Biblioteca Vasconcelos: ¿un elefante blanco?

  • Compartidos
 en Sin categoría

Por retrasos en su apertura y posteriores fallas, es uno de los más controvertidos y -en números absolutos- más grandes gastos en infraestructura pública del gobierno del ex presidente Vicente Fox Quesada.

La Biblioteca José Vasconcelos fue inaugurada en 2006. Es obra del arquitecto Alberto Kalach y cuenta con un diseño que permite ampliar la estantería para crecer su acervo, que oficialmente es de 575 mil libros.

Esta biblioteca, cubre 38 mil metros cuadrados de construcción, y tuvo un costo inicial proyectado de 954 millones de pesos (en esa época, aproximadamente 98 millones de dólares americanos). El Congreso de la República propuso planes para reducir el presupuesto del 2005, incluyendo recortes a las tres ramas del gobierno; el Partido Acción Nacional propuso un presupuesto alterno, preservando fondos para el proyecto Enciclomedia y para esta biblioteca.

Instalaciones

La biblioteca cuenta con un acervo clasificado por el Sistema Dewey:
• Consulta y Generalidades
• Psicología y Filosofía
• Religión
• Ciencias Sociales
• Lenguas
• Ciencias Puras
• Ciencias Aplicadas
• Bellas Artes
• Literatura e Historia
• Geografía.

El catálogo se puede consultar en su sitio de internet

Cuenta también con Sala Multimedia, Sala Infantil, Sala Braille (con materiales para ciegos y débiles visuales), Sala de Música, Auditorio, Salón de Usos Múltiples y 640 computadoras con acceso a internet gratuito.

El edificio de la biblioteca incluye diversas esculturas de artistas mexicanos; posiblemente, la más llamativa y emblemática sea la Ballena de Gabriel Orozco, ubicada prominentemente al centro del edificio.

Controversias sobre la biblioteca

Construcción e inauguración

Las principales opiniones favorables hacia la biblioteca señalan la carencia de instalaciones culturales al norte de la Ciudad de México y que sus usuarios provenientes de la zona metropolitana aumentan. Además, cuenta con instalaciones de primer nivel y tiene una vocación de centro cultural.

Opiniones en contra señalan principalmente que el gasto hecho en el edificio es centralista y se pudo invertir en más bibliotecas en todo México y en programas educativos, así como el apresuramiento con la que se construyó e inauguró, lo que derivó en su posterior cierre temporal y por consecuencia, gastos adicionales para su repeartura, que ocurrió hasta 2008.

Fox Quesada inauguró la biblioteca el 16 de mayo del 2006, declarando que era es una de las construcciones más avanzadas y acordes al siglo XXI, de la cual se hablaría en todo el mundo. La inauguración tuvo lugar una semana antes del límite fijado legalmente para la presentación de proyectos previo a las muy cuestionadas elecciones federales del 2006, razón por la cual fue señalada por la prensa y por la oposición como obra electorera.

Fallas posteriores y clausura temporal

Como resultado de la premura para inaugurar a tiempo la biblioteca, su construcción estuvo plagada de errores, y tuvo que cerrar sus puertas en marzo del 2007 por filtraciones de agua. La Auditoría Superior de la Federación detectó 36 irregularidades en su construcción y emitió 13 averiguaciones contra servidores públicos del gobierno federal. Entre dichas irregularidades destacan la mala colocación de bloques de mármol con un costo de 15 milliones de pesos (alrededor de 1.4 milliones de dólares).

Más sobre este recinto

Una de las mejores maneras de llegar a la biblioteca es por medio del transporte público, ya sea en metrobús, pues está a unos cuantos pasos de la avenida Insurgentes, o en metro, ya que se encuentra frente a la estación y terminal Buenavista de la línea B, Buenavista-Pantitlán y muy cerca de la estación Guerrero de la línea 3, Universidad-Indios Verdes.

Su ubicación resulta afortunada, pues en un radio de 15 kilómetros a la redonda se sitúan diez de la dieciséis delegaciones del Distrito Federal y ocho municipios conurbados del Estado de México; lo que constituye una red geográfica en la que se concentran cerca de 14 millones de habitantes, tres de ellos en un área de 5 kilómetros a la redonda. Asimismo, en esta área se proyecta el desarrollo de un complejo de comunicaciones y transportes, para lo cual se rehabilitará la antigua estación de ferrocarriles como terminal del tren suburbano de la Ciudad de México que conectará, en una primera etapa, a Buenavista con Cuautitlán y posteriormente con Huehuetoca, en el norte del Estado de México.

El terreno de la nueva Biblioteca Vasconcelos ocupa un área de casi cuatro hectáreas -37,692 metros cuadrados-, de los cuales una tercera parte está ocupada por el inmueble que se encuentra rodeado por un jardín botánico que protege y aisla a la biblioteca del ruido, además de ofrecer a los visitantes una muestra de la flora nacional, ya que se ha creado a partir de criterios específicos de clasificación y de ordenamiento. Es así que la propuesta arquitectónica de Alberto Kalach y su equipo tiene como principal particularidad el aprovechamiento de esta nueva infraestructura pública para desarrollar un área verde que abarcará no sólo los terrenos de la biblioteca, sino que se extenderá a los espacios colindantes.

