Qué hacer para inhalar poco humo y consejos que pueden ayudar en un incendio

  • Compartidos
 en CER Ciudadano

La semana anterior fuimos testigos de cómo un incendio consumió el edificio Grenfell de Londres. A raíz de esa tragedia, nos preguntamos qué podemos hacer para que sobrevivamos a la catástrofe.

La mayoría de las personas que por desgracia fallecen en un incendio, perecen por inhalar humo más que por quemaduras. En un incendio las personas y el fuego compiten por el oxígeno. Al aire libre el nivel de oxígeno es del 21 por ciento. Pero en un evento como el incendio el nivel comienza a reducir.

A 17 por ciento de oxigeno, las personas comienzan a experimentar problemas de fuerza y coordinación. Al 10% se presentan nauseas, vómitos y pérdida de la conciencia. Entre 6 y 8 por ciento ya se puede hablar de fatalidad después de 6 u 8 minutos. A menos de 4 por ciento, se genera un paro respiratorio o cardiaco mortales.

Recomendaciones

La primera es que te agaches y gatees, esto porque el calor de la fuerza del fuego provoca que la nube de humo se eleve.

La segunda es cubrirte la boca y la nariz con un trozo de tela, sobre todo si necesitas cruzar una zona con presencia de humo. Se sugiere no respirar por la boca para un mejor filtrado de las partículas de humo.

En caso de que la persona se encuentre atrapada en una zona con humo, por que la puerta de escape está bloqueada, se recomienda buscar una zona donde pueda impedirse que el humo llegue. Se sugiere buscar una habitación lejos del fuego y el humo, y que se cubran rendijas por donde pudiera colarse el humo.

Si la persona desea emprender la huida, es recomendable que antes de abrir cualquier puerta la toque primero. Si está caliente, es un indicador de que el fuego está al otro lado. Por ende es mejor no abrir esa salida.

En ese mismo escenario, de huida, si la ropa se prende, lo mejor es tirarse al suelo y rodar por el piso.

Con información de BBC Mundo

Ciudadanos en Red

Recent Posts