Caravana indígena: pide detener violencia en Chiapas 

  • Compartidos
 en Seguridad

Sin importar las inclemencias del clima, habitantes de Zinacantán, Chenalhó y Ocosingo avanzan en caravana, piden que se detenga la violencia en Chiapas, misma que provocó el desplazamiento forzado.

La caravana indígena ya lleva cuatro días consecutivos y hoy siguen su paso de San Cristobal de las Casas a Tuxtla Gutiérrez. Los afectados culpan a grupos paramilitares y piden que se haga justicia.

Katarina Etzin López, del ejido Puebla, en el municipio de Chenalhó, exigió que se atiendan sus demandas.

Hemos empezado en día de ayer para exigirle al gobierno que haga justicia, porque no nos han atendido en este desplazamiento, ya llevamos dos año y seis meses.

Caravana indígena

Los desplazados invisibles

Son cerca de 400 personas que decidieron caminar para que las autoridades y la ciudadanía los vean. Desde el 2016 están lejos de sus hogares y nadie les ayuda.

Javier Hernández, representante de la caravana indígena, aseguró que el gobierno no interviene y ya pasaron más de dos años, desde que un grupo armado irrumpió y atacó a pobladores.

Ya llevamos dos años y seis meses fuera de nuestro lugar, por es razón estamos aquí sufriendo por la caminata y el cansancio; a veces mujeres se desmayan por la deshidratación, pero esperamos también que el gobierno nos atienda.

Por otro lado, algunos grupos de desplazados ya hicieron plantones en la plaza central de Tuxtla Gutiérrez, sin embargo, las autoridades no les garantiza su retorno bajo condiciones dignas y con garantías de seguridad.

Este problema causó estragos a familias de Zinacantán y Ocosingo, Chalchihuitán, Aldama, Huixtán, Tenango, Cintalapa, entre otras. Los afectados señalaron que los responsables del movimiento forzado, están libres.

Las enfermedades aquejan a la caravana indígena

Niños, adolescentes y personas de la tercera edad son los que más sufren por el fuerte frío. La falta de alimentos y el dormir a la intemperie ya les propició debilitamiento físico.

Paramédicos de la Cruz Roja entregaron 150 cobertores, 150 casas de campaña, además de que realizaron 60 consultas médicas. Además, repartieron Ibuprofeno, Ketorolaco y Paracetalmol, con los cuales pueden controlar molestias musculares y malestares respiratorios.

Con información de Excélsior.


Publicaciones recomendadas

Deja un comentario