Suscribirme

Evita dormirte al leer

Leer es una de las actividades mas productivas que podemos hacer

mayo 17, 2017

Sillón cómodo, ningún ruido y un buen libro. El plan perfecto…hasta que te dormiste. Muchas veces nos disponemos a disfrutar de ese momento placentero de la lectura y terminamos entregados a los sueños más profundos. Leer es una de las actividades mas productivas que podemos hacer, para aprender y entretenernos por eso es importante entender las razones de las ganas de dormir cada vez que tomamos un libro.

Pero, ¿por qué sucede esto?

Probablemente sea debido a cómo, qué, cuándo y dónde estás leyendo. Y en casos más extremos, a la posibilidad de padecer alguna patología del sueño.

El momento del día que una persona elige para leer es fundamental, si una persona se pone a leer a la hora de la siesta, entre la 1 y las 3 de la tarde, lo más probable es que cabecee o tienda a dormirme y si lo hace después de las 11 de la noche, seguramente se quedará dormida.

La razón detrás de esto es un complejo mecanismo que atraviesa el ser humano en torno al sueño. Hay dos momentos en el día donde la curva de vigilia, el estar despierto, desciende. Uno es la siesta y otro es a la noche, con el sueño largo.

Pero hay una tercera razón por la que a una persona la puede invadir el sueño mientras lee, se trata de una “pandemia”: la gente duerme menos de lo que necesita.

El promedio del sueño nocturno de la mayoría de la gente es de entre 5 a 6 horas. Y la principal consecuencia de dormir poco es la somnolencia o el “síndrome de sueño insuficiente”.

Una vez que se ha descartado por un profesional que no es un problema de cantidad de sueño y persiste esta somnolencia, entonces habría que evaluar clínicamente si hay algún otro trastorno (anemia, hipotiroidismo, tumor cerebral etc…) o bien exista un disturbio de sueño primario (apnea del sueño, piernas inquietas, insomnio etc…).

Dónde, cómo, qué y porque
Son varios los factores externos e internos que influyen en que una lectura sea satisfactoria y que no termines en los brazos de Morfeo.

1. Posición

¿Dónde lees y cómo? Esa es la pregunta que debes hacerte. Si estás recostado en la cama, no es extraño que te duermas, porque te empiezas a relajar con la lectura.

Recomendación. La posición ideal es estar sentado en una silla cómoda ergonómica frente a la mesa y teniendo el libro ligeramente inclinado, con un ángulo de 45 grados. También puede ser un sillón cómodo, donde la persona puede estar sentada recta. Pero definitivamente no leer en la cama.

2. Iluminación
Leer con luz tenue en el salón de la casa o en el sofá son factores que ayudan al sueño.

Recomendación. La luz que se utiliza para la lectura debe ser clara y equilibrada. Clara para que permita ver las letras sin esforzarte. Equilibrada significa que tiene que haber la misma intensidad de luz en toda la habitación. Si leemos con un foco sobre el libro, en el momento de levantar la vista, la pupila se agranda y el ojo trabaja más y se cansa más.

3. Descansos
Son fundamentales para una buena lectura.

Recomendación Aplicar la Técnica Pomodoro: leer durante 25 minutos y descansar 5 minutos. En los períodos de descanso, se sugiere caminar, tomar un vaso de agua y hacer algo totalmente distinto a la lectura. Esta técnica se pueda adaptar, cada uno tiene que encontrar su ritmo.
La Técnica Pomodor fue creada por el italiano Francesco Cirillo a fines de la década del 80 y el nombre deriva de un reloj de cocina en forma de tomate. Pero lo que no funciona es por más de una hora o dos, intentar leer y aprender algo. Si la lectura es para estudio, se recomienda no estudiar más de dos horas al día, porque pasado ese tiempo el rendimiento baja mucho.

4. Sonido
Hay gente que se pone música muy tranquila para leer y eso ayuda a conciliar el sueño.

RecomendaciónSi una persona desea leer con música, esta debería ser una melodía sin voz, que nadie cante. Y otra de las características es que la música no sea demasiado tranquila. El estilo jazz sería un intermedio.

5. ¿Por qué esto es tan aburrido?
Las preguntas y el diálogo interno durante la lectura son importantes. Por ejemplo si tienes que estudiar un que texto no te interesa, entonces va a ser muy aburrido lo que estás leyendo.

Recomendación. Antes de leer un libro, pregúntate: ¿para qué voy a leer este libro?; ¿qué es lo que quiero aprender? Hay que ponerse objetivos de lectura muy específicos. Cuanto más concretas sean esas preguntas mientras lees, el subconsciente buscará mejor las respuestas.

Y si llegaste a leer este artículo hasta el final y no te dormiste, tal vez seguiste alguna de las recomendaciones de esta nota.

Fuente: diarioecologia.com

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones