El veganismo y su ¿impacto ambiental?

El veganismo y su ¿impacto ambiental?

El veganismo es la práctica de eliminar de la dieta de una persona todo tipo de productos de origen animal, incluidos los lácteos, huevo y la miel. Sin embargo, existen posicionamientos encontrados respecto a qué tan bueno es para el medio ambiente.

Lierre Keith, ecologista y autora de El mito vegetariano, quien es citada por el diario El Mundo de España, menciona que la mayoría de las personas que practican el veganimso, creen que su dieta es lo mejor que pueden hacer para detener el desastre ecológico.

Y están completamente equivocados, no por sus valores, que son perfectamente válidos, sino porque no entienden que la agricultura es la cosa más destructiva que los humanos le han hecho al planeta, menciona.

Imagen de El arte de pensar

Al respecto, Claudio Bertonatti, uno de los naturalistas más reconocidos de Argentina, menciona que aunque el veganismo no ocasiona muertes directas, sí lo hace de forma indirecta; lo que comen implica procesos en los cultivos.

Trigo, arroz, maíz, la mayoría de los veganos los comen. El primer impacto de los cultivos masivos es la deforestación: desalojamos a la naturaleza para plantar. En Argentina directamente se quema la selva y se queman nidos con lanzallamas. Luego hay que defender la siembra de las aves que vienen a hurgar, por lo que muchos propietarios distribuyen granos envenenados.

Hay quienes tienen otra perspectiva

Sin embargo, existen investigaciones que consideran que el veganismo no tiene un efecto negativo al ambiente. Por ejemplo, señalan que la producción de carne se pierde agua potable, tierra fértil y aire puro. Mencionan que los animales de granja producen 130 veces más excremento que la población humana y sus desechos contaminan los ríos y lagos.

Los excrementos de los animales emiten gases que envenenan el aire en las granjas —gases como el sulfuro de hidrógeno y el amoníaco— así como el metano y el óxido nitroso, principales causantes del cambio climático, señala la pagina Bienestar Humano.

La carne no es el único alimento que aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero. El arroz, que se produce en 163 millones de hectáreas, en casi el 12 por ciento del total de zonas cultivables del mundo,  tiene una de las huellas de carbono más altas porque produce muchísimo metano.