7 maneras para pedir un aumento

  • Compartidos
 en ¿Cómo le hago?
Artículo escrito por piggo, la solución en línea que te abre las puertas al ahorro e inversión de una manera fácil y accesible.

Pedir un aumento es intimidante, pero justificado cuando la petición es sólida. Sigue estas recomendaciones para minimizar la posibilidad de una respuesta negativa.

No serás el único en pensar que necesitas más dinero. Y solo hay dos formas de conseguirlo: o ganas más o gastas menos. Y, si crees que la segunda -por ahora- es más compleja que lograr más ingresos, sigue leyendo.

Para conseguir más ingresos puedes pedir un aumento o encontrar una estrategia fuera de las horas laborales en la que vendas bienes o servicios y consigas así más dinero.

[También te recomendamos: 10 cosas en las que nos equivocamos al empezar a ahorrar]

Platiqué con Jared Cortés, coordinador de marketing y RP para Manpower Group, empresa de reclutamiento y de soluciones de capital humano, sobre cómo pedir un aumento. Aquí el resumen de la charla.

1.- Ya tienes el no. Por lo tanto, no pierdes nada en pedir el aumento. Anímate, pero llega preparado, practica, estate listo para explicar por qué lo quieres y cómo has llegado a la conclusión de que lo mereces.

2.- Debes saber lo que realmente vale tu trabajo. Para saber cuánto pedir debes entender cómo está el mercado. Busca trabajo. Entra a los sitios de internet en los que se publican vacantes y averigua, según las responsabilidades que tienes, cuánto paga el mercado. Otra forma de darte cuenta del monto: pregunta a colegas en otras empresas. Según Jared hay puestos que se llaman igual pero que en términos de sueldo varían mucho, por ejemplo, en uno pueden pagar menos, pero no pedir que hables inglés.

3.- No te engañes. Si eres uno de los mejores en tu categoría, el aumento es posible -siempre y cuando no hayas llegado al tope de salario que la empresa tiene establecido para el puesto o pasen por un recorte en donde trabajas-. Pero si ves que tus colegas son más productivos y el resultado final de su trabajo es mejor, échale ganas unos meses y demuestra que puedes estar a la par de los otros o ser mejor y merecer el aumento.

4.- Pide por las razones correctas. Pedir un aumento porque no te alcanza la quincena o porque tienes problemas personales es válido, pero no es la razón por la que debes empezar. Pídelo por lo que haces en el día a día que hace una diferencia en la empresa, por el valor agregado que aportas. Y si puedes, ponle un monto, explica Jared, es decir monetízalo. Si lograste un nuevo cliente, cuánto vale eso para la empresa, y por ende, en cuánto debe traducirse tu compensación.

[También te recomendamos: A Laura enero no le cuesta]

5.- Encuentra el momento ideal. Hay que pedir un aumento en el momento correcto. Por ejemplo, algunos recomiendan que sea antes de que llegue la semana de evaluación, pues para esas fechas, la mayoría de los aumentos han sido establecidos. Pero según Jared, esto no es una regla pues depende del año fiscal que tenga la empresa. Jared aclara que es importante tomar en consideración el momento que vive el país, la industria o la empresa en particular.

6.- Analiza el contexto. Quizá pedir un aumento cuando la empresa tuvo un año de pocas ganancias no hace sentido. El punto es que no te veas poco profesional y si no entiendes el contexto de tu medio es probable que eso pase. Pide cuando hayas terminado un proyecto en el que recibiste aplausos por tu trabajo. Analiza cómo están las finanzas de tu empresa, asegúrate que tienes razones para pedir el aumento relacionadas con tu trabajo y busca un buen día para tu jefe.

7.- Si te dicen que no, no pierdas la esperanza. Quizá haya sido un mal momento, entonces pregunta cuándo podrías volver a platicar el tema. Si, por otro lado, sientes que no te dieron más dinero porque te falta ‘algo’ en tu trabajo, pregunta qué puedes hacer para merecerlo más adelante. Además, también puedes preguntar si hay forma de obtener otro tipo de compensación, ya sea un bono, más ayuda con vales de despensa, o el pago por un curso de capacitación que traigas en mente. A veces el salario no es la única opción.

8.- No te quejes o amenaces: Lo peor que puedes hacer es iniciar la conversación sobre tu compensación con alguna de estas frases:

  • “No me han subido el sueldo desde…”
  • “Cumplí con el trabajo que me solicitaron”.
  • “Mi vecina de cubículo gana más que yo”.
  • “Me lo merezco porque estoy haciendo mi trabajo y el de las otras dos personas que despidieron”.
  • “Ya llevo un año trabajando y …”
  • “Si no me dan el aumento buscaré otro empleo”.
    Esto no quiere decir que no sea válido explicar cómo te sientes con tu jefe o que no las menciones en algún momento de la conversación, pero inicia con lo que haces tú y aportas tú como colaborador.

Si eres independiente

En este caso, avisa a la empresa que vas a subir el precio de los servicios que ofreces y está dispuesto a negociar. Tendrás que justificar el por qué, así que también debes estar preparado para dar explicaciones.

Y, lo más importante: decide cómo vas a reaccionar en todo tipo de escenario.

Si te dicen que no hay aumento, bono o vales de despensa: ¿Te vas a quedar?, ¿renuncias?, ¿qué quieres y qué no quieres hacer en esta empresa?

Si te dan el aumento, pero no es lo que querías: ¿cuál es tu plan b?

Si te dan el aumento pero con eso vienen más responsabilidades: ¿estás dispuesto?

Cúbrete de cualquier posible resultado de la charla con tu jefe.

 

Unete_piggo

Publicaciones recomendadas