Enfermedades neurológicas pueden causar desnutrición en mexicanos

  • Compartidos
 en Salud

Enfermedades neurológicas como Alzheimer y Parkinson pueden complicarse o provocar desnutrición, por lo que es indispensable incluir un tratamiento interdisciplinario, que incluya seguimiento nutricional para los pacientes, destacó la doctora y académica Elizabeth Pérez Cruz.

Comentó que factores propios de estas enfermedades provocan desnutrición e incrementan el riesgo de contraer infecciones y señaló que el Parkinson, caracterizado por movimiento incontrolable del paciente, ocasiona gasto energético no compensando, al igual que dificultad para deglutir.

La especialista apuntó que padecimientos agudos como traumatismo craneoencefálico, accidente cerebrovascular, derrame o hemorragia cerebral, así como lesiones medulares y trastornos de epilepsia, pueden afectar a personas con buen estado nutricional previo y caracterizarse por alterar el metabolismo.

Estos casos se deben evaluar e intervenir nutricionalmente, de preferencia dentro de las primeras 24 horas tras ocurrir el evento, ya que debido a la dificultad de deglución y el riesgo de aspiración pueden comprometer su pronóstico, señaló.

En un comunicado de la Universidad del Valle de México, la académica explicó que las enfermedades neurológicas se han convertido, por su prevalencia y repercusión individual, familiar y social, en uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados.

Agregó que pese a ello, no está generalizado un tratamiento nutricional paralelo, y existen alternativas que podrían favorecer la salud de las personas en esta situación.

Pérez Cruz remarcó que quienes sufren de sobrepeso, aumento de colesterol y triglicéridos están predispuestos a algunas enfermedades neurológicas, como pueden ser los eventos vasculares cerebrales, por lo que recomendó mantener una alimentación balanceada, con aporte de vitaminas y minerales.

Indicó que la ingesta no excesiva de calorías, las dietas moderadas en grasa, el consumo de algunos aminoácidos, así como el consumo de vitaminas antioxidantes y del complejo B y minerales están relacionados con el cuidado adecuado de funciones metabólicas cerebrales.

Fuente: UNAM Global 
Publicaciones recomendadas