Dime qué perdiste y yo te ayudo a recuperarlo, la GRAN iniciativa que ayuda a las víctimas del sismo #19S

  • Compartidos
 en CER Ciudadano

Claudia lo perdió todo en el sismo del martes pasado. El techo de su casa en el Cerro del Judío se vino abajo y tanto ella como su hermana y sus tres sobrinas se habían quedado sin casa. Sin embargo, ella seguía trabajando.

Cuando Alejandro Bahamon, un arquitecto colombiano de 45 años que vivía en el piso 11 del edificio Basurto de la colonia Condesa, conoció la historia de Claudia no pudo evitar sentirse identificado. Él también había sido víctima del sismo. La construcción art déco en la que vivía, construida en 1940 por el arquitecto Francisco Serrano, la más alta de México en su tiempo, también había sufrido daños tras el sismo del sábado pasado y ahora la estructura estaba comprometida.

Entérate

¿Necesitas un apoyo del Gobierno?

En cuanto conoció a Claudia le dijo que lamentaba por lo que estaba pasando, que las cosas estarían bien, que tuviera fe y que seguramente recibiría ayuda. Ella le contestó que lo que más le agobiaba era no poder vestir a sus sobrinas, una niña de 11 años y unas gemelas de siete.

No pude evitar verme reflejado en su angustia, impotencia e incertidumbre de no saber qué iba a pasar con su vida. Por dónde le iba a tirar. Cómo iba a reconstruir su casa, pero sobre todo su vida, a partir de esta tragedia.Alejandro Bahamon

Fue entonces que surgió la idea de publicar en Facebook un post en el que pedía ropa, y lo que la gente quisiera dar. “A las dos horas de la publicación ya habíamos solucionado absolutamente toda la reconstrucción de su vida y de su hogar”, cuenta Alejandro.

A partir de esa publicación tuvo la oportunidad de conocer a Alejandra Bustos, quien con un grupo de amigas había decidido ubicar a una familia de escasos recursos que lo hubiera perdido todo, para ayudarla a rehacer su vida. El objetivo sería dirigir toda la donación a una sola familia para que a corto plazo pudiera recuperar su “vida normal”.

Gracias a Alejandra definieron que la filosofía de la campaña se basaría en hacer una labor de campo que identificara punto por punto las necesidades reales de estas familias a fin de suplirlas en su totalidad. Es decir, llegar con un paquete de cosas que realmente necesitaran.

Cuando Alejandro Bahamon advirtió la cantidad de personas que querían donar dinero (incluso le pedían un número de cuenta), no sólo en México sino en todos los países donde cuenta con una red de contactos, entendió que el proyecto tomaba grandes dimensiones y decidió usar una herramienta para captar estos fondos.

“Los mensajes de ayuda siguieron llegando. Cuando las cifras se fueron haciendo más grandes nos dimos cuenta de que no sólo íbamos a ayudar a esa familia sino quizá a una segunda o una tercera”, explicó.

Go Found Me lo ayudó a transmitir el sentido de urgencia y las necesidades de estas familias. También resultó la app más práctica y fácil de usar para que la gente pudiera donar, bastaba con tres clics y una tarjeta de crédito. Lo único malo era que sólo funciona en EU, Canadá y Europa.

Vamos a tener que gestionar muchas cosas, la mas importante de ellas será dar cuenta a los donantes del buen uso de sus donaciones.Alejandro Bahamon.

Alejandro explicó que las donaciones se han multiplicado debido a que quienes se han sumado a ella son personas que lo conocen, y están confiando en él: “La iniciativa ha funcionado porque alguien real está en la calle trabajando con las personas”, explicó.

Agregó que el proyecto ha alcanzado tales dimensiones que se harán cargo de los fondos que ha recogido la aplicación de mensajería RAPPI, que colocó un botón de donación en su app. “Nos han contactado y quieren que gestionemos el fondo que han recogido en su empresa, porque no tienen la capacidad de gestionar el dinero y ver a las familias. Es decir, hacer lo que hacemos nosotros”.

La reconstrucción de hogares no se hace en semanas, esto va a tomar meses e incluso años. No vamos a pararlo cuando los medios dejen de hablar de México, esto va a continuar.Alejandro Bahamon.

Alejandro explicó que para asegurar el funcionamiento de esta iniciativa habrá que detectar el perfil correcto: familias de bajos recursos con pocas posibilidades de reconstruir sus vidas, marginadas de las ayudas que el gobierno y las asociaciones ofrecen. Lo están logrando con ayuda de brigadistas y voluntarios que conocen las historias en tiempo real y que han escuchado las tragedias.

Incluso están contando con el apoyo de Claudia, quien les ayudó a contactar a dos familias, a través de la parroquia de su comunidad en el Cerro del Judío.

Cuando Alejandro habló con Claudia la primera vez, ella creía haberlo perdido todo. Horas después le dijeron que habían conseguido la ayuda y que ella y su familia se recuperarían y volvieran a la normalidad, ella entró en shock. “Fue abrumador”, explica él.

Días después, Claudia regresó a darles las gracias por lo que le habían ofrecido y les pidió que la disculparan, que ella no había perdido todo, solo los colchones, la tele y la estufa. “Que no necesitaba más. Que le estábamos ofreciendo demasiado. Que mejor ayudarámos a otras familias”.

Alejandro explica que los conmovió tanto su reacción que les dieron más ganas de ayudar: “La gente más humilde es la más elegante de este país”, finalizó.

Si quieres participar con tu donativo, clic aquí.

Sandra Lucario

Fuente: Huffpost México

Publicaciones recomendadas