Administrando las enfermedades crónicas del subsistema de educación superior

Publicado el 24 julio, 2012

Desde finales de la década de 1990, es una “tradición” anual que en el verano lluevan las voces de los disconformes con los resultados de los exámenes de admisión para la educación superior, y las demandas por más lugares en los centros educativos de su preferencia. UNAM, UAM, IPN, UPN, Normales y Universidades Públicas Estatales (UPEs), cada una en su nicho y con sus propios problemas de financiamiento, hacen cara a la marea de problemas y, finalmente, estos movimientos se pulverizan cuando parte de las demandas son alcanzadas. Así, los movimientos alcanzan un éxito relativo, las autoridades educativas resuelven a medias la coyuntura y los actores que levantan sus voces en contra del sistema se sienten parcialmente aliviados aun cuando al marcharse susurran “eppur si muove” (y, sin embargo, se mueve). Al final, todos en paz administrando su nicho de la educación. La consecuencia de esta forma de proceder es que siempre existe un incentivo a la movilización política y la carne de cañón para alimentarlas.

El tema estelar de estas marchas generalmente es la oferta educativa. Los jóvenes en las calles elevan su voz para señalar que el gobierno no ha hecho nada en la materia. No es verdad. De hecho, de una cobertura de 25.2% en el ciclo escolar 2005-2006 se pasó a una cobertura de 30.9% en 2010-2011. Sin embargo, esto es a todas luces insuficiente, pero la crítica es tan valiosa como el conocimiento que la respalda. Por ejemplo, falta trabajar más el tema de la movilidad estudiantil; se debe redoblar el trabajo en la certificación de carreras de calidad (COPAES) y en la difusión de su valor curricular para empleadores, padres de familia y estudiantes; hay una larga agenda en la corresponsabilidad de financiamiento de los estados a este nivel educativo a estudiantes (becas) y universidades (algunos estados participan con más del 50% mientras que otros dan menos del 6%) y, como estos, muchos otros temas que irremediablemente nos llevaran a repensar la educación superior en su conjunto. Esta sí es la agenda pendiente; ¿dónde están estas pancartas?

Los estudiantes y padres de familia, por su parte, víctimas de la incertidumbre y de la desesperanza que genera el rechazo en estas instituciones se unen a movilizaciones organizadas por los mismos grupos que por años se han dedicado a esto. CEU, FEUG y organizaciones análogas que año con año capitalizan esta situación a su favor resultan los grandes ganadores de estas protestas. Para ellos, una mayor presencia y legitimidad dentro de los grupos de izquierda estudiantil. Para sus seguidores, créditos parciales a universidades privadas, registro extemporáneo en centros de educación pública que los estudiantes y padres desestimaron inicialmente, entre otras soluciones coyunturales. Administrando la educación, su necesidad y gratuidad estas organizaciones sacan los beneficios de un problema estructural. No combaten la problemática, la dosifican a su favor. ¿Por qué no mitigar el problema con campañas anuales de información sobre la multiplicidad de opciones disponibles entre sus potenciales seguidores?

Hay que decirlo: la educación superior no es la educación básica; sus principios rectores, modalidades, necesidades y problemas no son una metáfora de otros subsistemas. Y un análisis de este tipo necesariamente refleja un desconocimiento importante de la materia. En lo único en que son bastante similares es en que inyectarle más recursos no resuelve el problema por sí solo. Es un trabajo de refinamiento y ajuste institucional, de cambio de mecanismos burocráticos y de modelo educativo que ya no se ajustan a las necesidades actuales. Es un trabajo no de administrar la educación superior, sino de resolver los problemas de la misma.

 

Fuente: CIDAC
http://bit.ly/LCY4Uz

Comenta esta nota

  1. Baldomero Martínez

    — pues claro que no van a construir más universidades ¿Para qué? toda esa gente que recibió tarjetita de soriana para votar por el pri no tiene estudios y es la mas fácilmente manipulable. AL GOBIERNO LE CONVIENE UN PUEBLO SIN ESTUDIOS Y CON NULO ACCESO A LA LECTURA PARA MANEJAR A ESE PUEBLO A SU CONVENIENCIA. Ahi tienes a peña nieto un ignorante que no sabe ni hablar y ahora es presidente.

