A Gobernación no le estorba el plantón

  • Compartidos
 en Noticias

El plantón que mantienen desde hace 38 días –que se cumplen hoy– los ex trabajadores de la Comisión de Luz y Fuerza del Centro en Bucareli tiene sin cuidado y ni afecta a empleados, funcionarios y visitantes de la Secretaría de Gobernación (Segob).

A cinco semanas de iniciado el bloqueo del extinto SME, la policía capitalina decidió abrir la avenida Abraham González para permitir el libre tránsito desde la avenida Chapultepec hacia Paseo de la Reforma.

Hasta el pasado miércoles, el camino hacia la Segob estaba bloqueado parcialmente.

Había que llegar al filtro instalado por la policía capitalina en Abraham González y la calle Lucerna, mostrar la identificación de trabajador de la dependencia, anunciarse como funcionario de la Segob o decir que se tiene cita en alguna oficina para que los policías dejaran pasar a los automovilistas.

El cerco en torno a la Secretaría afecta a quienes nada tienen que ver con la Segob, es decir, a transeúntes, a automovilistas que cotidianamente deben circular por Eje 1 Poniente Bucareli, a comerciantes que han visto decrecer sus ventas hasta en 80 por ciento, aunque no así a los restaurantes de la periferia que se ven nutridos durante el día.

Los usuarios del Metrobús de la L4 han tenido que abordar el transporte en otros puntos, pues, por ejemplo, la estación Voca 5 está suspendida.

Las calles aledañas a la Secretaría de Gobernación muestran una actividad económica casi paralizada en su totalidad debido a los retenes instalados en Bucareli, Ayuntamiento, Emilio Dondé, General Prim y la calle Atenas.

El cine ubicado frente a las vallas metálicas, el taller de motocicletas, las joyerías, en torno al plantón están al borde de la quiebra, al igual que el negocio de artículos para bromas y magos que funciona desde hace 40 años frente al Reloj Chino.

Y también es un taller mecánico

Las refaccionarias que funcionan frente a la Secretaría de Gobernación optaron por utilizar a mensajeros en bicicleta para surtir a los talleres mecánicos e incluso da servicio de reparación de autos a mitad de Bucareli.

En Ayuntamiento, los negocios de papelería, reparación de bombas y restaurantes se han quedado con los manifestantes como únicos clientes. Atenas, entre Versalles y las vallas metálicas que cierran el paso se ha convertido en un estacionamiento público, donde los cuidacoches acreditados ante la delegación Cuauhtémoc dirigen cómo acomodan los autos.

De acuerdo con la Canaco durante el primer mes de la manifestación han cerrado sus puertas 57 negocios en torno a la Segob por las constantes manifestaciones que llegan a Bucareli.

En lo que va del año han habido 47 manifestaciones en el corredor Reforma-Centro.

La propuesta hecha por la delegación Cuauhtémoc hace tres años para que la Segob fuera reubicada fuera del Centro de la Ciudad no prosperó.

Sin embargo, ante el caos para decenas, los trabajadores de Gobernación no tienen mayor contratiempo para ingresar a las oficinas por Abraham González.

Excélsior


Publicaciones recomendadas

Comentarios