Deja de fumar para siempre: consejos para lograrlo de exfumadores

  • Compartidos
 en Salud

A estas alturas de la vida, todo el mundo sabe lo perjudiciales que son para el organismo las más de 3 mil sustancias tóxicas que contiene cada cigarro. Al igual que todos los fumadores conocen lo increíblemente adictiva que es la nicotina.

Entérate Antibióticos: los peligros de automedicarte 

Sin embargo, los únicos que conocen de verdad lo realmente difícil que resulta cuando uno deja de fumar, son aquellos que han intentado alguna vez abandonar el tabaco. Y solo aquellos que lo han conseguido son capaces de decir bien alto “SÍ SE PUEDE”.

La ciencia detrás del “dejar de fumar”

deja de fumar

Cuando uno deja de fumar hay dos aspectos fundamentales que se ven afectados. Por una parte está el componente físico, que es donde se describen los síntomas del síndrome de abstinencia, y luego están los factores psicológicos.

Algunos de los síntomas físicos que se pueden experimentar cuando uno deja de fumar y se detona el síndrome de abstinencia son: nerviosismo, insomnio, aumento del apetito o ansiedad. Y desde el punto de vista psicológico puede llegar a haber cambios en el estado de ánimo. Estos síntomas son limitados, solo duran de tres a seis semanas.

Pero, ¿cómo dejo de fumar?

deja de fumar

Los métodos más eficaces para dejar de fumar y que mayor éxito tienen son aquellos que trabajan ambas vertientes, la física y la psicológica.

El componente psicológico se debe tratar con terapia, ya sea individual o colectiva. Y el factor físico con fármacos como lo son parches o chicles, y en algunos casos antidepresivos, pero estos debe recetarlos un médico.

Más allá de los métodos científicos avalados por los médicos y la ciencia, existen una multitud de técnicas con las que la gente ha conseguido dejar de fumar. Algunas son muy poco ortodoxas, pero si existen personas a las que les han funcionado.

Te interesa Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si comes proteínas en exceso

Consejos de exfumadores:

Alicia Ruiz, 52 años. Fumadora social

“Llevaba fumando más de 10 años, no me acababa los paquetes, pero sí disfrutaba de unos buenos cigarros con una plática y una taza de café. No me consideraba una adicta porque en mis embarazos lo pude dejar sin ningún problema. Mi golpe a la realidad fue cuando la más pequeña de mis hijas se puso a imitarme con una crayola, en ese momento supe que tenía que dejarlo. Empecé comprando cigarros con dosis de nicotina más bajas hasta que mi sistema dejó de necesitarlo. Ahora tengo más de 10 años sin fumar y las veces que lo he probado ya no me gusta, no me provoca una buena sensación.”

Javier de Benito, 27 años. Fumador adicto

“Fumaba casi un paquete diario. Disfrutaba mucho fumando, sobretodo después de hacer deporte. Un día decidí que dejaba de fumar y punto. Fuerza de voluntad, tan solo no hacerlo. Un día dije que ese era mi último cigarro y así fue. Simplemente dije que no fumaría más y no lo hice. Ahora lo echo de menos, pero ya llevo 6 años sin probarlo”.

dejar de fumar

Vero Pascual, 37 años. Fumadora adicta

“Fumaba desde los 15 años. Fui a un centro en el que trabajan con Energía Universal (técnica similar al Reiki). Durante tres días te concentran una energía en la muñeca y en la coronilla. Durante esos días fumé con normalidad. El último día me hicieron un ritual al cigarro el cual lo tuve que fumar allí. Empecé a marearme a las tres caladas, pero me dijeron que debía fumar hasta el final. El tabaco me sabía fatal y pensé que no podría continuar, pero hice caso. Después me senté y comenzó mi vida sin tabaco. Al ponerme al lado de gente que fumaba no sentía ninguna necesidad, ni ganas, ni siquiera me molestaba el olor.”

Pepe Tejero, 49 años. Fumador compulsivo

“Fumaba un paquete y medio diario mínimo. Lo dejé sin nada en absoluto por una apuesta. Me motivé pensando en no pagar la apuesta, que era una cena en el Asador Donostiarra. En realidad, sigue vigente. Llevo dos años sin fumar.”

Virginia Nieto, 39 años. Fumadora adicta

“Tengo un problema de coagulación de sangre y sabía que tenía que dejar el cigarro sí o sí. Lo intenté hace cuatro años sin ningún sistema y lo pasé fatal. Tuve pesadillas, sudores y me mareaba. Probé la hipnosis clínica y no he vuelto a tener ganas de fumar. No he tenido síndrome de abstinencia en absoluto. Se lo recomiendo a todo el mundo.”

Te recomendamos Las personas que corren más enferman menos del corazón, ¿verdad o mito?


Publicaciones recomendadas