Dejan su huella en antros cárteles en la ciudad

  • Compartidos
 en Noticias, Seguridad

Deja crimen su huella en antros

Aun cuando en reiteradas ocasiones las autoridades capitalinas han negado la presencia de cárteles en la Ciudad, desde al menos seis años su huella se ha hecho visible en los antros.

Según averiguaciones previas en la PGR y la Procuraduría del DF, operan sobre todo en la zona Roma-Condesa y el llamado corredor Insurgentes.La historia de violencia ligada al narcotráfico podría tener un primer capítulo dentro del bar Dobberman, ubicado hasta 2011 al sur del DF.

En 2009, testigos declararon que ahí Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, entonces operador del Cártel de los Beltrán Leyva, ofreció 300 mil dólares a agentes del Grupo Especial de Reacción e Intervención de la PGJDF a cambio de asesinar a un federal.

Cuatro años después, Ismael García Polo, gerente del Dobberman, fue ligado al bar Heavens, donde secuestraron y posteriormente asesinados 13 jóvenes en mayo de 2013.

Ese crimen se atribuye a La Unión Insurgentes, que desde hace al menos 6 años controla la zona Roma-Condesa y el corredor Insurgentes.A este grupo también se le adjudica la ejecución del dueño del bar Life, en la Condesa, en junio pasado.

Valdez Villarreal fue detenido en agosto del 2010, entonces “El JJ” tomó su sitio, pero en enero del siguiente año fue capturado por haber disparado en la cabeza al futbolista Salvador Cabañas en una discusión en el Bar Bar ubicado en Insurgentes Sur.

Entonces, la droga la comenzó a distribuir en la zona de antros un grupo autollamado La Mano con Ojos, encabezado por Óscar Oswaldo García Montoya, ex escolta de Arturo Beltrán Leyva y “La Barbie”.

El expediente FCUH/CUH-3/T1/1031/10-10 da cuenta, en el 2010, del surgimiento de otro grupo que pretendía penetrar en la venta de droga: La Unión.

Tras la captura de García Montoya, La Unión se apoderó del tráfico en el corredor Condesa-Roma, hasta que en el 2013 un dealer fue asesinado afuera del bar Black Condesa, que desató el caso Heavens.

Tres meses antes había sido ejecutado mientras caminaba por la Zona Rosa, Fernando López Salinas, abogado y empresario ligado a los Beltrán Leyva hasta que se volvió testigo de la PGR contra “La Barbie”.

Tanto la Policía y Procuraduría capitalinas implementaron operativos en el corredor Roma-Condesa, pero hasta el momento no han detenido al homicida del dueño del bar Life.

Reforma


Publicaciones recomendadas

Comentarios