Cómo disminuir cajones de estacionamiento puede mejorar la movilidad de la CDMX

  • Compartidos
 en Voz Ciudadana

Cómo disminuir cajones de estacionamiento puede mejorar la movilidad de la CDMX

175 mil 500 pesos, eso cuesta un cajón de estacionamiento. Visto de otra forma, cada metro cuadrado destinado a estacionar el auto cuesta 6 mil 500 pesos. Para estacionar un automóvil se necesitan 27 metros cuadrados. Estos son los datos que arroja una investigación conjunta del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (Itdp).

Suena a locura el elevado costo de un cajón de estacionamiento, pero es la realidad: de 251 desarrollos inmobiliarios en la CDMX, 42% del espacio proyectado se destinó para guardar autos. Con ello la CDMX pasó de tener 81 mil cajones de estacionamiento en 2009, a 250 mil en 2013. El desarrollo inmobiliario alienta el uso del automóvil.

Tanto el Reglamento de Construcciones de la CDMX, como la Ley de Establecimientos Mercantiles plantean mínimos de estacionamiento, basando su regulación en que si incrementas el espacio destinado al aparcamiento del auto, la congestión vehicular será menor. Nada más falso.

Esa normatividad ha ocasionado escasez de suelo urbano (servido, provisto con transporte y equipamiento), aumento en los precios de los inmuebles, mayor congestión vehicular (la certeza de que entre el origen y el destino de un viaje habrá espacio para estacionamiento alienta el uso del auto) y contaminación atmosférica.

Pedir mínimos de estacionamiento también ha dejado que hoy el tiempo destinado al traslado en la ciudad sea de 2 horas con 42 minutos. Y es que para oficinas, la ley marca que por cada 30 metros cuadrados, se edifique un cajón de estacionamiento; en comercial, uno por cada 40 metros cuadrados.

En vivienda la exigencia cambia dependiendo de su tamaño: si es de 65 metros cuadrados, un cajón como mínimo; si es de entre 65 y 120 metros cuadrados, 1.5 cajones; entre 120 y 250, 2.5, y si es mayor a 250 metros cuadrados, 3.5 cajones de estacionamiento.

Se destina bastante suelo y dinero al estacionamiento del auto. Es por esto que las organizaciones de la sociedad civil sugieren pasar a un esquema de máximos de estacionamiento, que pueden ser determinados por el desarrollador inmobiliario en función de la demanda de sus clientes.

Plantean que esa política se puede fundamentar en función de la cercanía con las líneas de transporte público existentes. Sugieren aplicar el uso compartido del estacionamiento, profundizar en el cobro de estacionamiento en vía pública (parquímetros) y transferir los ingresos a un fondo para mejorar el transporte público, y delimitar áreas libres de estacionamiento.

De no corregir la marcha, la ciudad podría alcanzar los 8.2 millones de cajones de estacionamiento en los próximos años. Esto sería un serio problema en virtud que el incremento del aparcamiento no soluciona la problemática de movilidad de la CDMX.

Ciudadanos en Red


Publicaciones recomendadas