La ignorancia es más peligrosa que la Ley de Seguridad Interior

En estos días se lee y escucha por todos lados lo terrible de la Ley de Seguridad Interior, incluyendo que entrarán soldados a nuestras casas, tomarán las calles y cometerán todo tipo de tropelías.

La realidad es que hay una incomprensión enorme de conceptos básicos. En México, hay tres instituciones militares permanentes dependientes de dos Secretarías de Estado: el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada; el comandante supremo es el Presidente.

Entérate Y qué pasa si (o no) se impugna la Ley de Seguridad Interior

El Ejército y la Fuerza Aérea Nacionales tienen la misión de defender la integridad, independencia y soberanía de la nación mexicana, garantizar la seguridad interior, auxiliar a la población en casos de necesidades públicas, realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país y, en casos de desastre, presentar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio a las personas, sus bienes y la reconstrucción de zonas afectadas.

La Armada de México tiene como misión emplear el poder naval de la Federación para la defensa exterior y coadyuvar en la seguridad interior del país.

Se menciona esto porque parece que muchos creen que atribuciones básicas de las Fuerzas Armadas les serán concedidas con la Ley de Seguridad Interior, y otros parecen querer que nuestras Fuerzas Armadas solo tengan funciones ornamentales en el desfile del 16 de septiembre.

Ahora, no es lo mismo Seguridad Pública que Seguridad Interior, la diferencia estriba en que la primera protege individuos y la segunda, individuos e instituciones. Las Fuerzas Armadas no están siendo habilitadas para hacer funciones de seguridad pública pues eso iría en contra de la Constitución. Como se lee en el Artículo 18:

Para que sea más fácil de entender, digamos que cuando hay una catástrofe natural, es la Ley General de Protección Civil la que delimita las funciones de las Fuerzas Armadas, y ante una amenaza interna, será la Ley de Seguridad Interior, que no es una aberración ni un facilitador de algo terrible, sino un instrumento que regulará las formas y funciones de las Fuerzas Armadas ante una Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior.

Para tener un poco más de contexto, la discusión de la Seguridad Interior está sobre la mesa en muchos países, pues las amenazas internas se transforman rápidamente y prácticamente ninguno cuenta con legislaciones al día para enfrentarlas.

Somos muy buenos para reclamar todo lo que creemos que nos corresponde o lo que consideramos un derecho, pero muy malos para cumplir con las obligaciones que tenemos como ciudadanos. Urge informarnos, y no, leer solo los medios que nos confirman lo que ya creemos no es informarnos, es perpetuar la ignorancia.

Ante la aprobación de una nueva Ley, siempre hay cuestionamientos necesarios y válidos por hacer y, sin duda, es muy sano hacerlos, pero cuando el discurso está manipulado y los cuestionamientos se vuelven absurdos (porque claramente la Ley dice lo contrario a lo que insisten muchos medios y buena parte de la población) acaba siendo un juego de tontos.

La clase política no es la causa de que el país se encuentre en este deplorable estado, esa es apenas un reflejo de quiénes somos: un país de ignorantes por elección e incapaces de asumir nuestras responsabilidades más básicas. El reclamo y la demanda ignorante, no son el camino hacia un cambio real, son el peligro más grande que enfrentamos.

Lee también Aumenta 10% el robo de autopartes en la CDMX

One Comment

  1. Abel Vargas

    DEBEMOS DEFINIR LO QUE SE ENTIENDE COMO ^SEGURIDAD INTERIOR* YO ENTIENDO QUE CUANDO SE HA GENERALIZADO LA VIOLENCIA Y LAS AUTORIDADES LOCALES SON REVAZADAS, DEBE CONSIDERARSE QUE ES NECESARIOS QUE LAS FUERZAS MILITARES DEBEN ENTRAR PARA CONTROLAR Y GARANTIZAR UNA SEGURIDAD INTERIOR EN LOS LUGARES, DIGAMOS MUNICIPIOS, POBLACIONES O ESTADOS EN LOS QUE SEA NECESARIO ESTABLECER EL CONTROL.

Comments are closed.