Basura electoral tras campañas tardará 80 años en biodegradarse

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

La basura electoral, resultado de las campañas federales que vivimos hace unos meses, nos dejó toneladas de desperdicio. Además de infringir la ley por no usar materiales biodegradables, los partidos políticos han contaminado por décadas nuestro medio ambiente.

En los comicios de este 2018, el polietileno, polipropileno y poliuretano fueron la base de la fabricación de la propaganda electoral, materiales que tardan hasta 80 años en biodegradarse, lo que infringe el Artículo 202 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE).

Basura electoral vs Ordenamiento de Materiales Biodegradables

De acuerdo con la ley, se les exige a todos los partidos políticos cumplir con el ordenamiento: “Usar materiales que en su fabricación estén hechos de sustancias biodegradables y/o reciclables, que no contengan ningún tipo de sustancia tóxica nociva para la salud o dañina para el medio ambiente“, señala claramente.

¿Y qué vimos en nuestras calles los últimos tres meses? ¡Materiales contaminantes! Toda la comunicación exterior, desde pendones, lonas, flyers, trípticos, hasta espectaculares y carteles invadieron 169 vialidades de nuestra Ciudad.

Se recolectaron 9.6 toneladas de basura electoral. Se registró una disminución de más del 80% respecto de las 77.5 toneladas recogidas en 2012, según la Agencia de Gestión Urbana (AGUCDMX), pero nos queda una pregunta, ¿a dónde se va todo ese material?

De acuerdo con la AGUCDMX el acopio del material retirado se traslada a la estación de San Juan de Aragón, lugar en el que se ubican dos gremios de recolectores, quienes llevan, por cuenta propia, los desechos a las compañías privadas que reciclan los diversos materiales.

Facilitamos la labor de estos gremios, quienes separan, recolectan y reciclan la basura derivada de la propaganda electoral. Es decir, ellos venden lo que recolectan, comentó un funcionario de esa dependencia.

¿Quién le apostó al reciclaje?

Los materiales impresos utilizados durante el proceso electoral de este año puede reciclarse y convertirse en otro producto como conos de papel higiénico y pastas de cuadernos, entre otros.

Pasarán por un triturador y después se compactan por toneladas para enviarlas a diversas compañías que utilizan la macilla de ese material para hacer cono de huevo, caja de zapato o caja de cereal, comentan expertos.

Con información de: Manufactura


Publicaciones recomendadas