¿Es positivo o negativo el videoarbitraje?

  • Compartidos
 en Destacados

Los partidos de fútbol despiertan todo tipo de emociones, sobre todo en los instantes decisivos. Las discusiones sobre las jugadas polémicas siempre están servidas, y parecen ser una parte consolidada de este deporte. No obstante, las competiciones más famosas, como la Liga de Campeones de la UEFA, mueven cantidades millonarias de dinero que en ocasiones dependen de las decisiones que toma el árbitro en momentos clave. Por ello y por un juego más justo, nació el VAR o videoarbitraje, un sistema de cámaras que tiene el objetivo de grabar todo lo que sucede en el campo.  

Cómo se usa el VAR

Las mencionadas cámaras están distribuidas de tal manera que puedan hacerse varias tomas de las jugadas. De este modo, es sencillo comprobar si un jugador ha sobrepasado realmente una línea del campo o si ha realizado una falta. Así pues, el videoarbitraje tiene la potestad de anular goles, rectificar tarjetas o sumarlas. En principio, el uso de estas cámaras está reservado para los momentos de duda en ciertas jugadas, pero este sistema también puede avisar al árbitro si se le ha pasado por alto alguna acción que requiera una sanción. A través de un dispositivo portátil, el colegiado determinará si debe o no responder a la sugerencia del VAR.   

En principio, el VAR se aplicará obligatoriamente en una serie de acciones. Para empezar, todos los goles serán supervisados. Aún así, la autoridad de las cámaras solo podrá anular los goles cuya última jugada sea polémica. Esto significa que, si la acción anterior lo es, pero el árbitro no lo ha señalado, el gol sería válido. Por otro lado, los penaltis también serán validados por el VAR, al igual que las faltas graves. En ocasiones, cuando una jugada implica a muchos futbolistas, resulta complicado determinar la identidad de los causantes de una falta. En este caso, las cámaras ayudarán.  

El nuevo papel del árbitro

La aparición de estas cámaras hace preguntarse en qué posición queda el colegiado, tema que ha despertado todo tipo de críticas. Éste sigue teniendo la autoridad máxima en el partido, por lo que podrá ignorar al VAR en la mayoría de las ocasiones. Sin embargo, cuando éste muestre de forma evidente un error en una jugada clave, el árbitro deberá aceptarlo. Este método resulta ofensivo para un sector de aficionados, dado que en cierto modo desprestigia la figura del árbitro. Para otros, el apoyo tecnológico no es una forma de criticar el trabajo del que está en el campo, sino un apoyo.

Las opiniones son tan diversas, que también existe un grupo de expertos que consideran que las cámaras deberían tener un papel más relevante para dejar al colegiado en segundo plano. De esta forma, consideran que las sanciones serían más justas y los resultados más reales. Aunque esta forma de pensar puede quitarle “magia” a los partidos, dado que probablemente habría que parar más veces el juego, terminaría con todos los titulares polémicos que aluden a las supuestas equivocaciones de los árbitros.  

La tecnología en otros ámbitos como el póker

A pesar de las discrepancias que ha despertado el uso del VAR, la tecnología y el deporte no tienen una relación complicada. Un ejemplo de ello es el póker, que a diferencia del fútbol, puede jugarse de igual manera online o presencial. En el primero de los casos, los avances de la nueva era tecnológica han ayudado a que éste se establezca en la red. De esta forma, los aficionados y profesionales pueden realizar partidas desde cualquier lugar de forma sencilla. Lo único que necesitan es conexión a internet y un dispositivo en el que puedan conectarse.

Las gafas de realidad virtual y otros tipos de accesorios han ayudado a complementar la experiencia online en el juego de cartas, pues ahora los jugadores tienen la posibilidad de trasladarse a un casino de Las Vegas sin moverse de su habitación. Además, aficionados con movilidad más reducida o menos posibilidades para viajar, pueden disfrutar del póker y otras disciplinas similares sin ningún problema.

Prevención de lesiones

Otras aportaciones que ha hecho la tecnología en el mundo del deporte tienen que ver con la salud. Thermohuman, por ejemplo, es una compañía que utiliza una cámara capaz de localizar asimetrías en la temperatura de los jugadores. Con este descubrimiento, es posible detectar las partes del cuerpo más sobrecargadas y con riesgo de sufrir una lesión inminente. Después de haber sido usado por equipos tan famosos como el Liverpool, se puede afirmar que es todo un éxito.

No hay duda de que la tecnología puede suscitar numerosas opiniones, pero generalmente es más objetiva que el ojo humano y puede ser muy útil en los deportes. Por ello, resulta cuestión de tiempo que las personas que están en su contra se acostumbren a su uso en cada partido.


Publicaciones recomendadas