¿Cuánto plástico comemos?

  • Compartidos
 en Salud

A nivel mundial, existe una gran preocupación por la contaminación de plásticos en el medio ambiente.

El problema va más allá de los océanos y animales marinos, debido a que recientemente se detectaron partículas de microplásticos (su tamaño es inferior a los cinco milímetros, pero a veces son microscópicos) en las personas.

Un estudio realizado por la Universidad de Heriot-Watt de Escocia detalló que una persona puede llegar a ingerir de 68.415 a 13.731 partículas de microplásticos cada año.

En promedio, la comida que consumimos a diario puede contener más de 100 microplásticos, los cuales se albergan en el intestino humano.

Estudios en heces

A través de un trabajo piloto, investigadores examinaron muestras de heces de ocho personas provenientes de Italia, Japón, Finlandia, Polonia, Rusia, Países Bajos, Reino Unido y Austria.

Los expertos localizaron una gran variedad de microplásticos.

El gastroenterólogo de la Universidad Médica de Viena (Austria), Philopp Schwabl detalló que los resultados fueron sorprendentes.

Este es el primer estudio de su tipo, así que hicimos una prueba piloto para ver si hay microplásticos que pudieran ser detectados.

Los resultados arrojaron que el plástico con mayor presencia en el organismo humano es el propileno.

“Básico en loa envases de leches y sumos, y el PET, del que están hechas la mayoría de las botellas de plástico.

Además, hallaron 20 microplásticos por cada 10 gramos de materia fecal.

Microplásticos, ¿un peligro para la salud humana?

Hasta el momento no se tiene certeza de las implicaciones de los microplásticos (provienen de la descomposición de plásticos de mayor tamaño) para la salud humana.

Sin embargo, a través de varios estudios ya se detectaron este tipo de partículas en 83% de muestras de agua de grifo de alrededor del mundo.

El indice de contaminación más alto se encontró en Estados Unidos; 94% del total de las muestras estaban contaminadas.

Además, más del 90% de las 39 marcas que venden sal a nivel mundial contiene microplásticos.

Dicha contaminación es mayor en la sal marina, después le sigue la sal de lago y al final queda la sal de roca.

Lo anterior deja ver que cada vez es más difícil controlar el problema de los plásticos y con mayor frecuencia se filtra en los océanos y vida cotidiana, como nuestra alimentación.

No obstante, se recomienda consumir el menor número de productos envasados en plásticos y, en caso de hacerlo, depositar los envases en los lugares establecidos para reciclarse.

Con información de ABC.


Publicaciones recomendadas

Deja un comentario