¿Qué hacer antes y después de un asalto?

Publicado el 14 noviembre, 2013
DF Asalto automovilista

David Lee

¿Qué hacer en caso de asalto?

En un asalto tenemos dos cosas que perder; el dinero y la vida. Los delincuentes van por el primero, pero muchas personas, por no saber ser buenas víctimas, pierden el dinero y pierden la vida.

En el caso de sufrir un asalto a mano armada con pistola, es preciso reconocer que ante la presencia de un arma de fuego, no existe fuerza física que se imponga, además por cada delincuente que uno observa existen, al menos, otros dos que están al acecho y muy probablemente todos vayan armados.

De acuerdo con las estadísticas, el 70% de las personas que se oponen a un asalto a mano armada pierden la vida.

Ante ello, es preciso estar preparados ante la eventualidad de sufrir un asalto, las 5 recomendaciones básicas son las siguientes:

  1. Mantener la calma.
    Por difícil que parezca, es preciso conservar la calma y muy importante es, asimismo, sensibilizar a las personas que nos acompañen, de que en caso de sufrir un asalto, mantengamos todos la calma. Es preciso hacer sentir al delincuente que tiene el control de la situación y no gritar o alterarse, ya que de lo contrario se puede, asimismo, alterar, sentirse retado y, con el ánimo de tomar el control total de la situación, hacernos daño.
  2. Bajar la mirada y obeceder.
    A los delincuentes no les gusta que los miremos a la cara, pues los estamos identificando, por tanto, es importante bajar la mirada y obedecerle. No vamos a someternos cobardemente ante él, vamos a acatar órdenes. Mantenga las manos en una posición en la que el delincuente las pueda observar en todo momento.
  3. Escuchar al ladrón.
    Resulta fundamental el prestar atención y escuchar atentamente lo que nos pide. En muchas ocasiones solo quieren la cartera, el reloj y el teléfono móvil.
  4. Hablarle y prevenirle de cualquier movimiento.
    Es importante comunicarle de manera verbal que vamos a acceder a sus demandas; “Vamos a acabar rápido con esto, no vamos a tener ningún problema, te voy a entregar todo, no me hagas nada”.Asimismo, debemos prevenirle respecto de cualquier movimiento que vayamos a hacer. Es preciso considerar la posibilidad de que los delincuentes se encuentren bajo los efectos de alguna droga y un movimiento rápido o aspaviento, puede hacerle pensar que sacaremos un arma para defendernos o lo intentaremos agredir.En este sentido y en caso de robo de vehículo con violencia, es importante indicarle al delincuente que nos vamos a bajar del vehículo para entregárselo y que nos vamos a quitar el cinturón de seguridad; proceder a la maniobra de forma lenta y descender del vehículo.Si la situación comienza a complicarse y violentarse por alguna razón, finja un desmayo, un ataque epiléptico, tírese al piso y convulsiónese, ello le permitirá que el delincuente, ante una acción no agresiva pero sí comprometedora para él, opte por huir de la escena.
  5. Observar detalles.
    De manera discreta hay que fijarse en los rasgos de los delincuentes; la forma en la que hablaban, -norteño, costeño, etc.-, si se comunicaban entre ellos y lo hacían con algún mote o apodo, recordarlo. Distintivos tales como lunares, cicatrices, tatuajes, uso de algún ‘piercing’ o arete, observar sus zapatos y cinturón, pues son cosas que difícilmente se cambian los ladrones y este tipo de detalles conforman valiosa información para la policía al momento de denunciarlos y proceder a su persecución y captura.

Cada situación es distinta y, por ello, es preciso evaluar las circunstancias, considerando que lo importante es salir con vida de la situación, en el menor tiempo posible.

¿Qué hacer antes de un asalto?

Ante el riesgo de ser víctima de un asalto, es preciso prepararse psicológica y materialmente para enfrentar dicha eventualidad.

Si bien el factor sorpresa con el que el delincuente actúa será manifiesto en el caso, la prevención y preparación de la persona puede minimizar el nivel de afectaciones de manera considerable.

Es fundamental el estar dispuesto a perder todo lo material en caso de un asalto y ser consciente que lo más importante, en ese momento, es conservar la vida.

Considere las siguientes recomendaciones.

  1. Mantenga un perfil bajo.
    Evite ostentar joyas, relojes o prendas vistosas, sobre todo si tiene que caminar por la calle o acudir a sitios públicos. Si porta reloj, considere llevar uno que esté dispuesto a entregar al delincuente sin mayor problema. Utilice zapato con suela de goma bajo que le permita caminar cómodamente y, en caso de necesidad de correr, lo pueda hacer adecuadamente. Asimismo, en el caso de damas, mantener el pelo recogido y evitar el uso de escotes pronunciados o mini faldas, pues hasta un ‘piropo’, o el asalto mismo, se puede convertir en una agresión sexual.
  2. Cartera.
    Adquiera una cartera de seguridad para llevar oculta por debajo del pantalón o la blusa. Generalmente se pueden adquirir en el área de venta de maletas y accesorios para viaje, en tiendas departamentales. Lleve en ella su dinero, su identificación o licencia y las tarjetas de crédito que sepa que va a utilizar. Porte una segunda cartera ‘falsa’ en la bolsa frontal de su pantalón o dentro de su bolso de mano, donde lleve algunos cuantos billetes y tarjetas de crédito vencidas o cualquier otro tipo de tarjetas comerciales de menor importancia.Para efectuar pagos en efectivo, utilice el dinero de la cartera falsa y si requiere más dinero, haga una ‘transferencia’ de efectivo de su cartera de seguridad, cuidando de hacerlo en un lugar seguro sin que alguien lo observe como puede ser un baño público. En caso de asalto, entregue la cartera falsa al delincuente a menos que usted sea sometido y cacheado en la maniobra, donde lo mejor será entregar sin objeción las dos carteras.
  3. Teléfono móvil.
    De igual forma, usted puede portar un segundo teléfono móvil que, aún cuando no esté activado, simplemente pueda ser encendido y aparentar ser su teléfono activo, para entregarlo en caso de asalto y conservar su teléfono real, salvaguardado en un bolsillo especial por dentro del saco o pantalón. No utilice su teléfono móvil en la calle, pues además de darlo a desear, se denotará usted como una persona distraída.
  4. Caminar con seguridad.
    Manténgase atento a todo lo que sucede a su alrededor, voltee la cabeza con frecuencia para observar si alguien lo sigue. No se distraiga, los delincuentes buscan incautos. Evite utilizar su reproductor de música portátil con audífonos, pues además de darlo a desear, pondrá de manifiesto que usted está en cierta forma distraído. Habitúese a caminar en contrasentido del flujo vehicular, para evitar ser sorprendido por vehículos que lo puedan abordar de espaldas y, si lleva bolso o portafolios, evite que se los arrebate algún delincuente que pase en un vehículo, sujetándolos firmemente del lado interior de la acera.
  5. Reacción preventiva.
    Al estar alerta del entorno y percibir circunstancias de riesgo o personas cuya presencia, actitud o movimientos le hagan sentir incómodo, le den ‘mala espina’ o una mala corazonada, es preciso que usted confíe en sus sentimientos y lleve a cabo una reacción preventiva, tal como dar media vuelta y salir corriendo de la escena, fingir llamar a alguien a lo lejos gritando su nombre, cruzar la calle, ingresar a un lugar público y, hasta que ese factor de riesgo no esté erradicado o identificado, evitar nuevamente el contacto con la persona o circunstancia.

¿Qué hacer después de un asalto?

Vivir un asalto representa un evento cuya naturaleza disruptiva, de acuerdo a su nivel de impacto económico y violencia, puede ocasionar consecuencias de tipo psicológico y fisiológico, debido a la vivencia de amenaza a la integridad personal, la experimentación del riesgo de perder la vida o de sufrir lesiones físicas, así como del desfalco patrimonial.

No obstante, lo importante es sobrevivir al evento y salir lo mejor librado del mismo, evitando la pérdida de vidas, por encima de las pérdidas económicas.

Considera las siguientes recomendaciones:

  1. Al finalizar el asalto.
    Una vez que has sido despojado de tus bienes, no intentes detener al delincuente ni lo insultes, pues te puede acarrear consecuencias fatales. Si es el caso, observa y anota la matrícula y características del vehículo del delincuente y dirígete a un lugar seguro, pide apoyo y reporta a las autoridades.
  2. Cancelación de tarjetas de crédito y reporte de documentos.
    Es importante que inmediatamente después de un asalto, se proceda a la cancelación de las tarjetas de crédito que te hayan sido robadas, así como efectuar el reporte de los documentos a las instancias correspondientes, para evitar el robo de identidad. Por ello, es recomendable el tener una hoja con los números de las tarjetas y documentos, así como los teléfonos para reporte de emergencias y cancelaciones, con una tercera persona de tu confianza para agilizar dicho proceso.
  3. Evita ser doblemente victimizado.
    De acuerdo a las estadísticas publicadas en su momento por el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), en México, una tercera parte de los delitos son cometidos a las llamadas multivíctimas o víctimas reiteradas, es decir, a personas que han sido victimizadas en más de una ocasión, lo más grave de todo, es que al 80% de este tipo de víctimas, las ataca el mismo delincuente en el mismo lugar. Reflexiona respecto de los factores en torno al hecho sufrido y reconsidera tus medidas de seguridad. Recuerda que seguirás siendo un blanco potencial si no modificas los elementos de riesgo presentes en tu vida y adoptas verdaderos hábitos de seguridad.
  4. Recuperación de documentos.
    En un robo, el ladrón puede llevarse objetos y documentos con los datos de sus víctimas. Después de los hechos, manténte alerta y avisa a tus familiares, por si alguien se comunica para indicarles que encontró tus cosas, no corras el riesgo de ser una víctima reiterada, solicita al buen samaritano un número de contacto para recuperar, si acaso, tus documentos y pide ayuda a la policía para hacerlo.
  5. Denuncia.
    No obstante que puedas ser amenazado por el delincuente de ocasionarte daños si avisas a la policía, lo conducente es presentar tu denuncia, pues de esta manera las autoridades tendrán conocimiento de los modus operandi delictivos y podrán contar con la información precisa para investigar, perseguir, detener y castigar a los delincuentes. Recuerda que si no se presenta denuncia, no existe delito que perseguir. ¡Lleva a cabo tu denuncia!
  6. Asistencia.
    Si la situación lo amerita, pónte en manos de expertos médicos para que te ayuden a superar la experiencia vivida. Existen excelentes programas de asistencia gratuita a víctimas por parte de las autoridades. Recuerda que una víctima se considera tanto a la víctima directa, como a sus familiares que resulten afectados por el ilícito, así como a quienes sufren daños al defender o ayudar a la víctima.De igual forma, considera el asistirte por expertos certificados en seguridad, quienes te ayudarán a crear una estrategia de vida más segura.

Manual de Seguridad