  2. HRMZ

    VAN ALGUNOS DATOS PARA TU INFORMACIÓN:
    EN 2011 EN LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNAM INGRESARON POR “PASE AUTOMÁTICO” 830 ALUMNOS, 90% CON PROMEDIO DE CALIFICACIONES DEL BACHILLERARTO SUPERIOR A 9. EL 10% RESTANTE REGISTRÓ CALIFICACIONES SUPERIORES A 8.5%
    ASIMISMO, LA FM DE LA UNAM SOLO OFRECIÓ 320 LUGARES PARA INGRESAR POR “EXAMEN” (CONCURSO DE SELECCIÓN).
    LA UNAM, COMO OTRAS UNIVERSIDADES NO TIENEN CAPACIDAD PARA MÁS ALUMNOS, AÚN CUANDO TUVIERAN UN RESULTADO PERFECTO EN EL EXAMEN.

    EL PROBLEMA ES MUCHIO MÁS COMPLEJO, REQUIERE ELEVAR LA CALIDAD DE TODOS LOS NIVELES DE ENSEÑAMZA Y CREAR MÁS IES DE CALIDAD, LO CUAL REQUIERE MÁS QUE DINERO.

  3. HRMZ

    SOLO PARA TU INFORMACIÓN, TE DIRÍA QUE EN COREA DEL SUR EL 100% DE LOS JÓVENES DE 18 A 24 AÑOS TIENE ACCESO REAL A EDUACCIÓN SUPERIOR.

  4. Kaliman

    Creo que la solución no es poner mas universidades, sino en hacer eficientes las ya existentes. Es cierto lo que se comenta, las calificaciones de los exámenes en algunas universidades estan para llorar. Sin embargo en el poli y la unam creo que lo que se pide de calif es real, ya que para biología se habla de 85 aciertos de 120 lo que equivale a 7.0 con base a 10. para otras carreras como medicina se que piden 105 de 120, lo que es 8.75. Creo que sacar un 8 en un examen de estos no son enchiladas. Lo que creo es que los de pase automático deberian presentar también examen y aquellos con menos de 8 (96/120), DEBERÁN DE COMPETIR CON LAS PLAZAS restantes con los de prepas no pertenecientes a la UNAM y foraneos. Recordemos que poli y unam son instituciones nacionales no de la Cd. de México, y que el subsidio que reciben es federal, es decir son impuestos de todos los mexicanos de todo el país, no solo del DF. Por lo tanto la unam y el poli deberían tener a los mejores alumnos del pais, ya sean de Guerrero, Oaxaca, Sonora, Quintana Roo o el DF. De otra forma la universidad NACIONAL o el Politécnico NACIONAL pierden su caracter de ser plurales e incluyentes, por lo que se vuelven elitistas. En mis tiempos la UNAM tenia al menos el 50% de los alumnos en mi facultad que eran procedentes de los estados fuera del DF. Creo que la universidad debe ser elitista, no es para todos solo para los mas capaces, pero que no se vuelva elitista por fines económicos. La gente sin capacidad intelectual tenga o no dinero debe ser rechazada. Es crudo pero así es, solo los mas aptos no los mas fuertes ($). Para esto debemos dar una educación de alto nivel desde la primaria hasta la prepa, para que los estudiantes puedan llegar en igualdad de oportunidades a la universidad, de otra forma en las escuelas primarias de bajo nivel estamos descartando a esos niños para que entren a la universidad.

  5. Josherfer

    Los aspirantes también tienen una gran parte de la responsabilidad de no ser admitidos. No estudian, no se preparan; ¿sabían que sólo el 6% de los que presentaron el examen para Medicina obtuvieron el equivalente a 8 o mas de ocho de calificación? , y que el 71% obtuvo menos del equivalente a 6 de calificación.
    Si obtuvieran mejores resultados se ejercería una presión mayúscula a las autoridades y evidentemente habría razones poderosas para ver cómo dar cabida a mas estudiantes.

  6. ed1az

    ES EVIDENTE QUE ESTO SOLO REFLEJA LA REALIDAD DE NUESTRO PAIS. VIVAN LOS POLITICOS. ABAJO LA EDUCACION . PARA QUE LA QUIEREN . ASI ESTAMOS BIEN ( SIC ). O NO ?????????

  7. Letuzka

    este problema sucede cada año y no se hace nada, la población sigue aumentando y las posibilidades para que cada individuo tenga una mejor preparación se hace cada vez más difícil, ¿porque no utilizan más presupuesto para hacer más universidades? en lugar de gastar en las elecciones como la última que lo único que genera es basura y que para poner si pueden pero para quitarlas nadie las quita y se ensucia la ciudad.

Los comentarios están cerrados.