Estos son los autos que los mecánicos odian reparar

  • Compartidos
 en Movilidad

Hay coches que hacen que los mecánicos se froten las manos en cuanto asoman por la puerta del taller. Otros, en cambio, hacen que aparezcan estigmas en las palmas de las manos como las llagas de Cristo, sólo por recordar lo que les hizo sufrir el último que tuvieron que reparar.

No tiene por qué ser un coche con una mecánica excesivamente complicada, ni de lujo, ni poco frecuente… Son coches en los que trabajar es un martirio y repararlos, un infierno, ya sea porque su mecánica es inaccesible, porque su diagnosis es muy básica o porque sus piezas parecen de cristal y, cada vez que quitas algo, partes otra cosa.

Aquí va la lista de los coches que odian los mecánicos, por todas esas razones:

1. Mercedes Clase A (W168 y W169)

El cambiar los que cambiar los inyectores de este auto es un auténtico suplicio, ya que obliga al mecánico a armarse de valor para desmontar todo la parte frontal del auto. Este trabajo requiere de mucha paciencia y suerte, Ya que puede romperse la culata tratando de soltar el inyector con el extractor o con un martillo de inercia.

2. Los coches ingleses: el mundo al revés

No han sobrevivido muchas marcas, pero los coches ingleses, sobre todo los clásicos, tienen varias peculiaridades que hacen que trabajar en ellos sea realmente tedioso.

Por un lado están sus pésimas instalaciones eléctricas repletas de componentes de mala calidad y la polaridad invertida. La otra gran pesadilla es su tornillería en pulgadas pulgadas y pasos whitworth.

Por último los carburadores, ya que para ajustarlos debes conocer bien las agujas que necesitan y la viscosidad del aceite de sus campanas que no todos los mecánicos conocen.

3. Cuando para cambiar una foco tienes que desarmar medio coche

En la actualidad, muchos coches equipan luces LED y Xenón que no deben ser manipuladas por cualquiera, de modo que podríamos considerar normal que no tengan un acceso cómodo, en parte para evitar riesgos con los manazas, pero lo cierto es que hay coches con lámparas de incandescencia que te hacen sudar.

En este tipo de autos cambiar una bombilla implica sacar el faro, para lo cual hay que sacar la parrilla, y desmontar el cubrecarter, lo que obliga a sacar una rueda… La operación más simple implica mil pasos intermedios.

4. Las correas de distribución y las bujías imposibles

Que haya elementos mecánicos poco accesibles a veces es inevitable y tampoco es un problema excesivamente grave porque son piezas que, en teoría, deberían durar toda la vida y sus averías son escasas. Sin embargo, hay algunos coches en los que las simples labores de mantenimiento son ya una pesadilla.

Otros coches con labores de mantenimiento periódicas que son una pesadilla son los que montan motores bóxer. Pocos Alfa Romeo, Lancia o Volkswagen quedan con este tipo de motores, así que esto va, principalmente, por Porsche y Subar.

Te recomendamos Conoce los 5 autos más baratos de mantener en 2017

Publicaciones recomendadas