El sistema constructivo está basado en una estructura tridimensional sujeta a concreto que conforma tres naves consecutivas para formar un extenso edificio lineal. La estructura exterior es de marcos rígidos de concreto, mientras que la parte interior es de acero.

La fachada sur da a la calle de Mosqueta; es de concreto pulido aparente. En ella se aprecia la rampa de acceso al estacionamiento subterráneo. En la fachada oeste se encuentra el acceso principal. Este frontis presenta un juego de remetimientos en la planta baja, está inclinado y tiene adosados una serie de parasoles para reducir la incidencia de los rayos solares al interior del recinto.

El diseño arquitectónico parte de un cubo, por lo que todo el espacio está modulado a esta forma geométrica. La estructura interior está colgada de la estructura exterior, lo que permite que la planta arquitectónica sea libre, de tal manera que la construcción se basa en un sistema suspendido, de donde la estructura está colgada lo que hace que el inmueble sea sostenido por columnas de metal con cabezales.

El edificio de la biblioteca, que de acuerdo a la concepción de los arquitectos emula a un organismo vivo, está modulado en tres secciones; entre cada uno de los módulos se encuentran las áreas de servicios. Tiene 270 metros de longitud y 28 metros de altura. Es un recinto luminoso gracias al juego de transparencias que le dan el techo y las paredes de cristal. Tiene tres niveles superiores, una planta baja y un sótano para estacionamiento. Los libros están situados en una serie de libreros colgantes, ubicados en la parte central de la estructura, formando una especie de espina dorsal, que permite recorrer todo el edificio. La biblioteca se ha dividido en diez áreas temáticas que corresponden a: Ciencias Naturales y Matemáticas; Ciencias Aplicadas; Ciencias Sociales; Literatura; Bellas Artes; Religión, Filosofía, Historia y Geografía; Consulta de Publicaciones y Periódicos; Consulta de Generalidades; Lenguas y Biblioteca Juvenil y Servicios Culturales, además de los anexos formados por el auditorio, la librería y el área administrativa.

En la planta baja hay diversos salones multiusos. Desde el vestíbulo se puede apreciar el juego de dobles y triples alturas. En el tercio central es donde se alcanza una altura libre de 28 metros. Al centro se encuentran las escalinatas contrapuestas que llevan al nivel de consulta. El piso es de losetas de granito y los acabados en madera rojiza.

Al centro del vestíbulo, entre los estantes de libros, flota un enorme esqueleto de ballena gris de doce metros de largo que recibe a los visitantes. La escultura es una creación del artista visual Gabriel Orozco, quien requirió del trabajo de un grupo de expertos que se encargó de rescatar prácticamente completo un cetáceo que fue hallado en la Isla de Arena, en la Reserva de la Biosfera de Vizcaíno, en Baja California Sur y trasladar su osamenta a la Ciudad de México para reconformar su esqueleto en una estructura metálica diseñada para sostener el mamífero. Orozco trabajó los 137 huesos por medio de grafito con el que dibujó formas geométricas que siguen la dinámica misma de la estructura ósea.

La Biblioteca Vasconcelos fue inaugurada el 16 de mayo de 2006. Cuenta con una plantilla de personal, integrada por 365 personas que reúnen perfiles en diversas disciplinas (entre ellas 125 bibliotecólogos). Tiene un aforo de cuatro mil 783 usuarios simultáneos, con cuatro mil lugares de lectura y 750 computadoras conectadas a Internet. La estantería colgante es abierta y las opciones de lectura son múltiples, ya que se pueden utilizar los lugares de lectura, la sala al aire libre, o bien aprovechar la modalidad de préstamo a domicilio. Si bien su acervo inicial fue de 500 mil volúmenes, se tiene proyectado que crezca hasta el millón y medio los volúmenes de consulta. Asimismo, la biblioteca es un centro de cómputo y telecomunicaciones que enlazará en un futuro cercano a las más de siete mil bibliotecas estatales y municipales que funcionan a lo largo del país y que constituyen la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, para ello, el recinto cuenta con los más avanzados sistemas y desarrollos bibliotecarios, tecnológicos, pedagógicos y arquitectónicos. También cuenta con un laboratorio de idiomas, una cafetería y una librería.

Por otra parte, el auditorio principal del recinto bibliotecario inició su funcionamiento con una gala de danza, música y canto, protagonizada por jóvenes talentos nacionales. Este espacio con mil 100 metros cuadrados de superficie y capacidad para 520 espectadores, se encuentra equipado con tecnología de punta y resulta ideal para la realización de conferencias, mesas redondas, encuentros académicos, proyecciones, teatro, música, danza o lecturas dramatizadas.

Fuente: http://www.indaabin.gob.mx/dgpif/historicos/Biblioteca%20Vasconcelos.html


Recent Posts

Comentarios