Dijeron que el Rébsamen no caería

  • Compartidos
 en Destacados

Tres Directores Responsables de Obra (DRO) con registro ante el Gobierno de la Ciudad aseguraron, entre 2014 y 2017, que el Colegio Rébsamen era apto para aguantar sismos.

En 2014, el arquitecto Mario Velarde Gámez, DRO 1990 de la Ciudad de México, firmó una responsiva en la que avalaba que la edificación no tenía daños estructurales y que el comportamiento de su cimentación en las pruebas de carga era satisfactorio.

Por su cuenta, el director corresponsable de seguridad estructural, ingeniero Francisco Arturo Pérez Rodríguez, firmó un dictamen pericial en el que afirmaba que, tras hacer una inspección ocular, pudo constatar el buen estado del edificio.

Con estos documentos, la dueña, directora y representante legal del colegio, Mónica García Villegas, obtuvo en septiembre de 2014 un certificado de seguridad estructural de la Delegación Tlalpan, con cinco años de vigencia.

En junio de 2017, otro Director Responsable de Obra, Juan Apolinar Torales Iniesta, firmó una responsiva para hacer el trámite de “Aviso de visto bueno de seguridad y operación” de los dos predios en los que se ubicaba el plantel: Rancho Tamboreo 11 y Rancho Tamboreo 19.

En ambos casos, después de hacer inspecciones y pruebas, el DRO con registro 1119 aseveró que se cumplía con el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal.

Entérate

El Colegio Enrique R. no podía operar como escuela.-Invea

El Colegio acababa de cumplir 33 años. Para operar, contaba con una licencia de construcción de 1983, en la que se autorizaba solamente el uso de suelo para Jardín de Niños y “dos departamentos en cuatro niveles”.

En 1984, obtuvo una licencia de ampliación, para la construcción de un “local de especialidades en tres niveles” que, según vecinos, operó durante muchos años como un taller de autos.

En 1990, los propietarios tramitaron una constancia de zonificación de uso de suelo para operar como secundaria. Para ello, hicieron valer derechos adquiridos, pues en la Colonia Nueva Oriental Coapa se prohibía ese uso específico.

Y, en 2003, tuvieron que tramitar otro certificado de derechos adquiridos ante la entrada en vigor de un nuevo Programa de Desarrollo Urbano, argumentando que sus licencias para operar como escuela databan de fecha anterior a la entrada en vigencia.

En el momento del sismo, el Colegio Rébsamen operaba como jardín de niños, primaria y secundaria, y contaba con dos amplios departamentos en los que habitaban Mónica y Enrique García Villegas.

En el edificio donde se hallaban esos departamentos murieron 19 niños y siete adultos; 11 menores más fueron rescatados de entre los escombros.

Ernesto Núñez

Fuente: Reforma


Publicaciones recomendadas