las paredes intestinales, lo que irrita las terminaciones nerviosas y causa fuertes dolores.

3. Fatiga

La fatiga es un síntoma de posible desnutrición más que de lombrices. Cuando las lombrices ingieren más nutrientes que tu cuerpo, es posible que te sientas débil y somnoliento.

4. Tos seca

Durante la primera etapa, cuando los parásitos apenas son larvas, pueden desarrollarse en otras partes del cuerpo además del intestino.

Algunos migran hacia los pulmones y el esófago en las primeras etapas de crecimiento, lo que puede causar inflamación de los tejidos sensibles.

La tos seca que no se alivia con remedios antigripales o para aliviar la garganta puede ser síntoma de parásitos.

5. Cambios en el apetito

Aunque físicamente no sientas la presencia de parásitos, tu cuerpo recibe estímulos nerviosos del intestino constantemente.

Estos estímulos le indican al cerebro que el intestino está lleno, aunque éste no puede identificar si es comida procesada o lombrices.

Por ello, es posible que sufras un repentino cambio en tu apetito, comiendo cada vez menos y siéndote satisfecho con menos comida.

Por otra parte, existen algunos tipos de lombrices que procesan demasiados nutrientes. Esto hace que el cuerpo sufra un déficit nutricional.

En este caso, puede que sientas hambre mucho más a menudo y que aumentes tu consumo de alimentos.

Mantente muy alerta ante cualquiera de estos síntomas y si dos o más se presentan de forma frecuente, debes acudir de inmediato al médico.

Fuente: sumedico.com

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones