Freno económico… pero con estabilidad

  • Compartidos
 en Columnas invitadas, Finanzas

Enrique Quintana es economista egresado de la UNAM, se ha dedicado al periodismo y al análisis económico desde 1984. Hoy compartimos su columna publicada  en El Financiero


¿Quiere ver el vaso medio vacío? La economía crecerá muy poco este año. ¿Lo quiere ver medio lleno? Habrá relativa estabilidad de precios y muy probablemente también del tipo de cambio.

El día de ayer, el Fondo Monetario Internacional bajó sus expectativas de crecimiento para México y las ubicó en 1.6 por ciento para este año y 1.9 por ciento para el próximo.

Si bien no fue un hecho aislado, pues la reducción fue a nivel global, sí se trató del ajuste más importante que realizó el FMI entre las principales economías, pues respecto a la previsión de octubre pasado bajó 0.9 puntos para este año y 0.8 puntos para 2020.

El lunes, BBVA Bancomer ya había ajustado a la baja su previsión a 1.4 por ciento para 2019 desde un nivel previo de 2.0 por ciento.

Y habrá más. Otras agencias internacionales, intermediarios financieros y consultorías van a seguir bajando sus previsiones, que gradualmente van a converger en una cifra de alrededor del 1.4 por ciento. Ya actualmente, la encuesta que realiza mensualmente Banxico tiene como expectativa predominante el 1.5 por ciento.

Hay que recordar que esta cifra es el promedio anual. Veremos pronto algunos pronósticos que ubiquen el crecimiento del primer trimestre en alrededor de 1 por ciento y el del segundo trimestre incluso por debajo de esa cifra, para repuntar a cerca del 2 por ciento en los últimos meses del año.

No es sorprendente este desempeño. El dato del IGAE paraenero, que es el único que conocemos por ahora, estableció un crecimiento de 1.2 por ciento y seguramente va a resultar inferior el de febrero, cuando se dé a conocer el próximo 26 de abril.

En la economía hay inercias, y la que nos lleva a una clara desaceleración, no se puede ya revertir en el corto plazo.

Lo positivo de este cuadro económico, al menos, es que el freno de la actividad económica va a dar lugar a una situación de menor tensión en las variables financieras.

Aunque la inflación repuntó levemente en marzo y regresó al 4 por ciento, no está en duda su trayectoria a la baja.

Pero, además, el nivel de tasas de interés prevaleciente en México, que hace muy atractiva la inversión financiera en el país, ha conducido al fortalecimiento de nuestra moneda, que ayer nuevamente se colocó claramente por debajo de los 19 pesos por dólar.

Lo más probable es que tengamos un escenario económico de estabilidad financiera y de precios por lo menos hasta los últimos meses de este año, combinado con una actividad productiva con bajo crecimiento al menos a lo largo de todo el 2019.

HERRERA FUE PRECISO

El subsecretario de Hacienda fue muy preciso en su participación en la Cámara de Diputados del pasado lunes, y se lo aseguro porque yo estuve allí: dijo que se cumplirá cabalmente el compromiso de no aumentar tasas impositivas ni crear nuevos impuestos en la primera mitad del sexenio.

Cuando habló de la tenencia se refirió a un impuesto estatal que sigue existiendo, no es nuevo, y que está fuera de la competencia del Congreso o del gobierno federal y compete a los estados.

¿Será que alguien quiera indisponer al presidente López Obrador en contra de Herrera?


Publicaciones recomendadas

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.