Suscribirme

Acceso al agua en México: la crisis que viene

Puede convertirse en una pesadilla

agosto 2, 2017

Entre más habitantes hay en la Ciudad de México, más vivienda se necesita, y se demandará más agua. Esta relación puede convertirse en una pesadilla si no se implementan estrategias y sistemas que permitan ahorrar y reutilizar el líquido vital.

Durante 2014, Guadalupe, una vecina de la Delegación Miguel Hidalgo, notó que recibía menos agua en su casa desde que construyeron una plaza con departamentos y una unidad habitacional cerca de su domicilio.

Aunque no se ha quedado sin agua, sí le preocupa que en unos años más se genere un problema de abastecimiento por la creciente construcción de edificios y la mayor demanda del líquido vital.

La Ciudad de México y el Estado de México tienen problemas en el suministro de agua porque ha crecido su consumo, pero no ha aumentado el volumen de lo que se obtiene de mantos freáticos y del sistema Cutzamala (que permite transportar este recurso desde Michoacán, pasando por el Edomex, hasta la Zona Metropolitana del Valle de México), dijo Ignacio García de Presno, socio líder de asesoría en infraestructura de KPMG en el país.

De acuerdo con el Consejo Consultivo del Agua, la zona centro–norte del país concentra 27% de la población, genera el 79% del producto interno bruto (PIB) y  solo hay 32% de agua renovable.

En la zona sur, donde está el 68% del agua del país, se encuentra únicamente el 23% de la población y se genera el 21% del PIB, indicó la organización civil del país dedicada a temas de dicho recurso.

Gráfico. Edgar Cruz

El agua para uso doméstico, que se ocupa para beber, servicios públicos, establecimientos comerciales y viviendas, concentra el 10% del agua dulce en México, mientras que en el mundo el promedio es de 8%, según el portal Agua.org.mx y el Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental.

“Cada vez hay mayor edificación vertical, expansión de la ciudad hacia zonas que antes no estaban tan pobladas y partes altas del Valle de México, lo que siempre dificulta el suministro de agua en la ciudad. Entonces sí ha bajado la presión (de agua) en horas pico y también se ha complicado el drenaje”, comentó el especialista.

De enero a abril de 2017 había 66,300 unidades en el Registro Único de Vivienda (RUV) del país, 35.6% menos que en el mismo periodo de 2016.

Sin embargo, las casas que se registraron en 2017 tienen un mayor tamaño, al observarse que 48% tiene una superficie de construcción mayor a 60 metros cuadrados, en comparación con 40.9% de 2016.

“El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), los municipios de las zonas conurbadas, las juntas municipales de agua y los sistemas de agua potable y alcantarillado son los que tienen que certificar que pueden dotar agua, sin embargo, cada vez hay más demanda de agua y la suficiencia de la fuente de abastecimiento no crece o cambia y se tiene que reducir la presión en el suministro en zonas donde se distribuye sin problema, para repartirla entre más habitantes de áreas cercanas”, dijo García.

Claudet Rojas, directora general de SuperGreen Solutions en México, una firma que da asesoría, proveeduría en soluciones de energía y cuidado del agua, señaló que zonas como Iztapalapa son conocidas por no contar con acceso suficiente a un recurso tan necesario como el agua, así como Santa Fe, que tiene edificaciones muy grandes y problemas de suministro.

“La Benito Juárez es conocida por consumir muchas pipas, pues no hay suministro suficiente para cubrir todas las edificaciones que hay. En esa delegación, de 2014 al 2015 hubo un incremento del 5% de la población y esto es por tantas viviendas y lugares para comer”, agregó Rojas.

La directiva recordó que en aproximadamente 10 o 20 años se estima una crisis por escasez de agua en la Ciudad de México, que se ha convertido en uno de los focos rojos a nivel internacional.

De igual manera, Cuajimalpa se suma a la problemática, agregó García de Presno.

Información de Agua.org.mx señala que en 1955 el consumo del líquido vital por habitante era de 40 litros al día, mientras que en 2012 fue de 280 litros.

¿Quiénes podrían hacerle segunda a la Ciudad de México?

Algunas ciudades como Monterrey podrían ser víctimas del mismo mal que aqueja a la Ciudad de México, ante el crecimiento poblacional.

“El tema principal es que en México tenemos sobrepoblación, por lo que no nos damos abasto. Entonces todas las ciudades que tienen características similares son un foco rojo, como en Monterrey, Querétaro y Guadalajara”, comentó Rojas.

De acuerdo con lo previsto por el Consejo Nacional de Población (Conapo), entre 2012 y 2030 la población del país aumentará en 20.4 millones de habitantes. Hasta 2015, se registraron más de 119 millones de habitantes en México, según datos del Instituto Nacional de Estadítica y Geografía (Inegi).

En Nuevo León se espera un crecimiento poblacional de 25.2% entre 2012 y 2030 a más de 6 millones de habitantes, según la Conapo.

El especialista de KPMG añadió que no es necesario prohibir la construcción de vivienda vertical en el país, sin embargo, se requieren de todos los servicios y hacer una mejor planeación integral.

¿Qué alternativas hay?

Para Rojas, una de las acciones a tomar para evitar un desabasto de agua en los hogares mexicanos es atender las fugas en tuberías, pues hay instalaciones que necesitan renovarse.

Datos del Consejo Consultivo del Agua arrojan que en las ciudades se desperdicia alrededor de 40% del agua, debido a fugas en las redes de abastecimiento y distribución, así como por tomas domiciliarias.

Por otra parte, hay que acelerar la implementación de sistemas alternativos para captar y reutilizar el agua de la lluvia, como ya lo aplican algunas industrias, entre ellas la de papel y las cerveceras.

“En la Ciudad de México puedes captar arriba de los 70,000 litros al año en un espacio de 100 metros cuadrados. Puedes tener control y calidad sobre tu agua, utilizarla solo para riego y servicios o incluso para consumo humano”, indicó Claudet Rojas.

A nivel gubernamental se puede implementar la reutilización del agua, usando el recurso que cae al drenaje, que es lo que no alcanzamos a captar en los techos de las casas y que necesita un tratamiento especial.

Ignacio García agregó que es necesario optimizar las fuentes de abastecimiento como el Cutzamala, todos los pozos y las presas.

“Hay que tener mejores plantas potabilizadoras y cuidar el tema de la basura que arrojamos a las calles y a las barrancas, pues las presas que tenemos alrededor de la Ciudad de México están llenas de basura”, añadió la directiva.

Fernando Celis

Fuente: Forbes

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones