¿Cómo recordar un idioma que se ha olvidado?

  • Compartidos
 en ¿Cómo le hago?

Dejaste de ir a la clase de idiomas porque las ocupaciones llegan, universidad, trabajo, problemas familiares, etc. causan que dejes el estudio del idioma y dices: “¡Ya lo recuperaré más adelante, cuando pueda!”. Lo malo es que pasa el tiempo y ese día nunca llega.

El idioma que hemos ido aprendiendo se va oxidando y desapareciendo, lentamente, de nuestra memoria. Un día, cuando queremos volver a retomarlo, nos damos cuenta de que se nos han olvidado palabras muy básicas, que sabíamos cuando íbamos a la escuela, pero que ahora tenemos que rebuscar en nuestra mente. Es entonces cuando caes en cuenta que: “¡Llevo años sin tocar nada de idiomas!“.

Pero no todo esta perdido, con estas sugerencias podrás recordar ese idioma que has olvidado y poco a poco recuperar lo que hay en tu memoria hasta que vuelvas a ponerte al nivel que estabas.

1. Vence la inercia. “Mañana, mañana empezaré a estudiarlo otra vez”. Nunca funciona. Lo que hoy has dejado para mañana, mañana lo volverás a dejar. Debes tomar la decisión firme de hacer algo hoy, aunque sea por un período corto. 15 minutos de lectura en ese idioma. Una serie de 30 minutos. Escoge la actividad que más te motive, y si te aburre, busca otra. Pero no lo dejes para el día siguiente.

2. No quieras volver a estudiar todo desde cero. Un error que probablemente te desmotivará más todavía es volver a coger el libro de texto que ya habías visto y volverlo a hacer, repetir ejercicios que ya has hecho, etc. Aparte de que será más aburrido verlo tú solo que cuando lo ves con tus compañeros en clase, no es suficiente para practicar la conversación. Pero además, recuerda esto: si lo hiciste bien en aquel momento, no necesitas volver a estudiarlo como si te pillara de nuevas. Sólo necesitas recordarlo.

3. Practica, practica y practica. A veces, el único aliciente que necesitamos para recuperar un idioma olvidado es encontrarnos con las personas adecuadas para practicar el idioma. Este es uno de los mejores “termómetros” que existen para el conocimiento de un idioma. Si balbuceas y te cuesta encontrar las palabras, es que lo necesitas. Busca un intercambio de idiomas o ve a algún café en tu ciudad donde puedas practicar idiomas con otras personas que te motiven y te animen a hablar.

4. Reactiva lo que sabes viajando al extranjero. No hay ningún disgusto, ni examen suspendido, ni estrés por trabajo, que no se pueda corregir yéndote a practicar ese idioma a un país donde sea la lengua oficial. Cuando vayas, descubrirás que muchos de tus conocimientos, que ya guardabas en tu mente, se han reactivado en el momento de que ha vuelto el factor “necesidad” y tienes que interactuar con un entorno lingüístico diferente.

5. Ve y escucha vídeos en Youtube. Una píldora que también devuelve mucho la memoria y puedes hacer desde casa o en cualquier parte es ver vídeos en ese idioma. No vídeos de clases, a menos que tengas curiosidad por recordar algo muy específico. Puedes elegir vídeos en el idioma que te interese sin ton ni son, o buscar algún tema específico, o ver las noticias, o una serie… algo que te guste. Lo importante son las horas que te mantengas escuchando con atención y los efectos que eso irá produciendo en tu memoria.

¿Qué otros consejos darías para recapitular una lengua que hace mucho que no se practica?

Con información de: www.elblogdeidiomas.com
Publicaciones recomendadas