Suscribirme

Crónica. Se niegan a abandonar su único patrimonio

abril 23, 2014

Son las 9:20 de la mañana y de la Torre A1 del complejo habitacional ubicado en Doctor Lucio y Doctor Navarro sale una mujer, quien le atribuye a Dios el milagro de estar viva.

Ella (que se niega a proporcionar su nombre) forma parte de las 30 familias que aún viven en los departamentos que fueron declarados inhabitables tras el sismo de 7.2 grados ocurrido el viernes pasado. Pese al peligro latente, ella se rehusa a dejar su hogar por el temor a perder su patrimonio.

Han pasado [más de] tres días desde la mañana en que crujieron las paredes, se rompieron los vidrios y más de uno gritó en respuesta al sismo.

Todo parece normal en la unidad habitacional en la colonia Doctores. Sin embargo, la entrada a esa torre luce diferente; hay los restos de cascajo que fueron barridos y arrumbados por los propios vecinos. Ninguna autoridad los ha ayudado, según Maritza Tapia, vecina del lugar.

Los habitantes de los 56 departamentos prefieren callar y ni siquiera abren la puerta de sus casas: “No está la señora”; “estamos ocupados”; “soy menor de edad”, argumentan para no dar entrevistas a este medio.

Los que se atreven a levantar la voz lo hacen para pedir ayuda, incluso, la del Gobierno federal.

Los vecinos se sienten solos y también olvidados. Verónica Mendiola, habitante del departamento 1303, vive en uno de los pisos más dañados por el sismo.

Para subir a su departamento hay que pasar las escaleras rotas, las cuarteaduras de los muros de concreto y la separación de los llamados acordeones que unen al edificio con las bardas.

También hay que caminar cerca de la apertura que hay entre las escaleras y los muros. A simple vista se nota que un niño podría caer fácilmente por el resquicio.

“¡Que alguien se haga responsable de esto!”, pide.

Aunque Verónica agradece el apoyo ofrecido por el Instituto de Vivienda del Distrito Federal (que les daría viviendas para reubicarlos), aclara que ella y muchos no se irían, porque seguramente les ofrecerán casas de interés social que miden 42 metros cuadrados y los vecinos de la unidad habitacional están acostumbrados a vivir en 96 metros cuadrados.

Todo su patrimonio

Verónica cuenta que el viernes, el día del temblor, los visitó el jefe delegacional de Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, para conocer el estado de la construcción.

“Ese día nos dijeron que tendríamos que desalojar, que se realizaría un estudio pero que nosotros tendríamos que pagarlo, que costaría como 100 mil pesos. ¿De dónde quieren que saquemos ese dinero?, si lo tuviéramos, nos habríamos ido”, indica.

Pese a que habla entre escombros, paredes cuarteadas, vidrios rotos, la vecina de la Doctores asegura que estos edificios sí son resistentes, prueba de ello es que con el temblor del 85 no había ocurrido tal magnitud de deterioro. La situación, revela, es producto de la construcción de los edificios del Tribunal Superior de Justicia del DF que están cerca del complejo habitacional y que, según relata, exceden los niveles de construcción permitidos.

Incluso, Verónica habla de un dictamen de la manzana en el cual se alerta de posibles afectaciones con la construcción de edificios que rebasan lo permitido en la zona.

El sismo también dejó daños que no han sido atendidos. En lo alto de la Torre A2 hay un tanque de 3 mil litros de gas que, según los vecinos, está por caer sin que las autoridades de protección civil actúen de inmediato.

Irma Llamas, quien vive en el departamento 403 dice: “Pregúnteme usted si duermo (…), sólo queremos que nos digan si podemos seguir viviendo aquí. Son años de estar aquí, éste es nuestro patrimonio”.

La situación también es complicada para quienes dan a rentar los departamentos en 6 mil 500 pesos ya que nadie querrá vivir en esta zona.

Diana Villavicencio | El Universal

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones