¡Entérate! Los tipos de extorsión que existen

  • Compartidos
 en Seguridad

El delito de extorsión en México va en aumento de acuerdo con datos de Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En los últimos tres años, se ha incrementado 17.7 por ciento; al pasar de tres mil 742 de septiembre de 2016 a cuatro mil 407 en el mismo mes de 2018.

Pero,¿sabes qué es la extorsión? La Policías Federal señala que este delito tiene su origen a principio del año 2000, cuando el acceso a la telefonía celular se amplió a un mayor número de sectores de la población. En la mayoría de las ocasiones eligen a sus víctimas al azar o tomando información publicada en las redes sociales. 

Imagen de Animal Político

En la extorsión la delincuencia utiliza la violencia psicológica para intimidar a las víctimas, como por ejemplo, utilizando agresiones verbales. En otras ocasiones aprovechan la buena fe de las personas para engañarlas.

Los tipos de extorsión

La Policía Federal identifica dos tipos de extorsión: directa e indirecta.

La primera es cuando el malhechor se presenta físicamente en el lugar y con la persona que pretende extorsionar. Menciona que pertenece a una banda delictiva y amenaza con privar de la vida a algún familiar o a la víctima; así como causar afectaciones materiales si no se entrega una cantidad periódica de dinero.

Imagen de La Prensa

La extorsión indirecta tiene seis las modalidades, en donde los criminales utilizan como herramienta el teléfono o celular.

  • Ganaste un premio. Llaman para decir que has ganado un premio, viaje, vehículo dinero en efectivo; el delincuente solicita un depósito para que te sea entregado.
  • Secuestro virtual de un familiar. Recibes una llamada en donde te indican que tienen a un familiar, incluso, pasan un audio de una persona llorando y pidiendo ayuda. Exigen dinero para liberarlo.
  • Familiar detenido. Se hacen pasar por un familiar que hace mucho no ves o no tienes contacto. Hacen que la víctima dude y en el transcurso de la plática obtiene información. Por ejemplo: ¿Eres tú, tío Pepe?”, a lo que el delincuente contestará: “Sí, soy tu tío Pepe”.
  • Amenaza de muerte o secuestro. En un tono agresivo el delincuente menciona que la casa esta vigilada. En ocasiones usa información real que obtuvo previamente  y eso provoca nerviosismo. Pide dinero para evitar el secuestro o la muerte.
  • Amenaza de supuestos funcionarios. Se hace pasar por una autoridad vinculada a la seguridad o procuración de justicia e informa que tiene detenido a un familiar. Exigen un monto a cambio de la liberación.
  • Deudas contraídas. Se hace pasar  por una persona de una institución bancaria o compañía encargada del cobro de cuentas. El tono va de agresivo a más amable, con la promesa de evitar un daño mayor si se hace un pago mucho menor de la supuesta deuda.
Actualmente existen otras modalidades como el secuestro virtual de la víctima, en el cual el delincuente amenaza y solicita que no llame a ningún familiar. Posteriormente, menciona que apegue su celular y pide acudir a una tienda de conveniencia o autoservicio para comprar un celular nuevo y proporcionar el número al delincuente. Luego le piden a la víctima que acuda a un cuarto de hotel, mientras se comunican con su familia para pedir el rescate y que lo dejen en un punto acordado. En ningún momento la víctima tiene contacto con el delincuente. 
Otra de las nuevas modalidades de extorsión es el acceso a perfiles o mensajería celular. Adquieren datos y fotografías de los perfiles de usuario de sus posibles víctimas. La información que recaban la usan para intimidar. En otros casos, el extorsionador envía imágenes de la supuesta víctima a sus familiares, a quienes les pide realizar un pago a cambio de su liberación.

Publicaciones recomendadas

Comentarios