Hallan zorra gris en reserva ecológica de CU

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

En 10 años no se veía ninguna zorra gris en la zona, ahora quieren saber de dónde llegó, qué come, por dónde se mueve y más datos

Estudiantes universitarios hallaron una zorra gris adulta dentro de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA), espacio único con 237 hectáreas, luego de que en 10 años no se viera ninguna especie de este tipo en la zona.

Te puede interesar
Tras 5 años continua el riesgo ambiental en San Ángel
Áreas Naturales Protegidas, en el abandono

De acuerdo con Luis Zambrano González, investigador del Instituto de Biología y secretario de la REPSA, este descubrimiento abre más preguntas que respuestas, y significa que “el ecosistema de la reserva puede estar mucho mejor de lo que esperábamos”.

Los científicos manejan tres hipótesis acerca de la aparición de la zorra gris dentro de la REPSA. La primera sostiene que estaba ahí desde hace mucho tiempo y nadie la había visto porque estaba escondida deprimida por los perros ferales(salvajes), se detalló en un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Al bajar un poco la población de estos perros tal vez se expandió y entonces la pudimos ver de nuevo”, señaló Zambrano González.

La segunda suposición indica que tal vez llegó sola del sur de la Ciudad de México, de zonas como Tlalpan o el Ajusco, donde aún viven estos animales.

“Las zorras, aunque son de campo, son capaces de sortear obstáculos urbanos como las calles. En tal caso tuvo que cruzar el Periférico o Insurgentes, pudo hacerlo de noche, pues son animales nocturnos y evitar que la atropellaran. Luego encontró la reserva y se quedó aquí”, expuso.

En una tercera hipótesis se argumenta que: “Es posible que alguien la haya metido, quizá no sabía qué hacer con ella y en vez de reportarla a las autoridades la trajo aquí. Nos ha pasado con otras especies como cotorras, tucanes y mapaches, que no son especies de este ecosistema, pero la gente no lo entiende”.

Reintroduce REPSA a la zorra gris

El proyecto de reintroducción de la zorra gris en la REPSA tiene varios años y ya han efectuado un análisis de riesgo para saber si se puede hacer o no. “Antes de hacer la reintroducción apareció esta zorra, así que se aceleró el proceso”, subrayó.

El científico realiza un proyecto con expertos en el tema, tanto del Instituto de Biología como de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. “Queremos saber de dónde llegó, qué come, por dónde se mueve, si está sana o se enfermará”.

Con ese objetivo se reúne equipo para hacer un seguimiento del animal, un mamífero carnívoro de la familia Canidae, distribuida en el continente americano, desde el suroeste de Canadá hasta Venezuela.

La zorra gris es un animal pequeño con una longitud total que va de los 80 a los 112 centímetros, y un peso de dos a cuatro kilogramos. Usualmente, es gris con un mechón negro en el dorso de la cola, con el pecho y la garganta blancos y una mancha café en los costados.

Se sabe que su dieta es omnívora, consume vegetales y sus presas preferidas son conejos, ratones, tuzas, aves, lagartijas e insectos y en ocasiones devora carroña, y si está cerca de asentamientos urbanos come desperdicios.

Habita en una gran variedad de sitios, pero prefiere lugares con una cubierta arbustiva densa. Se encuentran desde bosques templados hasta en matorrales xerófilos.

Para vigilarla, se pondrán fototrampas, que son cámaras que se encienden cuando pasa algo o alguien frente a ellas. “Las estamos consiguiendo, para ver si la zorra regresa a donde fue vista”.

La zorra gris “es una especie clave porque es un depredador punta, es decir, es capaz de modificar el sistema en que vive de arriba hacia abajo. La zorra demuestra que Ciudad Universitaria puede ser punta de lanza en conservación urbana”, añadió.

Notimex

Fuente: Excélsior

Publicaciones recomendadas