Fíjese al contratar un producto financiero vía telefónica o digital

  • Compartidos
 en Finanzas

Si le ha tocado recibir llamadas de promotores de algún banco ofreciéndole una tarjeta de crédito o un seguro, probablemente se haya preguntado qué tan confiable es adquirir servicios de este tipo a distancia, es decir, a través de medios telefónicos o digitales.

Tanto en vía telefónica como por Internet, gran parte de los potenciales riesgos de contratar un producto o servicio financiero dependerá de qué tanta información previa tenga del producto y de si usted es quien contacta al banco o es la entidad financiera quien lo hace.

A decir de Mario Di Costanzo Armenta, titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), si usted no es el sujeto activo de la compra (es decir, cuando recibe una llamada sin solicitarla) es cuando se corre el riesgo de contratar algo desconociendo las condiciones particulares del bien o servicio.

Por el contrario, agregó, “cuando es el sujeto activo (cuando usted es quien hace la llamada) no veo tanto problema porque se piensa que ya comparó antes y está llamando por un producto específico que le interesó”.

De acuerdo con el estudio “Retos del eCommerce México 2017”, de The Cocktail e ISDI, los servicios de banca y seguros son la cuarta y quinta categoría de mayor compra en Internet; mientras que 13% de los encuestados ha adquirido productos financieros por Internet, 7% ha comprado seguros por este medio.

Esto refleja que los mexicanos tienen una mayor confianza de adquirir viajes y eventos que productos financieros vía Internet, mientras que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, apenas 2% de los mexicanos compara productos financieros por teléfono.

Por ello, si usted se anima a adquirir productos financieros por estos medios, hay que prestar atención a cuál es la manera más segura de adquirir un producto o servicio vía Internet o telefónica para usted y su bolsillo.

Tome el control de la compra

El titular de la Condusef advirtió que el principal riesgo de adquirir un producto cuando usted no es el sujeto activo de una compra es desconocer con exactitud las condiciones del producto financiero que está contratando.

“Por ejemplo: si se trata de un seguro, es muy diferente llamar para hacer la contratación del producto cuando a lo mejor previamente vio cuál es el tipo de seguro que quiere contratar, a cuando recibe una llamada; usted no es el sujeto activo”, explicó.

Lo mismo sucede en el caso de los productos bancarios, añadió el funcionario, y ejemplificó con el caso de la contratación de un crédito. “A veces le mandan un mensaje a su celular y le dicen que tiene una línea preaprobada de su crédito, entonces le piden que llame a cierto teléfono para dar el sí o sólo le piden hacerlo enviando un mensaje”.

El riesgo es que conoce las condiciones del préstamo, como la tasa de interés, el plazo, las exclusiones y, en ocasiones, explica Di Costanzo Armenta, el usuario se deja llevar sólo por el Costo Anual Total, pero el crédito quizá lleva asociadas otras comisiones e incluso seguros que no le mencionaron.

“A veces el financiamiento que le ofrecen es sobre la línea de crédito de su tarjeta, por lo que al tomarlo no le queda línea disponible; por ello, en este caso, no lo recomendamos”.

Por otra parte, aunque contratar productos financieros vía Internet ofrece mayores certezas que hacerlo por teléfono debido a las facilidades para comparar, los riesgos no son los mismos debido a que en la web hay más posibilidades de fraudes.

Entre los engaños más comunes destacan el phishing, que puede venir en forma de un correo electrónico pidiéndole sus datos o advirtiéndole de un supuesto bloqueo de su cuenta.

Haga valer sus derechos

Aunque contrate un producto o servicio financiero a distancia, es importante que tenga en cuenta que las entidades financieras tienen las mismas obligaciones con usted que en una contratación personal.

“Le tienen que enviar el contrato (del producto o servicio), sus condiciones y exclusiones, y en el caso de productos bancarios, el contrato, la carátula, las fechas (de pago) claras, si es crédito de vencimiento, los cargos por cobrarse si hay y las comisiones asociadas deben estar especificadas en la documentación que le envíe”.

Recent Posts