El trasplante de células madre podría eliminar el VIH del organismo

  • Compartidos
 en Destacados, Salud

El reservorio viral, culpable de que la enfermedad se considere hasta ahora incurable, se ha hecho casi indetectable gracias al trasplante de células madre.

Científicos del Instituto de Investigación del Sida Irsi Caixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han logrado que seis pacientes infectados por el VIH no presenten rastro del virus gracias a un trasplante de células madre.

La investigación, que publica hoy la revista Annals of Internal Medicine, ha confirmado que los pacientes tienen el virus indetectable en sangre y tejidos e incluso uno de ellos ni siquiera tiene anticuerpos, lo que indica que el VIH podría haber sido eliminado de su cuerpo.

Los pacientes mantienen el tratamiento antirretroviral, pero los investigadores creen que la procedencia de las células madre (de cordón umbilical y médula ósea), así como el tiempo transcurrido para lograr el reemplazo completo de las células receptoras por las del donante (dieciocho meses en uno de los casos) podrían haber contribuido a una potencial desaparición del VIH, lo que abre la puerta a diseñar nuevos tratamientos para curar el Sida.

El estudio supone una gran novedad porque ninguna investigación médica en el mundo ha permitido esa ausencia de virus en tejido y sangre, explicó Javier Martínez-Picado, colíder del artículo y codirector del consorcio IciStem.

Te recomendamos: La marihuana podría revertir la demencia en ancianos

La única persona en el mundo que se ha curado del sida, ” El Paciente de Berlín”

células madre

Foto: Newsweek en español

En 1995, el estadounidense Timothy Ray Brown, conocido en la actualidad como “El Paciente de Berlín”, se encontraba estudiando en la capital alemana cuando fue diagnosticado con VIH.

Desde ese momento su vida cambió totalmente, como la de cualquier otro paciente con la enfermedad. Sin embargo, lo que no sabía es que solo unos años más tarde su nombre haría historia y daría la vuelta al mundo, por convertirse en la primera persona curada totalmente del virus.

Todo empezó después de una década, después de que Timothy recibió un nuevo diagnóstico, incluso más preocupante que el primero: también tenía leucemia.

Los médicos decidieron someterlo a un tratamiento consistente en eliminar mediante radiación las células cancerosas de la médula ósea y luego reemplazarlas a través del trasplante de células madre procedentes de un individuo sano.

La operación fue un éxito y pronto la leucemia remitió totalmente, pero la cosa no quedó ahí, pues los niveles de VIH en sangre también se redujeron hasta hacerse indetectables.

Con base en estos resultados, Brown optó por dejar los fármacos antirretrovirales con resultados tan buenos que al día de hoy, once años después, sigue sin rastro de la enfermedad.

El próximo paso…

células madre

Foto: La Vanguardia

Si estos 6 pacientes están curados, sentaría las bases para entender cómo se elimina el reservorio. 

Se diseñarían estrategias de cura menos complejas e invasivas que el trasplante de células madre, que conlleva una alta mortalidad y solo se recomienda en pacientes con enfermedades hematológicas muy graves.

Esas terapias futuras podrían sustentarse en lo que los médicos denominan un “autotrasplante”. Consistiría en extraer células con VIH del paciente, eliminar el virus y volver a implantárselas, con el objetivo de hacerle resistente a la enfermedad.

Con información de Sin Embargo


Publicaciones recomendadas