Suscribirme

El juicio contra Hernán Cortés

Sin categoría
julio 29, 2010

Una narrativa de Juan Matías, testigo de la historia

– El Municipio de México, Núcleo del Gobierno Hispano…-

“Así el licenciado Luis Ponce de León pidió al escribano que diera lectura a la Real Cédula generada en Toledo el 4 de noviembre de 1525, la cual se refería a que el mismo Ponce de León era nombrado Juez de Residencia… para Hernán Cortes”.

Hola, de regreso a estas andanzas, Juan Matías, su servidor, intentará narrarles como fue el conflicto que provocó el famoso y poco estudiado juicio de Residencia de Hernán Cortés, generado por los graves enfrentamientos que el de Medellín tuvo con los Capitulares del Ayuntamiento de México.

Todo inició el 4 de julio de 1526 cuando el Cabildo del Ayuntamiento de México se reunió en lo que llamaban Iglesia Mayor, que es la Catedral Metropolitana; se encontraba también el Gobernador y Capitán General, Don Hernán Cortes; el Alcalde Mayor, Juan de Ortega; el Tesorero, Alonso de Estrada; el Contador, Rodrigo de Albornoz y algunos vecinos que de alguna manera tenían vela en el entierro; en verdad algo pasaba que intrigaba a los presentes, era raro que en el Cabildo llamaran al Gobernador a una sesión ordinaria; en el ambiente se sentía preocupación, así permaneció hasta que el Licenciado Ponce de León solicitó al Escribano Público que diera lectura a la Real Cédula generada en Toledo el 4 de noviembre de 1525, la cual determinaba que el mismo Ponce de León era nombrado juez de Residencia, es decir tenía que preparar toda la documentación para realizar un juicio contra el propio Hernán Cortés; y mientras esto sucedía, le quitaban gran parte del poder que mantenía desde la Conquista; daban, con esa determinación un golpe casi mortal al vencedor de Tenochtitlan.

De tal forma el Juez de Residencia obtenía los oficios de justicia que estaban englobados en el cargo de capitán general, la capacidad de nombrar a los Alcaldes del Ayuntamiento también fueron quitados a Hernán Cortés y otorgados al licenciado Ponce de León, quien tenía que enterarse de como todos los funcionarios de la Ciudad de México y de las provincias, habían ejercido sus funciones desde que la tierra había sido conquistada, reuniendo la información que más tarde sirvió para enjuiciar a Cortés, quitándole todo su poder.

Sin embargo, los conflictos provocados por el Ayuntamiento de México en el plano de la política de la Nueva España no terminaban; unos días después de que el juez de Residencia había tomado posesión, el16 de julio, Ponce de León se encontraba moribundo, y muy a su pesar tuvo que convocar, en su casa, una sesión extraordinaria con los oficiales de la Real Audiencia y capitulares del Cabildo de la Ciudad de México, y transmitir sus poderes al Licenciado Marcos Aguilar; nombrándolo Alcalde Mayor de la Nueva España; imagínese, querido lector, el nombre verdadero del título que desde España traía Ponce de León fue Alcalde Mayor de la Nueva España, lo que nunca se explicó hasta ese entonces.

Así se efectuaron los hechos, pero cuando Ponce de León murió, el Ayuntamiento de México y su Cabildo pone en duda la delegación de poderes, ya que consideran que podrá haber expirado con la muerte del podernante. Buscando solución a tal conflicto, el 20 de julio de 1526, en sesión de Cabildo se determina pedirle a Hernán Cortés tomara de nuevo el Gobierno y los poderes que le habían dado a Marcos de Aguilar, hasta que el Rey determinara quien y como gobernaría la Nueva España.

Aunque era una oportunidad magnífica para recuperar todo el poder, Cortés se niega a seguirle el juego al Cabildo, y éste tomó la iniciativa de intentar resolver la cuestión y se la pasó buscando algún letrado para que determinara la legalidad de aquel cambio de poderes en la Nueva España, al grado de preguntarle al propio Licenciado Marcos de Aguilar y a Hernán Cortés. En fin, poco duro el conflicto ya que Marcos de Aguilar era un anciano enfermizo y falleció el primero de marzo de 1527, sin dejar sucesor del cargo; tiempo después la Corona Española nombra como justicia mayor de la Nueva España al Tesorero Alonso de Estrada, mientras Hernán Cortes es destrozado en su juicio de Residencia….

Los hechos que he narrado, son auténticos, vividos en aquella época en que desde la Ciudad de México se intentaba organizar lo que sería el Virreinato de la Nueva España, y fueron esos conflictos provocados por el Ayuntamiento de México, los que derrotaron a Cortés y propiciaron la instauración de la Real Audiencia de México, como un órgano de gobierno en la Colonia… hasta la próxima.


* Revista Ritos y Retos del Centro Histórico, núm. 5, nueva época.

Etiquetas:

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones