Acusan por fraude a ‘staff’ de Peña Nieto

Publicado el 14 junio, 2012


La empresa de televisión norteamericana Frontera Televisión Network (FTN) demandó en una Corte de California por conspiración y fraude al secretario particular del candidato del PRI a la Presidencia Enrique Peña Nieto, Edwin Lino; al coordinador de comunicación social de su campaña, David López; y a Roberto Calleja, secretario de prensa del CEN del PRI, entre otros.

De acuerdo a la demanda presentada en la Corte de Distrito Central de California el 7 de junio, el presunto fraude consistió en hacer creer al empresario José Luis Ponce De Aquino que sería favorecido con un presupuesto millonario para una campaña mediática a favor de Peña Nieto a través de espectaculares, radio, televisión e Internet usando su estructura y relaciones en EU.

En entrevista, Ponce De Aquino afirma que el día en que Peña Nieto tomó protesta como precandidato único del PRI a la presidencia, sostuvo un encuentro en un restaurante de Interlomas, en Huixquilucan, Estado de México, para ultimar los detalles con López, Calleja, Alejandro Carrillo Garza Sada, y otros testigos.

En el anexo “A” de la demanda se señala que el 28 de noviembre de 2011 se firmó el contrato entre su empresa FTN y las compañías Jiramos S.A. de C.V. cuyo accionista es Carrillo Garza Sada, así como la empresa GM Global Media, S.A. de C.V.

En la demanda se afirma que “Alejandro Carrillo y sus socios usaron sin miramientos los nombres de personajes clave del círculo cercano del candidato del PRI para defraudarlo”.

Asimismo en entrevista con REFORMA, Ponce De Aquino dijo que entre el 1 y 8 de diciembre de 2011 atestiguó la transferencia bancaria de supuestas cuentas con dinero de procedencia desconocida, radicadas en Italia, Israel y otros países, a una cuenta en Monex a nombre de Jiramos S.A. de C.V. , por 56 millones de dólares.

El contrato suscrito en noviembre nunca se cumplió. Sin embargo el 6 de enero de este año con la promesa de que el convenio se llevaría a cabo, le hicieron firmar un nuevo contrato, ahora entre su empresa Intelinmedia y la sociedad civil SISA que dirige Ramírez González de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, pero tampoco llegó a su término.

En la demanda, el empresario acusa que parte del dinero presupuestado fue utilizado para beneficio de los empresarios y los integrantes de campaña de Peña Nieto.

De Aquino dice en entrevista que después de haber presentado la demanda funcionarios de la DEA hablaron con él y le pidieron una copia de la misma para iniciar ellos sus propias indagatorias.

Reviran en el PRI: ‘fue una extorsión’

olaboradores del equipo de campaña de Enrique Peña Nieto, quienes fueron implicados en una denuncia por parte de la empresa de televisión estadounidense Frontera Television Network (FTN), reviraron las acusaciones de haber participado en un fraude con el argumento de que en realidad se trató de un intento de extorsión.

Luis Videgaray, coordinador de la campaña del abanderado priista, consideró que esos señalamientos forman parte de una guerra sucia contra Peña Nieto.

Describió que la noche del miércoles presentaron una denuncia de hechos en contra de Javier Torres y José Luis Ponce de Aquino, quienes habrían intentado extorsionar a colaboradores del equipo de campaña del mexiquense.

En rueda de prensa ofrecida en el CEN, Videgaray acusó que Torres Garza exigió al PRI 5 millones de dólares a cambio de no detonar un escándalo relacionado con los presuntos contratos para promover la candidatura del tricolor en Estados Unidos.

“Es claro que estos acontecimientos tienen visos de un fraude entre particulares, al que se pretende convertir en un asunto político, asimismo de aquí se desprenden conductas presumiblemente constitutivas de delito.

“El PRI ampliará la denuncia por el uso indebido de su nombre y del candidato a la Presidencia de la República ante la PGR, y esto se hará hoy mismo, solicitamos a la autoridad que se investigue de inmediato las cuentas de banco referidas por el señor Aquino, así como el origen y destino de estos recursos”, argumentó Videgaray.

En su denuncia, el empresario Ponce de Aquino acusa a los colaboradores del mexiquense y a Alejandro Carrillo Garza Sada de haber utilizado la firma de un contrato con su compañía para obtener 56 millones de dólares.

Videgaray narró ayer que en noviembre del 2011, Alejandro Carrillo Garza Sada contactó al equipo de precampaña de Peña Nieto para ofrecer un proyecto de comunicación para promover la candidatura en Estados Unidos, pero la propuesta fue rechazada, pues la legislación prohíbe esas acciones en el extranjero.

Cinco meses después, añadió el coordinador tricolor, Torres Garza presentó dos contratos firmados entre particulares y exigió al partido 5 millones de dólares a cambio de no detonar un escándalo.

“Nos pareció francamente absurda una petición de cinco millones de dólares para evitar hacer algún tipo de escándalo cuando en los documentos no aparece, no hay evidencia alguna del nombre del partido ni del candidato”, puntualizó Videgaray.

El coordinador de la campaña priista exhibió un contrato entre Intelmedia, representada por Ponce de Aquino y Torres, y Servicios Integrales al Sector Agropecuario, representada por Alejandro Ramírez González, con fecha del 6 de enero del 2012 por 15 millones de dólares por servicios de desarrollo de promoción y difusión en medios de comunicación.

En otro convenio aparecen Global Media y Jiramos, representadas por Mario Ignacio Morán Jiménez y Alejandro Carrillo Garza, con Frontera Television Network, representada por Aquino, Torres González y José Luis Gutiérrez Miranda, por “servicios de desarrollo de promociones”.

Roberto Calleja, vocero del tricolor, admitió que el 11 o 12 de noviembre sostuvo una reunión con Carrillo Garza, Hugo Vigues y Gisel Morán para conocer la propuesta que fue rechazada.

“De ahí en adelante no volví a saber nada de estas personas, por lo tanto lo que se relate que sucedió después de esa fecha, o después de esa reunión es absolutamente falso, lo niego categóricamente”, indicó.

La dirigencia nacional del PRI adelantó que Edwin Lino, secretario particular de Peña Nieto; David López, vocero; y Roberto Calleja, secretario de Prensa del PRI, presentarán denuncias adicionales ante la PGR por utilización indebida de sus nombres.

Pedro Joaquín Coldwell, líder nacional tricolor, consideró que están ante una banda de desfalcadores que intentaron extorsionar al partido.

Reforma

Comenta esta nota