El Tren Maya, peor que el proyecto de Peña Nieto

  • Compartidos
 en Columnas invitadas

Por: Efraín Gala 

Si el Tren de Peña Nieto costaba una décima parte de lo que cuesta el de López Obrador, entonces, el Tren Maya tendría que llevar al menos, en el primer año de operación, a 60 millones de pasajeros y transportar 14 millones de toneladas de carga. Además, la estancia de los turistas extranjeros tendría que ser de ¡30 noches adicionales de vacaciones en nuestro país!

Un gran mito que han querido vendernos los presidentes en turno se refiere a las grandes obras de infraestructura, los megaproyectos. Peña Nieto ha sido el más ambicioso. Además del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAIM) y del Tren México–Toluca, quería hacer el tren “bala” de México a Querétaro y el de Mérida a la Riviera Maya. “Afortunadamente” sólo se están construyendo el NAIM [1] y el Tren México–Toluca, los dos con severos problemas de diversa naturaleza. Ninguno de estos cuatro proyectos tenía estudios costo-beneficio correctamente realizados, pero su equipo los aprobó de todas maneras. Fueron problemas presupuestarios los que hicieron que el Tren Mérida–Riviera Maya se cancelara y el México-Querétaro se suspendiera, de otro modo hoy tendríamos cuatro grandes construcciones con problemas, en lugar de sólo dos.

De acuerdo con el estudio de Costo–Beneficio que se realizó para el proyecto del Tren Mérida–Riviera Maya, su demanda iniciaría (en el año 2018) con poco más de 6.3 millones de pasajeros al año y llegaría en el año 2047, a 17.8 millones. Asimismo, hubiera tenido una demanda de carga de 1.4 millones de toneladas en 2018 y llegaría a 4.9 millones en el año 2047. Según el mismo documento, el valor presente de los beneficios por el transporte de pasajeros y carga ascendía a 1.74 miles de millones de pesos de 2014, pero el costo total del proyecto en valor presente era de 15.6 miles de millones de pesos de ese mismo año, lo que resultaba en una pérdida de casi 14 mil millones de pesos. El proyecto obviamente no era rentable para el país.

Sin embargo, como era un proyecto presidencial y al presidente no se le puede decir que no, sus “equipos de trabajo” de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a quienes correspondía hacer el estudio de costo–beneficio y revisarlo, respectivamente, se les ocurrió justificarlo diciendo que, debido a la construcción del Tren, los turistas extranjeros se quedarían tres días más en el país, lo que generaría un ingreso neto para México de casi el 70 por ciento de cada dólar adicional que gastarían dichos turistas durante su estancia adicional.

Por supuesto, tal justificación es completamente irreal; tanto los turistas extranjeros como los nacionales tienen sus días de vacaciones limitados, ya que deben volver a sus trabajos, o a sus estudios. Y no se quedarían tres días más sólo porque hubiera un Tren en la península de Yucatán.

Ahora el presidente electo nos anuncia la construcción del Tren Maya, el cual tendría un costo de 150 mil millones de pesos, una longitud de 1,500 kilómetros y 17 estaciones, entre las que destacan Mérida, Cancún, Tulum, Campeche, Escárcega, Candelaria y Palenque. Imagínese, si el Tren de Peña Nieto no era rentable, el cual unía dos de las poblaciones más grandes y turísticas de la región (Mérida, con alrededor de un millón de habitantes y la Riviera Maya, que junto con Cancún tienen un millón 200 mil), ¿cómo podría ser rentable si solamente se estaría agregando a Campeche, con alrededor de 300 mil habitantes, a Escárcega con 35 mil, a Candelaria con menos de 20 mil y a Palenque con 50 mil?

Se podría argumentar que lo importante es la cantidad de turistas y no la población, lo cual es cierto, pero actualmente los turistas que se hospedan en Cancún y quieren ir a Palenque, o a cualquier otro lugar de la península de Yucatán, tienen ese servicio, ya sea de transporte o de excursión. Con autobuses de lujo, que pasan por cada uno de los hoteles donde están hospedados los turistas y al regreso los dejan en el mismo lugar.

Podría argumentarse, para justificar el proyecto, que se podría incrementar el número de turistas que viajarían en el Tren Maya, pero las cifras difícilmente podrían siquiera acercarse a las que se necesitarían para hacerlo rentable.

Si el Tren de Peña Nieto costaba una décima parte de lo que cuesta el de López Obrador, entonces, el Tren Maya tendría que llevar al menos, en el primer año de operación, a 60 millones de pasajeros y transportar 14 millones de toneladas de carga. Además, la estancia de los turistas extranjeros tendría que ser de ¡30 noches adicionales de vacaciones en nuestro país! Todo esto es irreal. Por ejemplo, para que el tren pudiera llevar 60 millones de pasajeros al año, tendría que desplazar a 1.5 millones de autobuses al año, en una zona donde, de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para el año 2017, la máxima cantidad de autobuses que circulan anualmente son poco más de 50 mil.

Lo que es un hecho es que el Tren Maya no combate la pobreza y su construcción empobrecerá al país. Pero aún más importante, de acuerdo con los Lineamientos para la elaboración y presentación de los análisis costo–beneficio de los programas y proyectos de inversión, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el presidente electo no puede anunciar la construcción del Tren Maya sin tener los estudios técnicos, legales, ambientales y de costo–beneficio social que lo justifiquen. Es imposible que los tenga en menos de cinco meses, que es el tiempo que ha pasado desde que ganó las elecciones. Si los miembros del equipo de asesores del presidente electo no se lo han informado, serían corresponsables de lo que sería uno de los elefantes blancos más grandes de la historia de nuestro país. Nuevamente, no estoy atacando al presidente electo, sólo le pido que tome las cosas con calma (como él decía) y que junto con su equipo elabore un plan de trabajo realista y sin las prisas que llevan a errores lamentables, como ha sido la experiencia reciente. Estoy seguro de que sus intenciones son buenas, pero eso no es suficiente. De las mejores intenciones se han generado las peores tragedias para los países de América Latina. Por eso tenemos los niveles de crecimiento económico y de pobreza que tenemos.

* Efraín Gala es Director del Centro de Evaluación de Proyectos del ITAM. Es experto invitado de México, ¿cómo vamos?

[1] El lunes 29 de octubre el Presidente Electo anunció la cancelación del Proyecto del NAIM, citando como justificación los resultados de la consulta realizada en los días previos.

Con información de Animal Político


Publicaciones recomendadas