Etiqueta en la mesa: una guía básica de modales gastronómicos

  • Compartidos
 en Destacados

¿Por qué tantos cubiertos?, ¿para qué es esta copa?, ¿cómo sabrá el mesero que ya terminé? Éstas y más dudas de etiqueta en la mesa son respondidas en esta edición de Mundano por una experta en protocolo.

Si eres anfitrión o el invitado a una cena, en un restaurante o un evento especial, la experta en protocolo Susana Carrillo, profesora de posgrado en la Escuela de Administración de Instituciones (ESDAI) de la Universidad Panamericana, da algunos consejos básicos a los lectores de Mundano, para no volver a tener la necesidad de copiarle al de a lado.

Carriles explica en el video de arriba cómo saber de cuántos tiempos será la comida, para qué sirve cada cubierto, por dónde se empiezan a tomar, cuál es la copa de vino y cuál la de agua y cómo diferenciar el plato de pan del que sirve como base de la taza de café.

Todas estas “reglas”, sin embargo, tienen que llevarse de manera natural, sin parecer forzado o regañado.

5  TIPS RÁPIDOS

1. Tacos, tortas, hamburguesas, tostadas, pizza… ¿está mal comerlos con la mano? Por supuesto que no, de acuerdo con la experta, de hecho están hechos para comerse así. En algunos restaurantes, sobre todo de pizza o hamburguesas, ofrecen cubiertos para la comodidad de los clientes, que por cuestión de temperatura o tamaño decidan usarlos, pero no está mal visto no utilizarlos.

2. Quizá alguna vez alguien te ha regañado por soplarle al plato de sopa para que se enfríe, y sí, tiene razón, aun cuando se ve un poco mejor sólo mover la cuchara para revolver el contenido, no es lo ideal. Lo más recomendable es consumir la sopa, caldo o crema que está en las orillas del plato, pues la parte central – por donde la mayoría solemos empezar– concentra más el calor.

3. Ya sea un restaurante, una cena o una boda, lo aconsejable es colocarse la servilleta en las piernas tan pronto como se toma asiento, pues aunque la comida puede tardar, las bebidas comienzan a llegar y es mejor evitar que algo se derrame sobre la ropa.

4. Las copas de tallo largo (generalmente con vino o agua), se toman justo de ahí, ya se con uno, dos o tres dedos, justo para no calentar el contenido.

5. Las copas coñaqueras, es decir, las de tallo corto, se abrazan con los dedos de la mano pues el calor libera sus propiedades.

Susana Carrillo Canales, consultora en imagen pública

Sin embargo

Recent Posts