Suscribirme

Que el Grito sea de alegría y no de malestar estomacal

Para minimizar la posibilidad de que el Grito de alegría y celebración se convierta en uno de incomodidad y dolor, aquí una serie de recomendaciones prácticas a seguir a la hora de preparar los alimento.

septiembre 14, 2017

La música del mariachi, el tronar de los cohetes y la estética tricolor nos confirman que llegó el momento de disfrutar de la noche más mexicana del año. El elemento central de este festejo es la cena del 15 de septiembre que nadie se quiere perder, pero que, sin las debidas precauciones, puede representar un riesgo para la paz intestinal de la familia.

Tamales, tostadas, tacos, pozole, birria, chiles en nogada, pancita, cochinita pibil… No hay quien se resista a la tentación que representan los platillos tradicionales de esta celebración, todos ellos ricos en condimentos, grasas y carbohidratos, una combinación que en exceso tiene un impacto negativo en la salud digestiva de chicos y grandes, asegura el Dr. Erick Toro, subespecialista en  Gastroenterología y Nutrición Pediátrica.

“El consumo exagerado de irritantes y condimentos, presentes en prácticamente todas estas opciones, puede provocar alteración en la flora intestinal que se manifiesta como dispespsia, dolor abdominal e incluso diarrea. Otra posible causa de diarrea en estas fechas son las infecciones microbianas provocadas por alimentos contaminados, sobre todo la verdura mal lavada y no desinfectada con que se suelen acompañar algunos platillos, o la carne con que se preparan los guisados cuando no está lo suficientemente cocida”.

En vísperas de estas fiestas patrias, el cuidado de la salud no tiene que estar peleado con el disfrute de las delicias de la cocina tradicional mexicana. Para minimizar la posibilidad de que el Grito de alegría y celebración se convierta en uno de incomodidad y dolor, aquí una serie de recomendaciones prácticas a seguir a la hora de preparar los alimentos:

  • Pozole: se recomienda racionar la cantidad de maíz; prepararlo con pollo o cerdo, pero que la carne sea maciza, no partes grasas, y que esté bien cocida. Igualmente, se sugiere vigilar que lechuga y rábanos para acompañar estén debidamente lavados y desinfectados.
  • Quesadillas y sopes: lo mejor es optar por estos antojitos asados al comal, no fritos; procurar combinaciones de proteína con vegetales, con guisados como hongos, nopales o flor de calabaza con queso o tinga de res con nopales, y moderar el consumo de crema.
  • Pambazos: igualmente, la opción es que sean horneados o al comal. Por la naturaleza de sus ingredientes (pan blanco, papa, chorizo), lo ideal es compartirlo con alguien, para evitar el exceso de carbohidratos y grasa.

Si a pesar de las recomendaciones la diarrea llegara a hacer de las suyas, una alternativa para su control podrían ser los probióticos, comenta el Dr. Toro: “En cantidades adecuadas, estos microorganismos vivos confieren beneficios a los pacientes. Por su triple efecto antiinflamatorio, antimicrobiano y antitoxínico, el medicamento probiótico de origen natural desarrollado a partir de la levadura Saccharomyces boulardii CNCM I-745 ha demostrado ser altamente efectivo para reducir la duración de la diarrea y restaurar la microbiota intestinal”.

En este mes de septiembre, sí se puede celebrar el orgullo de ser mexicanos sin que la fiesta amenace la paz intestinal de la familia.

Fuente: www.cronica.com.mx | Por Bertha Sola

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones