3 claves del Trastorno Obsesivo Compulsivo

  • Compartidos
 en Salud

El Trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad que se encuadra dentro de los trastornos de ansiedad. Se caracteriza por distintos síntomas que se expanden en diferentes áreas de la vida del paciente. Una especialista explicó una serie de puntos para discernir la patología.

Te recomendamos Este es el peor error que cometes al usar un baño público

Para quienes estudian los desórdenes de la mente, los ritos y pensamientos pueden interferir en la vida diaria de quienes los padecen y muchas veces perjudican las relaciones sociales, el estudio y el trabajo.

En ese universo se  puede inscribir el mundo de un paciente con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Un individuo que está expuesto para su entorno como una incógnita difícil de discernir. Quienes padecen este problema tienen, en general, un comportamiento prácticamente normal ante los demás. Las manías, ansiedades y rituales suelen ser solo apreciables por su círculo más íntimo. Esta necesidad de no mostrar el padecimiento, en muchas ocasiones los aísla socialmente.

El TOC es una enfermedad que se encuadra dentro de los trastornos de ansiedad. Los pacientes manifiestan obsesiones y compulsiones, que son reconocidas por el propio individuo como de naturaleza “excesivas e irracionales”, pero ante las que no puede oponerse. Estas se presentan como un malestar que interfiere en su rutina diaria. Sin embargo, “la mayoría desconoce que se trata de una enfermedad y, como tal, necesita ser tratada“, adujo la experta, que detalló una serie de puntos claves para reconocer la patología.

1. Las obsesiones

En principio, se debe diferenciar entre las obsesiones y las compulsiones. Con respecto a las primeras, la doctora manifestó que son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan como intrusos e inapropiados, y causan estrés, ansiedad o malestar significativos. Estos pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.

La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos (compulsiones). Quien los padece reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente.

2. Las compulsiones

Estas consisten en comportamientos (lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones) o actos mentales (rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente.

El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar, o bien la prevención de algún acontecimiento o situación negativos. Sin embargo, estas operaciones mentales no están conectadas de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir.

3. Los padecimientos de una persona con TOC

Convivir con un TOC puede resultar un verdadero calvario. Miedos e inseguridades, ansiedad y sufrimiento son constantes en la vida del paciente. La gran mayoría de las personas que conviven con este trastorno de ansiedad no saben qué es lo que tienen, por qué lo tienen o si tiene tratamiento.

Lee también Motivos por los cuales los mexicanos deben vacunarse contra el papiloma humano

 


Publicaciones recomendadas