Cartas de Hidalgo y de Allende

Publicado el 15 abril, 2010

Documentos Fundamentales de la Independencia de México
Por Lic. Jorge Nacif Mina

Una narrativa de Juan Matías—testigo de la historia. ”

… yo no veo a los Europeos como enemigos, sino solamente como a un obstáculo que embaraza el buen éxito de nuestra empresa”. Miguel Hidalgo y Costilla.

Hola queridos amigos y lectores de este espacio de los ritos, leyendas y de la historia, y de los retos que se enfrentan todos los días por llegar a tener un centro histórico pletórico de orden, buena administración y conservación, tanto de la arquitectura como de la memoria histórica, sin olvidar el proceso administrativo que tienen que establecer tanto las Jefaturas Delegacionales de Cuauhtemoc como Venustiano Carranza.

Bueno, hablando de la memoria, y para que no se nos olvide que la tenemos, quiero hacer un descanso en la narrativa que hemos llevado para platicarles sobre algunos hechos que en el proceso de la independencia de México se generaron y que muy pocas veces se comentan, me refiero a ciertas cartas escritas por Hidalgo, Allende y Juan Antonio Riaño, que establecieron pautas importantes en los sucesos del movimiento de independencia.

Las primeras cartas a las que nos referiremos fueron de Miguel Hidalgo y Costilla: el 28 del septiembre de 1810, cuando los insurgentes Ignacio Camargo y Mariano Abasolo (el primero con los ojos vendados) llegaron a la Alhóndiga de Granaditas, llevaron una carta para el Intendente de la Ciudad de Guanajuato, Juan Antonio Riaño; en esa misiva destaca el “Padre de la Patria” que el ejercito que comandaba le había nombrado en los “campos de Celaya” como capitán general y protector de la nación, por lo que su representación era legitima, lo que le permitía proclamar la independencia y libertad de la nación. Expresaba al intendente Riaño que no veían a los europeos como enemigos, sino solamente como un obstáculo que embarazaba el buen éxito de aquella empresa; le pedía que manifestara esas ideas a los europeos que se habían reunido en la Alhóndiga, preguntándoles si se declaraban enemigos o no, del movimiento que representaba. Hidalgo, de manera categórica expresó que pudieran considerarse prisioneros recibiendo un trato humano y benigno, “como lo están experimentando los que traemos en nuestra compañía, basta que se consiga la insinuada libertad e independencia, en cuyo caso entrarán en la clase de ciudadanos) quedando con derecho a que se les restituyan los bienes de que por ahora, para las exigencias de la nación, nos serviremos”. Pero los amenazó de aplicar toda la fuerza del ejército insurgente hasta destruirlos sin darles cuartel alguno si no accedieran a la rendición.

Ante la actitud, el propio Miguel Hidalgo y Costilla le manifestó a don Juan Antonio Riaño estas palabras: “Muy señor mío: la estimación que siempre he manifestado a Usted es sincera, y la creo debida a las grandes cualidades que le adornan. La diferencia en el modo de pensar no la debe disminuir. Usted seguirá lo que le parezca más justo y prudente, sin que esto acarree perjuicio a su familia. Nos batiremos como enemigos si así se determinase) pero desde luego ofrezco a la señora intendenta un asilo y protección decidida en cualquier lugar que elija para su residencia, en atención a las enfermedades que padece. Esta oferta no nace del temor sino de una sensibilidad de que no puedo desprenderme… “ El Intendente Riaño no contestó las cartas de inmediato, determinó consultar con sus compañeros de armas para dar una respuesta; mientras tanto, Abasolo fue en busca de Hidalgo, y Camargo se quedó, siempre con los ojos vendados, esperando en un salón de la propia Alhóndiga de Granaditas la que se encontraba custodiada:

El Intendente leyó las cartas, preguntando al terminar cual debía ser la resolución; la contestación no se dejó esperar, y Bernardo del Castillo, capitán de la compañía dijo que “…antes de someterse cobardemente a perder su libertad y bienes, estaban dispuestos a luchar hasta vencer o morir …”, palabras que todos aplaudieron y repitieron con gran entusiasmo.

Fue entonces cuando Riaño contestó a Hidalgo: “Señor Cura del Pueblo de Dolores, Don Miguel Hidalgo. No reconozco otra autoridad ni me consta que haya establecido, ni otro Capitán General en el Reino de la Nueva España que el Excelentísimo señor Don Francisco Javier Venegas, virrey de ella, ni más legitimas reformas que aquellas que acuerde la Nación entera en las Cortes Generales que van a verificarse. Mi deber es pelear como soldado, cuyo noble sentimiento anima a cuantos me rodean…. “ Y finaliza en otro escrito firmado en el mismo momento, diciendo: “Muy señor mío: no es incompatible el ejercicio de las armas con la sensibilidad: ésta exige de mi corazón la debida gratitud a la expresiones de Usted, en beneficio de mi familia, cuya suerte no me perturba en la presente ocasión…. ”

Fíjense ustedes, amigos, lo que estaba pasando: Se preparaba el combate, los insurgentes aparecieron por la calzada que llamaban de Nuestra Señora de Guanajuato, atacando la trinchera situada al pie de la cuesta de Mendizabal; la poblacion pobre y los mineros se les unieron ocupando los cerros y casas contiguas a la Alhóndiga de Granditas. Riaño había llevado refuerzo a una de las trincheras, y al regresar, recibe un balazo y cae muerto… tal situación causó una confusión entre los realistas, provocando una división entre los que defendían la Alhóndiga, unos queriendo capitular y otros resueltos a vender caras sus vidas… lo que finalmente sucedió.


* Revista Ritos y retos del Centro Histórico, México,2001

Comenta esta nota

  1. MARIO ALBERTO IÑIGUEZ MONTIEL

    EN VERDAD LOS FELICITO POR PUBLICAR ESTA INFORMACION HISTORICA DEL PADRE DE LA PATRIA , CONSIDERO QUE ESTA INFORMACION ES ORO MOLIDO Y DEBERIA SER ENVIADA A TODOS LOS POLITICOS Y FUNCIONARIOS DE ESTE BELLO PAIS A FIN DE QUE TOMARAN CONCIENCIA Y EJEMPLO DEL VALOR Y ESTICA QUE DEBERIA PREBALECER ENTRE ELLOS.

  2. Raul Quintero Lopez

    Cartas interesantes y bello gesto de Don Miguel Hidalgo, al ofrecer garantias a la Familia del Intendente. Tambien interesante la contestacion del mismo Intendente, Viva Hidalgo y todos los que participaron en la Toma de la Alondiga de Granaditas.
    Felicidades por este reportaje.

Los comentarios están cerrados.