El futuro legal tras colapso de edificios; análisis jurídico

  • Compartidos
 en Reconstrucción

Algunos de los casos más emblemáticos son los edificios del Colegio Rébsamen, Álvaro Obregón 286 y Ámsterdam 25

Por Filoberto Cruz M.

La disputa legal por los edificios colapsados durante el sismo del pasado 19 de septiembre continúa.

El colegio Enrique Rébsamen ha sido el más notorio debido a la muerte de 26 personas, 19 de ellas niños, y la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ya realizó cuatro imputaciones directas.

Excélsior consultó a Jaime Salomón Tacher Urbina y Julio César García de León Camarena, abogados del despacho Gómez Mont, Tacher, Gutiérrez y García de León, quienes accedieron a dar un escenario jurídico de otros inmuebles colapsados.

El análisis se hizo a un mes de la tragedia, pero a la fecha algunos escenarios han cambiado o avanzado.

Respecto del edificio ubicado en Álvaro Obregón 286, colonia Roma, donde 49 personas murieron, se anunció que será expropiado por el Gobierno de la Ciudad de México y en ese lugar será construido el memorial a las víctimas del 19-S.

Recientemente la Barra Mexicana de Abogados asumió la defensa de familiares de 39 de las 49 víctimas mortales y aseguró que existen irregularidades en su construcción.

No obstante, la dueña del inmueble “Inmobiliaria Álvaro Obregón S.A. de C.V., asegura que el edificio fue erigido de 1959 a 1961 con seis niveles de oficinas, tal y como se especifica en la licencia de construcción como en el aviso de terminación de obra, ambos aprobados por la Dirección General de Obras Públicas del Departamento del Distrito Federal.

La empresa asegura que, de origen, el inmueble fue construido sin muros de carga porque su diseño estructural no los requería.

No obstante, los abogados consideraron que de haberse revisado las condiciones de seguridad del inmueble se hubieran advertido problemas como el estado de los accesos, así como de las salidas de emergencia.

Se trata de un inmueble edificado antes de 1985, el cual no se apegaba a la normatividad.

En Bolívar 168, colonia Obrera, delegación Cuauhtémoc, los vecinos aseguran que presentó problemas desde 1985 e inclusive fue reforzado. Los expertos advierten también una responsabilidad de los ocupantes, quienes celebraron un contrato de arrendamiento.

Después de 1985, las columnas, de unos 30 centímetros de grosor, fueron reforzadas con placas de acero. A pesar del daño, al inmueble se le añadió un piso, cuartos de servicio y un sistema de aire acondicionado y antenas de transmisión de telefonía celular. En este caso no se conoce quien es el dueño del inmueble.

“Independientemente de quién es el dueño, las personas que lo ocuparon son, en principio, responsables de con quién celebran algún tipo de contrato para ocupar el sitio. En otras palabras: no se puede usar u ocupar un inmueble si no es con una causa jurídica suficiente”, explicaron los abogados.

También evidencia que parte de las condiciones de inseguridad debieron haberse advertido al realizar visitas de verificación. En este inmueble fallecieron 21 personas.

En el caso de  Ámsterdam 25, colonia Hipódromo Condesa, delegación
Cuauhtémoc. Edificado en 1930, el INBA lo catalogó como de valor artístico. Permanece en disputa entre dos mujeres a quien el dueño original se los heredó.

El inmueble resultó dañado tras el sismo de 1985 ya que el edificio contiguo, el cual colapsó, se recargó en la construcción, por lo que permaneció cerrado. En 2002 fue invadido y años después, desalojado tras un terremoto. Los vecinos pidieron al INVI su demolición, pero el INBA intervino y ésta fue negada.

En 2014 Juan Pablo Salazar, hijo de una de las mujeres que disputan el edificio, ingresó al inmueble y comenzó a remodelarlo.

Se desconoce si inspectores de la delegación acudieron o no a revisar por qué se remodelaba el edificio. Salazar rentaba 18 departamentos. Una persona identificada como María Ortiz Ramírez, de 57 años, murió en él.

Los abogados Tacher y García de León señalaron que, “Si una persona inició obras en el edificio, lo hizo bajo cuenta y riesgo propio, ya que el juez no había señalado quién es el propietario. Las mejoras al edificio no dan el título de propietario a quien las hizo; más bien, corren en beneficio del inmueble y de quien el juez determine como su propietario. Como consecuencia, el arrendamiento también es ilícito”.

En el Multifamiliar Tlalpan ISSSTE, ubicado en Calzada de Tlalpan casi esquina con Taxqueña, Coyoacán, nueve personas murieron. El conjunto habitacional fue edificado en 1957.

Sólo el edificio 1 C, en el que vivían 40 familias, cayó, pero otras diez edificaciones sufrieron diversos daños. Los abogados señalaron que al haber sido construido antes de 1985, no se apegaba a la normatividad.

Al colapsar un inmueble, se requiere un análisis para determinar si el edificio cubría las condiciones necesarias para soportar un sismo.

Los especialistas recomendaron que debido a que los ocupantes podrían ser “un grupo vulnerable, sería recomendable la intervención gubernamental, pues sus ocupantes quizá no se podrían percatar del riesgo en que vivían”.

Esos condominios tienen 60 años y muchos de sus residentes son personas de la tercera edad.

El Colegio Enrique Rébsamen localizado en Rancho Tamboreo 11 y 19, colonia Nueva Oriental Coapa, Tlalpan, es el caso donde se registra avances jurídicos más importantes. Hasta el momento la PGJ solicitó cuatro órdenes de aprehensión por irregularidades y omisiones.

La primera orden de aprehensión se giró contra la directora y dueña del colegio, Mónica García Villegas, por homicidio culposo. Esta mujer construyó su departamento arriba de la escuela, agregando más peso del que el inmueble podía soportar.

Además la PGJ solicitó y obtuvo tres órdenes de aprehensión contra los Directores Responsables de Obra Juan Mario Velarde Gámez y Juan Apolinar Torales Iniesta acusados de homicidio por dolo eventual. Existe otra orden de aprehensión contra Francisco Arturo Pérez Rodríguez, corresponsable de seguridad estructural del inmueble, por homicidio con dolo eventual.

En el colegio murieron 19 niños y siete adultos.

Fuente: Excélsior

Publicaciones recomendadas