Corrupción e impunidad: ¿Se deben evidenciar o combatir?

  • Compartidos
 en Corrupción
Con información del libro “Un mundo de oportunidades”

El dilema es: evidenciar la corrupción e impunidad o combatirla. No se trata de un juego de palabras, sino de un planteamiento político.

En un plano hipotético, sería posible diferenciar a quienes proponen o enfatizan una u otra vertiente de acuerdo a su percepción de lo que es posible.

Entérate La ficción del combate a la corrupción

Quienes están seguros de la podredumbre imperante, tienden a ser activistas y a preferir el escándalo público como medio para generar un caldo de cultivo propicio para atender el problema de fondo. Por su parte, quienes conocen las entrañas de la bestia saben bien que existen innumerables mecanismos, todos ellos perfectamente establecidos y conocidos, que hacen posible la corrupción.

Los primeros son activistas políticos; los segundos tienden a ser auditores, administradores y políticos pragmáticos. La decisión de cómo encarar el problema es profundamente política y entraña consecuencias reales en la vida cotidiana tanto de la sociedad como de la política.

La realidad es que todo en el país parece diseñado para que prospere la corrupción. Las reglas institucionales se definen de una manera tan ambigua que siempre es posible interpretarlas de tal manera que permitan y faciliten la corrupción o, de igual manera, castigar sin misericordia una acción perfectamente lícita y adecuada cuando así conviene al político en turno. Si de verdad se quiere acabar con la corrupción, habría que modificar las reglas que la reproducen.

La corrupción no surge en un vacío, son las reglas que gobiernan el proceso de toma de decisiones las que crean o impiden la existencia de oportunidades de corrupción. La manera de terminar con la corrupción es con reglas del juego que hagan imposible la arbitrariedad: es decir, que confieran a la autoridad las facultades discrecionales necesarias, pero no tan amplias, que entrañen una alteración sustantiva de lo establecido en la regulación.

Hay cuatro formas en que sería posible:

  1. Acabando con la incipiente democratización del poder que ha experimentado el país en años recientes. Al re-centralizar el poder, se construirían nuevas y mejores instituciones con total claridad.
  2. Modificando la estructura del poder que vive y se nutre de la ambigüedad que es inherente a todo el sistema político.
  3. El aparato del poder debe cambiar, cediendo, de manera altruista, sus fuentes de poder y financiamiento.
  4. Cambiar al sistema en su conjunto y eliminar el abuso de la información y siguen agendas políticas precocinadas en sus denuncias y publicaciones.

La sociedad mexicana ha llegado a la conclusión de que la corrupción y la impunidad son los dos grandes males que producen violencia, improductividad y desazón. De lo que no hay duda es que estos fenómenos han cambiado a la sociedad mexicana y le han incorporado un sentido de militancia y actividad que no existían antes. La interrogante es si estos elementos se podrían convertir en un catalizador para transformar a la sociedad y convertirla en un verdadero factor de cambio político en México.

Lee también Roberto Borge de los lujos a su celda (+Fotos)


Publicaciones recomendadas
Comentarios
  • Salvador Macías Turcott

    Independiente a los 4 puntos citados en el articulo es necesario hacer un cambio de reglas y leyes más específicas. Otra cosa es quitar el fuero del que gozan lo políticos. Y en caso de duda removerlo de su cargo hasta no se aclaren las cosas.
    Desgraciadamente este sexenio PEÑISTA es sinónimo de corrupción e impunidad. El mismo Peña Nieto lo dijo abiertamente en un discurso que en México existía la cultura de la corrupción. Que traducido a un buen mexicano quizo decir. Señores soy corrupto por naturaleza y este sexenio será el sexenio de la corrupción e impunidad.

[index]
[index]
[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]