4 claves para mejorar la educación en América Latina

  • Compartidos
 en Educación

¿Qué pasa cuando algunos de los jóvenes más prometedores de América Latina aceptan el reto de dar clase en algunos de los colegios más necesitados de la región?

Esa es la pregunta a la que desde hace varios años están respondiendo organizaciones como Enseña Chile, Enseña por México, Enseñá por Argentina y los otros siete miembros latinoamericanos de la red Teach for All.

Te interesa Estudiantes de la UNAM desarrollan lentes inteligentes con fines educativos

La red, que este año celebra su 10 aniversario, actualmente tiene presencia en 46 países de todo el mundo, incluyendo Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay, Brasil y Haití.
Con sus contribuciones, identificamos estas cuatro claves para mejorar la educación en la región, según los profesores “inesperados” de Enseña.

1. “El problema no es el qué, sino quién”

El objetivo fundamental de la iniciativa no es necesariamente que estos jóvenes se queden en las aulas de clase, sino que salgan de la experiencia convencidos de que el problema de la educación no sólo es urgente, sino también solucionable y, sobre todo, también un problema suyo.

Desde 2009 la organización ha contribuido a la formación tanto de profesores como de tomadores de decisiones y emprendedores sociales que, desde sus trincheras, siguen peleando la batalla por una mejor educación.

2. “Para mejorar no basta con inyectar dinero”

El problema no se soluciona únicamente inyectando recursos, pues la inequidad tiene numerosas expresiones, como por ejemplo un niño en Puno que recibe clases en un idioma que no entiende.

América Latina ha empezado a asumir que no basta con tener escuelas, sino que estas tienen que ser buenas. Esto permitiría que la educación sea permeada por otras visiones, pero también ayudaría a que más actores se sumen al esfuerzo por mejorar su calidad,

3. “Antes de hacer hay que conocer”

Muchos ven ideas de otros lugares y las quieren implementar sin pensar en las realidades de la gente. Hay gente con muy buena intención, pero hay que conocer y saber antes de hacer. Lo peor que se puede hacer es no contextualizar, no conocer el lugar donde uno tiene que implementar sus políticas, sus ideas.

4. “Los estudiantes son valiosos agentes del cambio”

El objetivo es ayudar a conformar comunidades de estudiantes que en vez de tener una actitud pasiva se hacen cargo de sus problemas. Mucho se hace de arriba hacia abajo y no se están generando los espacios participativos, cuando la participación de los estudiantes puede acelerar los cambios. Así que se trabaja para ayudar a que sean más partícipes de su proyecto educativo y a que no estén a la espera de soluciones.

Entérate Director reduce el ausentismo de sus alumnos con YouTube y Google


Publicaciones recomendadas