Frutas brasileñas que pueden convertirse en los “super alimentos” del futuro

  • Compartidos
 en Salud

Si ya te has tomado un jugo de ubajay, has probado un araçá-piranga o una cereza de río grande, considérate afortunado.

Eres uno de los pocos que conoce estas frutas raras de la Mata Atlántica —la formación vegetal neotropical que comparten Brasil, Paraguay y Argentina— cuyos efectos son tan positivos para la salud, que científicos brasileños creen que se convertirán en las próximas “superfrutas” de moda.

Investigaciones realizadas por la Universidad de Campinas (Unicamp) y la Universidad de Sao Paulo (USP) determinaron que cinco especies nativas de Brasil son ricas en antioxidantes y tienen alta eficiencia antiinflamatoria en el organismo, comparable a la de las estrellas del mercado de alimentos saludables como el azaí y frutos rojos tradicionales como la fresa, el arándano, la mora y la frambuesa.

 

Efectos benéficos

Un análisis de las las hojas, las semillas y los frutos de estas cinco especies —que crecen en todo el bosque Atlántico, pero que han sido encontradas en el sureste y en el sur— demostró que pueden ser consideradas “alimentos funcionales”, también conocidos como superalimentos.

Además de altos niveles de sustancias antioxidantes, estas frutas tienen también un efecto antiinflamatorio en el organismo.

Los estudios sobre las especies, financiados por Fapesp, fueron publicados recientemente en las revistas científicas Plos One Journal of Functional Foods.

Propiedades antioxidantes y antiinflamatorias

El propósito principal de la investigación con las nuevas frutas, explica Rosalen, era encontrar los “nuevos azaís”, frutas nativas y altamente nutritivas que pudiesen traer resultados científicos y económicos para Brasil.

Las sustancias antioxidantes inhiben la formación de radicales libres las moléculas reactivas de oxígeno que son generadas naturalmente por el organismo o estimuladas por factores externos, en un proceso que causa envejecimiento y muerte celular.

Con el tiempo, el bombardeo de radicales libres en algunas estructuras orgánicas puede contribuir a tratar enfermedades como el cáncer y la artritis. El cuerpo humano produce antioxidantes naturales, pero no los suficientes como para neutralizar completamente este proceso.

La acción de los radicales libres también está relacionada con inflamaciones en el organismo, por eso también son importantes las sustancias que actúan como antiinflamatorios, explica Rosalen.

Cuando hay una inflamación, el cuerpo libera una serie de indicadores que atraen a las células blancas de la sangre para defenderse, pero generalmente esa migración es exacerbada y aumenta el proceso inflamatorio, produciendo más destrucción.

De acuerdo con los investigadores, la acción de las frutas —si se consumen con frecuencia— puede retardar los procesos inflamatorios que causan enfermedades como la diabetes, la arteriosclerosis y el mal de Alzheimer, por ejemplo.

 

Demanda

Para aumentar el número de productores de las nuevas superfrutas, los científicos creen que la asociación con sitios como Frutas Raras, del coleccionista Helton Muniz, y con otro empresa en el interior de Sao Paulo, es crucial.

En el sitio, cultiva 1.390 especies que vende a los interesados. El objetivo, según él, es esparcir porel Brasil moderno las frutas olvidadas por la historia culinaria.

 

Lee también Motivos por los cuales los mexicanos deben vacunarse contra el papiloma humano

Publicaciones recomendadas