Ganar la esquina (la batalla contra el titán del compás)

Ganar la esquina (la batalla contra el titán del compás)
  • Compartidos
 en Movilidad

El manoseado discurso dice que hay una carencia eternamente crónica de infraestructura vial, como si las ciudades debieran cumplir con una cantidad mínima de metros cuadrados de pavimento per cápita para satisfacer sus necesidades básicas de movilidad. El mismo discurso sostiene que una calle de calidad es aquella que facilita el desplazamiento rápido y fluido de la gran manada motorizada. Donde esta postura es más evidente es en los radios de giro viales, tradicionalmente diseñados para favorecer vueltas vehiculares rápidas en desmedro de los lentos usuarios de los cruces peatonales, extensos y peligrosos por esta misma amplitud de giro. Evitar el uso del freno parece ser la máxima que inspira a los titanes del compás y su geometría universalmente repetida en añejos manuales de diseño vial pensados para y por el homo automobilis.

Hasta que a algún hereje se le ocurre achicar el compás y disminuir el radio de giro. Para sorpresa de la vieja escuela, la hecatombe del tráfico no ocurre: es cierto, los automóviles ahora deben frenar para doblar, pero a cambio de esta reducción de velocidad, que finalmente no afecta en demasía sus tiempos de viaje, la gente de a pie gana cruces más cortos y seguros. Además, y como bonus track, la ciudad se hace de nuevo espacio público, que bien puede ser concesionado a un café o restaurant a cambio de recursos para su mantenimiento. Lo rápido, flexible y económico de la intervención permite que la geometría de la nueva solución pueda testearse continuamente, como una maqueta escala uno a uno en que la ciudad se da el gusto de evaluar y corregir in situ y sobre la marcha. Learning by doing que le llaman los gringos.

Quizás el más grande mérito de la escuela del urbanismo táctico ha sido el de desnudar con muy pocos elementos la falsedad de los postulados de la escuela de los compases gigantes del diseño vial. Macetas, pintura, sillas y mesas metálicas han bastado para, literalmente de la noche a la mañana, dar vuelta la tortilla del problema: no faltan calles, sino que sobran autos.

Por Rodrigo Díaz | Ciudad Pedestre


Publicaciones recomendadas
Showing 5 comments
  • Guillermo Montero
    Responder

    Y también enriquecen a los que otorgan permisos para ampliar zonas peatonales, etc. Que en esta ciudad han servido para nada en cuestión de agilizar el tráfico.

  • Juan Rodriguez
    Responder

    no estoy muy de acuerdo en el articulo, y como comentario esas plantas, macetas que estan en las calles donde de por ejemplo 4 carriles se hacen 2 y hay quien tiene que girar y no falta el microbus que hace base en la esquina?

  • Emma Gutiérrez Rico
    Responder

    Esto es una aberración, si causa más tráfico, más contaminación, estress, e impotencia.
    Y si sobran autos, es porque el transporte público está mal concebido y es insuficiente en esta ciudad.
    Qué bueno que termine el mandato de Mancera. URGE!!!!

  • Pedro B.
    Responder

    Gran aportación de Emma Gutierrez Rico y Juan Rodríguez; en efecto, este artículo no solo está mal redactado, también olvida lo mas importante que en realidad la hecatombe vial si está sucediendo ya que no sobran autos, toda vez que las personas tienen que transportarse desde sus casas (normalmente fuera de la ciudad) hasta su trabajo, tanto en transporte público como privado.
    El hecho de poner macetas reduciendo los carriles para poner mesas y sillas como en la foto, en detrimento de la movilidad, resulta claramente una falacia. Hasta en tanto no haya un verdadero transporte público eficiente, no sobran autos.

  • Hola
    Responder

    El transporte es eficiente. Saben cuantas personas lo usan a diario?? Imaginen un vehículo en las calles por cada persona. Se colapsa todo!!

Deja un comentario


By submitting this form, you are granting: Ciudadanos En Red, Ciudad de México, Mexico, 08510, permission to email you. You may unsubscribe via the link found at the bottom of every email. (See our Email Privacy Policy (http://constantcontact.com/legal/privacy-statement) for details.) Emails are serviced by Constant Contact.