¿Cuántos años tienes cubiertos para tu jubilación?

  • Compartidos
 en Finanzas

Por Alberto Herrera de GBMfondos

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), la tasa de reemplazo, entendida como el monto de pensión por percibir al momento del retiro como porcentaje del ingreso que recibe el trabajador, es cercana al 28%. Es decir, para un ingreso mensual de $15,000 pesos, la expectativa de pensión mensual es $ 4,200 pesos.

Dicha pensión administrada por tu afore de elección de acuerdo a la Ley del Seguro Social de 1997 podrá ser dispuesta una vez que hayas cotizado mínimo 1250 semanas o lo equivalente a 24.04 años 60 o 65 años de edad respectivamente. Así que, cualquier aportación voluntaria a tu pensión podrá ser dispuesta hasta cumplir lo anterior.

Si tu deseo es percibir una pensión mensual lo más cercano a tu último sueldo o superar el 28% de éste que hoy en día ya se está cubriendo gracias a la retención de tus recursos destinados a la afore, entonces es necesario que realices aportaciones adicionales y las inviertas.

Es así como te presentamos 3 tips para mejorar tu pensión y a la vez mantener el control sobre ésta mediante fondos de inversión.

 

  1.  Define tu horizonte

    Pareciera intuitivo el hecho de definir el horizonte de la inversión al retiro, tan sólo restando a la edad que queremos retirarnos nuestra edad actual. Sin embargo, no necesariamente es así de sencillo, ya que en la vida real el horizonte es condicionado por nuestra expectativa de ingresos e incluso salud en las etapas de acumulación, es decir, bajo el supuesto de que siempre permanezcamos con trabajo y saludables, un buen comienzo es siempre aportar de forma recurrente una fracción del ingreso mensual e invertirlo en fondos de inversión.

    Sin embargo, en caso de que no exista continuidad laboral o interrupción en la percepción de ingresos, lo necesario es planear un horizonte factible con montos iniciales de capital lo más significativos posibles. Contribuciones más elevadas en las etapas tempranas e incluso extraordinarias cuando logremos percibir un excedente, todo lo anterior, acompañado de una disciplina de no disponer de los recursos hasta el fin del horizonte predeterminado. Lo anterior, podría llevarnos a considerar horizontes más cortos de lo inicialmente considerado y en donde el saldo a obtener en el futuro es el criterio principal para determinarlo.
  2. Estructura tu composición de inversión

    La estadística muestra que toda inversión bajo un grado de diversificación permite capturar las ventajas de los distintos movimientos que pueden experimentar los activos en los que consideramos invertir, es decir, compensado movimientos no tan favorables con favorables, así como permite mitigar el riesgo que lleva la inversión, ya que rendimientos pasados nunca serán garantía del comportamiento futuro.

    De ahí, que se debe mantener una estructura clara en la asignación entre las distintas clases de activos en las que deseamos invertir, que van desde fondos de deuda de diversas sensibilidades al evolucionar del mercado, hasta fondos de renta variable con distinta exposición a sectores e incluso regiones. Sin duda, la naturaleza de diversificación en fondos de inversión los hace uno de los productos más adecuados para la planeación previsional.
  3. Rebalanceo

    En este sentido, en la administración del dinero para el retiro, el evitar sobre exposición a los mercados es importante ya que esto puede llevar a obtener resultados distintos a los planeados, de ahí que es muy común considerar las inversiones tipo estilo ciclo de vida, caracterizadas con participaciones de dinero graduales entre fondos de deuda y renta variable, acorde a la evolución de la edad, donde la asignación entre deuda y renta variable permanece constante por periodos de tiempo que se segmentan por la edad, es decir en edades tempranas la exposición  a la renta variable es mayor y conforme pase el tiempo va decreciendo para buscar estabilizar los recursos sin exponerlos a comportamientos desfavorables de los mercados. 

    Por ejemplo, en un periodo de 25 años con aportaciones recurrentes del 5% de un ingreso mensual de 20,000 pesos. Durante los 10 primeros años estaremos manteniendo una exposición mayor a fondos de renta variable entre 20% y 30%. Los siguientes 10 años disminuir la exposición a renta variable para tener entre un 15% a 25%, para finalizar los últimos 5 años de 5% a 0% en renta variable.

    En la siguiente gráfica se puede observar la evolución del saldo y las contribuciones, de tal manera que conforme nos vamos acercando al retiro, el saldo se incrementa y una vez que alcanzamos dicha etapa, el saldo va disminuyendo por el uso constante y la falta de ingresos.

Ahora sabes, además de tu afore, tú puedes mejorar el resultado de tu pensión y tener el retiro deseado mediante aportaciones e inversión; y que mejor que hacerlo a través de fondos de inversión.

 

En GBMfondos más que productos de inversión, creamos experiencias que te ayuden a invertir y sobrepasar tus metas financieras. Si quieres empezar a invertir da clic aquí.


Publicaciones recomendadas

Deja un comentario