Cárceles en México: el castigo de los pobres 

pobres

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) evaluará 16 penales de México en 2019. Busca implementar un plan de certificación para mejorar el sistema penitenciario, mismo que deberá entra en vigor en 2020.

Cabe señalar que en México, la función principal de las prisiones (castigar a personas por conductas antisociales o la reinserción social) es nula; por el contrario, éstas se utilizan para castigar otras cosas, principalmente, la pobreza.

Demostrar su inocencia, misión imposible para los pobres

De acuerdo con el coordinador del proyecto Estándares Avanzados de Naciones Unidas para el Sistema Penitenciario Mexicano (Unaps), Fernando Elizondo “las cárceles están llenas de quienes no se pueden pagar un abogado”.

Es decir, que para la población pobre que se encuentra en las cárceles resulta muy difícil demostrar su inocencia, principalmente porque no tienen dinero para pagar un abogado y caen en manos de la defensa pública, la cual llevan más del 90% de los casos.

En el 2016, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), reportó que habían 188 mil 262 personas privadas de su libertad en los centros penitenciarios de las entidades federativas. De este total, 95% eran hombres y 5% mujeres.

Además, 35% de los presos no tiene una sentencia; el grupo más afectado son mujeres con 44% de los casos. En el documento Estadísticas sobre el Sistema Penitenciario Estatal en México del INEGI, se explica que por lo menos un tercio de la población encarcelada estaban en Ciudad de México y Estado de México.

Tan sólo en 2016, la Ciudad de México tenía 30 mil 979 presos y Estado de México con 25 mil 973 casos. Hay que considerar que esta última entidad se encuentra entre los territorios con más personas en pobreza de México con poco más de 9 millones.

El contexto en el que vivimos deja ver que el sistema de procuración de justicia es efectivo para castigar a los más pobres y no a quienes cometen delitos de mayor rango. Recientemente, el presidente de México señaló que perdonaría a los funcionarios corruptos que no tengan iniciados procesos judiciales, sin embargo, no se ha pronunciado respecto a los cientos de casos de presos inocentes o sin un proceso en camino.

Con información de Sur Acapulco.

One Comment

  1. EDUARDO LUIS RAMÍREZ CUÉLLAR

    El que sean pobres no los debe exonerar de la comisión del delito, si lo hubiesen cometido. desafortunadamente en México prebalece el principio de “ser culpable en tanto no se compruebe su inocencia” y no al reves como por legalidad y justicia debiera ser.
    Es la oportunidad para que se implemente en las Facultades de Leyes de las universidades Públicas un programa para pasantes “sobresalientes” que reciban una beca de $8,000 mensuales, para fungir como “Abogados Pasantes de Oficio”, supervisados por la Judicatura, para desahogar el resago de los procesos de reos y de esa manera lograr la sentencia que corresponda y se libere a personas encarceladas injustificadamente.
    Surge una interogante de por qué es que hasta ahora es que la ONU realizará esta evaluación y no se ocupo de hacerlo hace varios lustros, o mejor dicho decadas. Porque en México ha prevalecido la injusticia desde hace muchisimo tiempo, excepto cuando a los jueces se les presenta algún incentivo, digamos económico. Bueno eso me han platicado.

Comments are closed.