Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

  • Compartidos
 en Salud

Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

Desde 2008, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. El objetivo es ubicar en la agenda global la necesidad de mejorar su calidad de vida e inscribirlos plenamente en la sociedad. En el día mundial del autismo se rinde homenaje a los niños autistas y sus familias que a diario enfrentan este trastorno.

¿Qué es el autismo?

Es un conjunto de condiciones que afectan el neurodesarrollo y el funcionamiento cerebral. Se conoce como Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y su prevalencia a nivel mundial según la OMS es de 1 de cada 160 niños. En México la proporción de personas que tienen algún grado de TEA es 1 de cada 115, aproximadamente.

Los síntomas suelen manifestarse en la infancia y se mantienen en la adolescencia y edad adulta. En los últimos años han ido en aumento los casos diagnosticados dentro del TEA, aunque no existe una razón específica. Por ello la importancia de conocerlo y visibilizarlo en el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.

Se caracteriza, principalmente, por la afectación de las habilidades comunicativas y la interacción social. Existe un patrón de comportamiento que incide en la capacidad de la personas para adaptarse a las demandas del entorno. Esto provoca que se puedan experimentar reacciones de híper o hiposensibilidad hacia estímulos sensoriales auditivos, visuales, táctiles, entre otros. el TEA también puede presentarse asociado con otros trastornos del neurodesarrollo como la discapacidad intelectual o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Clasificación del trastorno

Manual Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) identifica en su última edición 4 subtipos de TEA.

1. Autismo o Síndrome de Kanner

Recibe el nombre por el médico que estudió y describió el trastorno en los años 30. Las personas en este espectro están inmersas en su propio mundo. Son propensos a mostrar comportamientos repetitivos y muy sensibles a estímulos externos como sonidos. Suelen estresarse cuando se exponen a ruidos específicos o luces brillantes.

2. Síndrome de Asperger

Es el más complicado de diagnosticar ya que los individuos muestran una inteligencia media o alta. Por lo tanto, es posible que no se valoren de manera adecuada las dificultade sy limitaciones que presentan. El déficit se encuentra en el campo de las habilidades sociales y el comportamiento. Puede comprometer su desarrollo e integración social y laboral. Las personas con este síndrome carecen de empatía, muestran poca coordinación psicomotriz, no entienden las ironías ni el doble sentido.

3. Trastorno desintegrador infantil o Síndrome de Heller

Puede aparecer entre los 2 y 10 años. Afecta el lenguaje, función social y motricidad, pero se caracteriza por el carácter regresivo y repentino. Esto genera que la persona se dé cuenta del problema. Suelen tener un desarrollo normal pero de pronto se produce una pérdida de las habilidades adquiridas previamente y la manifestación de los déficits sociales y comportamientos típicos del autismo.

4. Trastorno generalizado del desarrollo no especificado

Hay casos en que los síntomas clínicos de la persona no encajan en los tres tipos anteriores. Las características del trastorno se muestran demasiado heterogéneas por lo que se utiliza la etiqueta “trastorno generalizado de desarrollo no especificado. Se identifican comportamientos como el déficit de recirpocidad social, problemas severos de comunicación, intereses y actividades peculiares y restringidas.

Lee también: Día Mundial del Síndrome de Down 

Con información de Psicologiaymente.net


Publicaciones recomendadas