Cédula profesional deja a decenas de nuevos pilotos mexicanos sin licencia

  • Compartidos
 en Educación

A principio de septiembre del presente año, la Dirección General de Profesiones (DGP), institución dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y encargada de la emisión de las cédulas profesionales a todos aquellos que han acreditado un nivel de educación superior, cerró sus instalaciones ubicadas en Avenida Revolución en la Ciudad de México, de manera sorpresiva y sin ningún aviso previo, dejando a cientos de profesionistas sin poder obtener el documento que les permite ejercer su profesión.

Te recomendamos La UNAM te ofrece estos cursos online, certificados y gratuitos

La causa de este paro de labores en la DGP, obedeció a una “reestructuración en el interior de la Dirección General de Profesiones para modernizar sus trámites.”

Esta información fue publicada en el Diario Oficial de la Federación, en la que también se mencionaba que la suspensión sería solamente por un periodo de 30 días naturales, por lo que a partir del 9 de octubre pasado, comenzaban a operar desde un nuevo domicilio ubicado en la Avenida Viaducto Miguel Alemán.

El 9 de octubre llegó y decenas de profesionistas acudieron a la nueva sede desde temprano para poder intentar darle solución a su trámite, sin embargo, no se dio respuesta y solamente se colocó una manta con un anuncio que a resumidas cuentas mencionaba, que desde esa fecha los trámites de cédula se realizarían mediante la institución educativa en que los interesados realizaron sus estudios, y ya no de manera personal como se hacía anteriormente.

El largo camino para ser piloto

En México, la carrera de piloto tiene un nivel académico de Técnico Superior Universitario (TSU), y la ley señala que uno de los requisitos para poder obtener la licencia comercial, es contar con título y cédula profesional o constancia de que esta última está en trámite.

Las escuelas de aviación en México, al no estar incorporadas al sistema educativo nacional (por razones desconocidas), no pueden expedir títulos profesionales, entonces la institución encargada de hacerlo es la Dirección General de Acreditación Incorporación y Revalidación (DGAIR) también dependiente de la SEP y con fundamento en el acuerdo 286.

Una vez terminada la carrera y acreditados los exámenes generales de egreso de piloto comercial en sus fases teóricas y prácticas, en las que intervienen el Centro Internacional de Adiestramiento de Aviación Civil (CIAAC), la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), se acude ante la DGAIR para el proceso de expedición del título profesional.

Después de la entrega del título se procede al trámite de la cédula, que hasta principios de septiembre, se sacaba una cita por internet y uno se presentaba semanas o hasta meses después a la Dirección General de Profesiones, y en cuestión de aproximadamente 15 días se entregaba.

Finalmente, con título y cédula profesional en mano (o comprobante de cita para la expedición de cédula) y otra serie de requisitos, se asiste al departamento de licencias de la DGAC y esta dependencia se encarga de emitir la licencia de piloto comercial.

Pilotos, profesionistas más afectados

Precisamente como las escuelas de aviación no están incorporadas al sistema educativo nacional, estas se encuentran imposibilitadas para poder realizar este nuevo trámite de las cédulas profesionales, a diferencia de otras instituciones educativas en las que un egresado de una licenciatura o ingeniería, se le tramitará su cédula por medio de su universidad o institución educativa.

Instituciones como el Centro Internacional de Adiestramiento de Aviación Civil (CIAAC), el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), y las escuelas de aviación han manifestado su desconocimiento sobre el estado que se le dará al nuevo proceso, ya que la DGP no se ha pronunciado al respecto.

Hasta el momento no hay una respuesta clara sobre esta situación, lo que ha dejado a decenas de pilotos recién egresados en una incertidumbre y una gran desesperación, entendiendo el gran esfuerzo económico y personal que implica el poder terminar esta carrera.

Lee también Huawei y SCT seleccionan a 10 estudiantes mexicanos para programa en China

Fuente: Transponder 1200

Publicaciones recomendadas