Suscribirme

Beneficios de quedarse en casa el fin de semana

Puede ser la mejor forma de recargar energías y valorar más el día que salgamos

mayo 12, 2017

Muchas personas creen que quedarse en casa el fin de semana es solo un buen plan para aquellos que no tienen amigos, son poco sociables o incluso pueden definirse como “aburridos”. Sin embargo no salir un sábado o un domingo y pasarnos horas en pijama puede tener sus beneficios.

Quedarse o no quedarse en casa el fin de semana: esa es la cuestión

¿Cuándo ha sido la última vez que te quedaste en casa el fin de semana? Puede ser sencillo responder a esta pregunta si tienes en cuenta la época del mes (en las últimas semanas quizás no contabas con dinero) o del año (en invierno sales menos).

En muchos casos la decisión de no irse del hogar el sábado o domingo está relacionada con un factor externo (situación económica o clima) más que por una decisión propia.

Quizás sean un poco incomprensibles los motivos por los cuales queremos salir de casa si no estamos nunca en ella durante la semana.

Sin embargo, cada vez son más las personas que deciden “atrincherarse” en sus cuatro paredes desde el viernes por la tarde hasta el lunes por la mañana.

¿Por qué? Porque se han dado cuenta de que ese lugar que antes les parecía extraño es su refugio. En él podemos relajarnos, protegernos de los problemas, sentirnos “nosotros mismos”.

Los daneses pratican este modo de vida desde hace mucho tiempo y están muy a gusto con él. Lo denominan “Hygge” y se basa en quedarse en casa el fin de semana o después del trabajo para disfrutar de las relaciones personales, del descanso y de las comodidades hogareñas.

Esta tendencia va más allá de no salir del hogar, ya que el sector de la decoración de ambientes se ha beneficiado sobremanera.

Así es. Buscamos aquellos elementos y muebles que nos permitan pasar esas 48 horas lo más cómodos posible agradando todos los sentidos.

Quedarse en casa el fin de semana te hará más feliz

Hasta hace algunos años las personas que no tenían actividades fuera del hogar sentían pánico por perderse eventos sociales.

Este hábito dio paso a otros dos: el primero, en el que estamos felices de no participar de estos acontecimientos y el segundo, que conlleva no querer salir por nada del mundo.

¿A qué se debe este cambio? Puede estar ocasionado por la necesidad de descanso del cuerpo. Los órganos y células precisan repararse y solo lo pueden hacer con el sueño o la quietud.

  • Si durante la semana estamos de aquí para allá es comprensible que el sábado o el domingo no queramos levantarnos de la cama.

Si nuestro organismo está descansado y recuperado podemos decirle adiós a los niveles excesivos de estrés y a todas las consecuencias que trae aparejado.

  • Hacer actividades placenteras en casa reduce los niveles de cortisol (por ejemplo, cocinar, hacer jardinería, leer o dormir una siesta)
  • A su vez quedarnos adentro el fin de semana puede servir para forjar mejores lazos con nuestros seres queridos a quienes no vemos casi nada de lunes a viernes.

Estar con nuestra pareja, nuestros hijos o nuestros hermanos toda una tarde puede ser más beneficioso que ir de fiesta, asistir a una obra de teatro o cenar fuera.

Aprovecha para cambiar de aires y recargar baterías

Hay miles de opciones disponibles para que quedarse en casa el fin de semana no se convierta en un tedio.

Incluso podemos darnos el lujo de aburrirnos un poco para que el cerebro descanse y tenga la posibilidad de ofrecer nuevas ideas.

Escucha un poco de música, haz esa limpieza de cajones que postergas desde siempre, cocina algo casero, lee aquel libro que comenzaste y dejaste por la mitad o ponte al día con varios capítulos de tu serie favorita.

De esta manera comenzarás la semana siguiente con otra actitud, tendrás las energías renovadas y el trabajo no te resultará tan insoportable.

Además, no salir el sábado repercutirá en tu economía. Ahorrarás bastante dinero en copas, comidas, transporte y vestimenta.

Pero atención que esto no significa convertirte en un ermitaño: siempre tienes la posibilidad de invitar amigos o familiares a casa y “cumplir” con tu cuota social.

Reír, oír música, ordenar o leer te permitirán “bajar las revoluciones” producto de tantos problemas y obligaciones.

También puedes aprovechar para pasar un rato a solas contigo mismo, recibir el cariño de tus mascotas o dormir sin importarte qué hora es. Nadie te juzgará si te quedas en pijama, si no te peinas o no te maquillas.

Puedes evitar las tentaciones de todo tipo quedándote en casa y aprovechar para hacer todo aquello que tienes en la lista de pendientes (desde organizar las finanzas a descartar la ropa que ya no usas).

Y por supuesto aquel sábado que salgas lo valorarás más, porque ya no será la regla sino la excepción. ¡Lo disfrutarás al máximo!

No importa si hace calor o frío, si es invierno o verano o si acabas de recibir tu paga. Haz la prueba de quedarte en casa el próximo fin de semana y verás cómo mejora tu estado de ánimo y tu salud.

El siguiente lunes estarás renovado, energizado y con la mejor voluntad para soportar incluso al jefe más tedioso.

Fuente: mejorconsalud.com

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones